publicidad

Indocumentados pierden juicio

Indocumentados pierden juicio

Un tribunal federal de apelaciones desechó una demanda de indocumentados detenidos durante una redada.

Niños quedaron desprotegidos

BOSTON, Massachussets - Un tribunal federal de apelaciones de Boston ratificó el martes la decisión de otra corte, que había desechado una demanda interpuesta por inmigrantes indocumentados detenidos durante una redada del servicio de inmigración en una fábrica de implementos militares en New Bedford, en marzo, reportó The Associated Press.

El tribunal consideró que no fueron violados los derechos constitucionales de los demandantes, aunque destacó que la operación gubernamental hizo que los hijos pequeños de algunos detenidos quedaran sin supervisión de un adulto.

La redada de marzo fue ejecutada en la compañía Michael Bianco Inc., un fabricante de productos de cuero que confecciona mochilas y chalecos antibala para los soldados estadounidenses que combaten en las guerras de Irak y Afganistán.

El operativo concluyó con la detención de 361 de sus 500 empleados, en su mayoría mujeres centroamericanas, por cargos federales de inmigración.

Varados en las escuelas

El encarcelamiento de los trabajadores dejó a decenas de niños varados en sus colegios y con niñeras después que los padres fueron llevados a cárceles del servicio de inmigración estadounidense.

Algunos fueron mantenidos en centros de detención en el estado de Massachussets, pero varios fueron trasladados a prisiones en el estado de Texas, para luego ser deportados.

publicidad

Un número reducido de padres de familia fueron liberados con la condición de presentarse ante una corte de inmigración para que un juez decidiera su futuro en Estados Unidos o determinara su expulsión del país.

Los afectados entablaron una demanda por violación a sus derechos durante la redada.

No tiene jurisdicción, pero...

Pero el Primer Tribunal Federal de Circuito de Apelaciones coincidió con un juez federal, quien determinó que la corte de distrito carece de jurisdicción sobre el caso.

Sin embargo, la corte de apelaciones añadió: "Nuestra opinión no debe interpretarse como un respaldo incondicional de la forma en que los funcionarios de inmigración manejaron el asunto".

El reporte de AP agrega que la Corte, de esta forma, rechazó la afirmación de los inmigrantes, quienes dijeron que su detención y traslado rápido a centros donde se les retuvo en Texas, interfirieron con su derecho de tomar decisiones sobre el cuidado de sus hijos.

"Aviso insuficiente"

Los jueces también señalaron en su fallo que aceptaban las acusaciones de que los funcionarios federales de inmigración y aduanas "dieron a las agencias de bienestar de la población un aviso insuficiente sobre la redada".

"Se impidió que los trabajadores en el caso consultaran a los detenidos, hasta que el primer grupo había sido transferido, y varias acciones del ICE (Agencia de Inmigración y Protección Aduanera) frustraron temporalmente cualquier investigación efectiva sobre las necesidades de los detenidos", añadieron.

publicidad

Como resultado, un número sustancial de los hijos menores de los detenidos quedó en diversos periodos sin la supervisión de un adulto, de acuerdo con el fallo.

Los funcionarios estatales figuraron entre quienes criticaron la forma en que los agentes federales realizaron la redada. Una portavoz de la agencia ha señalado que ICE notificó a tiempo a los trabajadores sociales sobre la operación, y que ningún niño quedó abandonado.

El informe de La Raza

El fallo de la Corte Federal de Apelaciones se emitió cuatro semanas después de que el Consejo Nacional de La Raza (NCLR, por sus siglas en inglés), la mayor organización hispana de Estados Unidos, diera a conocer un informe sobre el impacto de las redadas en los niños de Estados Unidos.

El estudio Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños de Estados Unidos, elaborado por investigadores del Urban Institute, mostró los daños emocionales causados a los pequeños ciudadanos estadounidenses de padres indocumentados, y también la angustia económica que genera una redada y la posterior deportación.

Más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets padecen trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar, dijo La Raza en el informe y agregó que no se trata de inmigrantes, sino de ciudadanos estadounidenses con plenos derechos.

publicidad

Otros tres millones podrían correr la misma suerte en corto plazo, advirtió el Consejo.

Responsabilizan al Congreso

Tanto La Raza como otros grupos nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos, culpan al Congreso federal por el daño infringido a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria y su incapacidad de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en este país.

La NCLR exigió además a las autoridades federales que indaguen y establezcan las irregularidades que pudieron cometerse durante las redadas para que, si es el caso, corrija las políticas que ejecuta el departamento de Seguridad Interna (DHS, por sus siglas en inglés).

Agregó que la combinación entre el miedo desatado tras las redadas, el aislamiento y la pobreza que desencadenaron los arrestos y las posteriores deportaciones, acarrean en los niños serios problemas de salud mental tales como depresión, trastornos, ansiedad, estrés post traumático e incluso pensamientos suicidas, resalta el informe.

Daños que no se miran

Según el informe de La Raza, en Estados Unidos hay unos 5 millones de niños con por lo menos uno de sus padres indocumentado.

El aumento de las actividades de observancia de la ley de inmigración por parte del gobierno "ha puesto cada vez más a estos niños en situación de riesgo de ser separados de sus familias", precisó.

publicidad

Y a esto se agregan las " dificultades económicas" y los "traumas psicológicos" que se desencadenan después de una redada masiva como las realizadas en Colorado, Nebraska y Massachussets, "que sirvieron de base para la elaboración del documento".

Aumentaron siete veces

Los investigadores explicaron que la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), encargada de hacer cumplir las leyes de inmigración, "aumentó" el ritmo de redadas en los últimos años "para detener" a inmigrantes indocumentados.

"El número de inmigrantes indocumentados detenidos en los centros de trabajo creció más de siete veces, pasando de 500 a 3,600 entre 2002 y 2006", subrayó.

Las acciones del ICE incluyen actividades de observancia (inteligencia), allanamientos, arrestos, deportación de inmigrantes que han cometido delitos, operaciones de detención y deportación de puerta a puerta, y allanamientos a gran escala de presuntos indocumentados en lugares de trabajo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad