publicidad

Iglesia clama reforma justa

Iglesia clama reforma justa

La Iglesia Católica de EU en campaña de mensajes al Congreso para exigir una reforma migratoria con legalización.

El sistema está roto

Bajo el lema "¡Dejen que nuestros padres estén con nosotros!", la arquidiócesis católica de Los Angeles, California, reiteró el llamado a participar en una campaña de envío de mensajes al Congreso para que apruebe una medida que ponga freno a las redadas y la deportación de padres de hijos estadounidenses, y vuelva a debatir una reforma migratoria que incluya una vía de legalización.El Cardenal Roger Mahony dijo el miércoles, en la Catedral de Los Angeles, que la Iglesia Católica de Estados Unidos apoya a los "valientes niños" cuyos padres están siendo arrestados y deportados por las autoridades federales de inmigración, y advirtió que otros padres "están en peligro de ser detenidos en redadas en sus trabajos y en sus hogares".

publicidad

El jueves, un día después del lanzamiento de la campaña, más de 100 agentes federales realizaron una redada en una fábrica de componentes para impresoras en el Valle de San Fernando, California, y arrestaron a 120 trabajadores supuestamente indocumentados, quienes fueron interrogados y sometidos a proceso judicial ante una corte de inmigración.

Mahony resaltó que la campaña iniciada el Miércoles de Ceniza y que se mantendrá durante toda la Cuaresma, tiene como propósito ayudar a proteger a los niños estadounidenses hijos de padres sin estadía legal en el país, pidiéndole al Congreso que repare el sistema migratorio "que se encuentra roto".

Son trabajadores

Los padres de familia que están siendo arrestados y deportados por las autoridades federales "emigraron a este país para trabajar, mantenerlos y darles un mejor futuro", reiteró el Cardenal.

Y agregó: "Ellos (sus hijos estadounidenses) nos suplican: '¡Dejen que nuestros padres estén con nosotros'".

Mahony precisó que con la ayuda de Dios "tenemos que encontrar una manera de proteger a estos niños y mantener juntas a sus familias".

Dos de las maneras sugeridas por el religioso para alcanzar los objetivos de la campaña son, por una parte la oración, y simultáneamente el envío, durante la Cuaresma, de tarjetas con mensajes a los integrantes del Congreso para que reparen la ley de inmigración y aprueben una reforma que permita legalizar a los millones de indocumentados que viven en el país.

publicidad

"Mantengamos a estos niños en nuestros corazones y oremos para que Dios guíe a los líderes de este país a reformar la injusticia de nuestro quebrantado sistema de inmigración", dijo.

El último debate

El 28 de junio del año pasado el Senado cerró la puerta al último debate sobre la reforma migratoria por falta de acuerdo político entre demócratas, republicanos y la Casa Blanca.

El plan discutido incluía un fuerte componente de seguridad nacional y una compleja vía de legalización para indocumentados sobre la base del pago de multas de hasta $13,500 y salida del país para regularizar la permanencia en Estados Unidos.

Antes de la última votación más de 50 enmiendas, la mayoría republicanas, pretendían suspender la legalización y aprobar un texto basado en multas, redadas, arrestos y deportaciones masivas.

La promesa de Mahony

Un día después de la truncada discusión parlamentaria, el 29 de junio, Mahony publicó una carta en la que dijo sentirse "profundamente decepcionado sobre el fracaso moral de parte de nuestros legisladores en no pasar una reforma migratoria", pero advirtió que la lucha de la iglesia católica no terminaba con la negativa del Senado.

"Nuestra Iglesia Católica entera no está rendida", señaló el religioso. "Estamos aquí hoy para pedirles que no se desanimen y que no pierdan la esperanza. ¡Tenemos que seguir luchando y vamos a seguir luchando!"

publicidad

Apuntó además que "esto (el fracaso del Senado del 28 de junio de 2006) no es el fin de la reforma migratoria. Nuestras leyes migratorias son injustas e inmorales.  El sistema presente causa mucho sufrimiento e incluso hasta la muerte de muchos inmigrantes. Yo y nuestra Iglesia Católica continuaremos luchando para una reforma migratoria integral, justa, que respeta y protege los derechos humanos y la dignidad de cada persona".

Parte de esa lucha, dijo Mahony, "es el envío de mensajes al Congreso durante la Cuaresma para que el tema sea remotado".

Por qué la reforma

El Cardenal de Los Angeles sostiene que "los inmigrantes son esenciales para el continuo bien-estar económico y social de la nación. Los inmigrantes siempre han contribuido y siempre contribuirán algo especial y noble a nuestra identidad como norteamericanos".

Agrega que "nuestra nación fue fundada por inmigrantes. Somos todos partes del mismo pueblo, no debemos ser divididos por el temor o por la retórica antiinmigrante que ha sido tristemente perpetuado durante este debate".

Reiteró que el vto negativo del Senado del año pasado "sólo sirve para reforzar y renovar mi compromiso personal, y el de la Iglesia Católica, para luchar aún más duro hasta lograr una reforma migratoria".

"La reforma de nuestro sistema de inmigración es una polémica moral. No dejará de existir, y no vamos a permitir que la abandonen", dijo el prelado.

publicidad

Informe de La Raza

A finales de octubre del año pasado el Consejo Nacional de la Raza (NCLR), el mayor grupo hispano de Estados Unidos, publicó un detallado informe en el que reveló que más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets entre 2005 y 2006 "padecen trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar", y culpó al Congreso por estos daños que calificó de "irreparables".

El documento subrayó que los niños afectados por las redadas del servicio de inmigración "no son inmigrantes, sino ciudadanos estadounidenses con plenos derechos", y advirtió que otros tres millones podrían correr la misma suerte en corto plazo.

La denuncia, plasmada en informe titulado Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos,  reveló los horrores que han vivido familias víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.

La Raza dijo que el error cometido por el Congreso causó daño a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria, y resaltó la incapacidad del organismo legislativo de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en el país.

Problema real

El número de niños separados de sus padres como consecuencia de las redadas es "significativo", apuntó el informe.

publicidad

El estudio reveló que "por cada dos inmigrantes detenidos (en las redadas de inmigración), un niño se queda desamparado".

Janet Murgía, presidenta de La Raza, indicó que del total de niños impactados por la política antiinmigrante del gobierno de Washington, "dos tercios son ciudadanos de Estados Unidos o residentes legales permanentes", y que "existe una necesidad urgente de que el Congreso y la Administración (del Presidente George W. Bush) revisen la política nacional de inmigración y las prioridades para hacer cumplir la ley".

"Y también analizar el impacto que están teniendo en la comunidad las decisiones políticas que toma el gobierno", señaló.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad