publicidad

Hispanos inconformes con Bush

Hispanos inconformes con Bush

Activistas dijeron que es "lamentable" que el presidente no haya pedido al Congreso que apruebe una reforma migratoria.

Qué dijo el presidente

La escasa mención del tema de la reforma migratoria en el 7º Informe sobre el Estado de la Unión tiene preocupados a muchos dirigentes hispanos. Algunos piensan que siete años después de haber asumido la presidencia, George W. Bush perdió el interés por tratar de resolver el futuro de los 12 millones de indocumentados, y otros creen que a menos de un año de entregar el mando, perdió toda influencia en el Congreso de Estados Unidos.

En una breve referencia durante la lectura del informe, el mandatario dijo que "la inmigración ilegal es complicada, pero puede resolverse", y agregó que la solución pasa por el "respeto a nuestras leyes y nuestros más altos ideales".

Luego mencionó que en el último año el gobierno aumentó el personal de seguridad, levantó vallas y utilizó tecnología de punta para frenar el cruce ilegal por las fronteras.

Sobre reforma migratoria -que en los cinco informes anteriores resaltó la contribución de los inmigrantes en la economía y pidió al Congreso encontrar un camino para la legalización de los indocumentados- no dijo nada y cambio de tema.

"Nos da lástima"

"Si la conclusión es que el presidente da por terminada esta esperanza, pues nos da lástima de que no haya aprovechado esa credibilidad que la comunidad guardaba de él", dijo Teodoro Aguiluz, director ejecutivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) en Houston, Texas. "El lo había prometido, lo prometió durante siete años y ahora dio por terminada la promesa".

publicidad

El dirigente agregó que en los discursos anteriores Bush habló de los aportes de la comunidad inmigrante, "pero ahora dio la vuelta y se le olvidó".

"Eso nos da lástima. Nosotros manteníamos la esperanza, pero ahora pensamos que el presidente perdió la oportunidad de dejar un legado", matizó Aguiluz.

"Malas noticias"

Para Juan José Arévalo, director del Movimiento Latino USA de Los Ángeles, California, el mensaje del presidente "fue decepcionante porque no presentó ninguna idea innovadora, ningún proyecto político que capture la imaginación y el apoyo de la mayoría del pueblo norteamericano".

Señaló que el no presentar un planteamiento de reforma migratoria "fue más de lo mismo", y agregó que al final de cuentas, el Informe sobre el Estado de la Unión "fueron puras malas noticias".

"Sigue construyéndose el muro de la desamistad a lo largo de la frontera con México, siguen las redadas de inmigración domiciliarias, siguen muriendo mexicanos en la frontera; siguen las presiones sobre los empleadores para que despidan a los trabajadores, y siguen los estados creando sus propias leyes migratorias, como Arizona", describió.

Y agregó: "No hay nada que celebrar de lo que dijo Bush. Vimos que el presidente se conformó con pasar a la historia sin pena ni gloria".

publicidad

Año de elecciones

Más al sur, en San Diego, Claudia Smith, directora del California Rural Legal Assistance Foundation, dijo que lo lamentable es que "esta ola antiinmigrante no va a aminorar, y mucho menos durante un año electoral".

"¿Qué le puedo decir?", dijo al revisar lo dicho por el presidente Bush la noche del lunes en el Congreso sobre el tema de la reforma migratoria. "Es terrible. Es decepcionante".

Angelina Corona, de Hermandad Mexicana de Los Ángeles, opinó que "este es un año de elecciones" y es muy difícil "que el Congreso vuelva a debatir" la reforma migratoria.

"Ahora estamos más bien en la cuestión de asegurar que la gente salga a votar este año. Es lo más importante ahora. Si todos salen a votar, nuestra voz tendrá peso en noviembre. No debemos quedarnos en nuestras casas. Tenemos que ir a las urnas a elegir al próximo presidente de Estados Unidos".

Lamentable error

Para Juan Vega, Coordinador del Servicio de Inmigración del Centro Latino de Chelsea, en Boston, Massachussets, el discurso de Bush "fue un poco vacío", y demostró que el mandatario ya "no tiene influencia ni poder sobre el Congreso", y que se entiende que "está terminando su mandato".

Agregó que un aspecto lamentable es que el presidente no haya utilizado su cargo para poner énfasis "en el lamentable error del Congreso de no haber cumplido su tarea con la reforma migratoria".

publicidad

"Él (Bush) está en una posición de retar al congreso, de llamarle la atención frente al pueblo, pero no lo hizo. Eso es lamentable, fue un error", aseveró.

Eliseo medina, Vicepresidente ejecutivo del Sindicato de Empleados y Servicios (SEIU), comentó que "desgraciadamente el presidente ya se dio por vencido" y destacó que si bien todavía quedan 11 meses de mandato, "debió haber mencionado el tema de la reforma migratoria. Él todavía es el presidente de Estados Unidos".

"Asunto de importancia"

En Miami, sur de Florida, Beatriz Maya, del Farm Labor Organizing Committee, destacó el hecho de que Bush haya mencionado el tema "a pesar del discurso de miedo, del mensaje antiinmigrante que ha ganado terreno en los últimos meses en el país".

"Eso demuestra que la inmigración es un asunto de importancia y que tarde o temprano será considerado por el Congreso y el nuevo presidente que nos toque", dijo.

"Es un tema que no se puede soslayar", apuntó.

Maya, sin embargo, tildó de "hipocresía" el comportamiento del gobierno respecto al tema y cuestionó el hecho de que en dos mandatos (siete años de ejercicio del poder) Bush no haya sido capaz de ejercer su liderazgo para hacer que el Congreso aprobara una reforma migratoria que permitiera la legalización de los indocumentados.

publicidad

"Es lamentable", dijo.

Preparan el 1 de Mayo

Sobre planes de las organizaciones para el 2008, los dirigentes coincidieron en que "no hemos perdido las esperanzas".

"Nos estamos preparando para las marchas del 1 de mayo", dijo Aguiluz. "Vamos a seguir expresando nuestra preocupación y a protestar en contra la separación de las familias. Condenamos las redadas y reprochamos la encarcelación de los inmigrantes indocumentados".

Dijo además que si bien por ahora no existe un acuerdo nacional que una a las organizaciones que luchan por la reforma amplia, "el 1 de mayo será un punto de coincidencia, un paso para tejer esa alianza".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad