publicidad

Hispanos con temor ante plan

Hispanos con temor ante plan

La mayoría de las organizaciones hispanas de Estados Unidos recibió con "temor" plan de reforma bipartidista.

"Seguiremos insistiendo"

La mayoría de las organizaciones hispanas de Estados Unidos recibió con "temor" el anuncio de un acuerdo entre demócratas, republicanos y la Casa Blanca de un plan de reforma migratoria que incluye una vía de legalización para indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007.

Radiografía del plan bipartidista

Uno de los principales puntos de desacuerdo es que el proyecto no garantiza la unidad familiar y limitará drásticamente la petición de parientes cercanos a quienes alcancen la residencia legal permanente.

"Se trata de un pequeño triunfo que mantiene viva la esperanza", dijo a  Univision Online Teodoro Aguluz, director del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN), en Houston, Texas. "En esta batalla cualquier pequeño triunfo es importante".

Y agregó: "Seguiremos insistiendo ante el Congreso y el Gobierno en que se mejore y que se dé más importancia a las familias unidas mucho más que al nivel intelectual de las personas".

Hay mucho que rectificar

A su vez, Angela Salas, portavoz del Coalition for Human Immigrants Rights in Los Angeles (CHIRLA), advirtió que "es positivo" que ambos partidos hayan logrado un acuerdo en un proyecto de reforma para empezar el debate en el pleno del Senado.

"Pero hay muchos puntos para rectificar y mejorar. De ninguna manera dejaremos que se quede así", agregó.

publicidad

Como Salas, varios otros líderes de que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos manifestaron estar "preocupados" por el proyecto que comenzará debatirse el próximo lunes.

"La revancha del zorro"

"Es un proyecto muy similar al de años anteriores que introduce nuevas palabras, nuevos conceptos, pero en esencia sigue dejando en un estado de vulnerabilidad al trabajador indocumentado que tiene una vida hecha en Estados Unidos", alertó Nativo López, presidente del grupo Hermandad Mexicana de Los Angeles, California.

"Esta medida viene con un 'Z' que significa la revancha del zorro en reforma migratoria", ironizó el activista al referirse a un punto del proyecto dedicado a los inmigrantes indocumentados que están en el país antes del 1 de enero del año en curso.

El plan bipartidista señala que quienes demuestren tener un trabajo y pagan una multa de $5 mil, recibirán una visa 'Z' de no inmigrante que tendrá una duración de hasta 8 años.

Como si fueran deportados

Los portadores de esta visa integrarán a un "sistema de puntos basado en méritos" de forma de poder aspirar a la residencia permanente en el futuro.

"Yo no tengo como pagar $5 mil dólares y tampoco quiero aspirar a una visa temporal o que me obligue a volver a México", dijo Lina Borjez, de 24 años, indocumentada como su esposo, un trabajador de limpieza que reside en California, donde viven desde hace siete años y tienen tres hijos nacidos en Estados Unidos.

publicidad

Juanita Valdez, directora de La Unión del Pueblo Entero (LUPE), en San Juan, Texas, dijo a Univision Online que "algunos puntos de la propuesta son muy difíciles" y que será "imposible" que los campesinos puedan cumplir.

"Las multas de $5 mil es muy pesado para una familia trabajadora. Y tener que salir del país es muy preocupante, porque no se sabe cuánto tiempo permanecerá la persona afuera y quién cuidará por el sustento de la familia que se queda en Estados Unidos", puntualizó.

"Las familias de quienes tengan que salir sentirán lo mismo que sienten ahora las familias de los deportados", añadió.

Temen ser explotados

La Federación Hispánica, en un comunicado, señaló que "marginar medidas sobre la reunificación familiar (padres o madres deportados), entre otros aspectos, relegaría a los inmigrantes a un futuro de explotación y aislamiento".

La entidad, que aglutina a seis organizaciones, "las recientes negociaciones entre la Casa Blanca y el Senado están llevando a los estadounidenses en una dirección incorrecta", y advirtieron que "no podrán permanecer pasivos a una propuesta de la Casa Blanca" que, según ellos, "hipotecaría el futuro" del país.

En estados Unidos viven 12 millones de indocumentados, en su mayoría hispanos, una comunidad que es la primera minoría en el país con 44,3 millones de personas y que desea "continuar lo que comenzamos y enfocar el diálogo en la reforma migratoria, especialmente ahora que se está complicando", opinó Jorge Mario Cabrera, portavoz del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN).

publicidad

No se quedarán sentados

"Vamos a trabajar constructivamente con ambos partidos para mejorar la propuesta de ley, a fin de que el producto final sea una ley que sirva realmente para los estadounidenses y los ideales de nuestra nación", explicó Clarisa Martínez, portavoz de la Coalición por una Reforma Amplia, en Washington.

Multas, altas exigencias intelectuales, vulnerabilidad del campesinado indocumentado, solicitudes para regularizar los estatus desde los países de origen, son puntos del proyecto de reforma que exasperan a los movimientos de base de los inmigrantes que llevan una vida sin papeles en Estados Unidos.

Defraudados en México

En el consulado de Estados Unidos en la ciudad norteña de Monterrey, el cual entrega más visas temporales que ningún otro consulado o embajada en el mundo, Edmundo Bermudez, de 36 años y oriundo de la también ciudad norteña de Durango, dijo que el plan favorece a quienes ya están ilegalmente en Estados Unidos mientras le cierra la puerta a quienes esperan en su propio país conseguir el ingreso legal.

Se manifestó especialmente ofendido porque el plan da preferencia a los inmigrantes con estudios y oficios de alto nivel.

"Creo que Estados Unidos ya tienen bastantes licenciados. ¿Quién les va a cortar su tabaco?", preguntó Bermudez, que ha trabajado de forma intermitente en Estados Unidos durante los últimos ocho años.

publicidad

En México, gana unos 10 dólares diarios, mientras en Estados Unidos percibe casi lo mismo -ocho dólares- por cada hora.

"Queremos trabajar"

Gilberto Escalante, un pescador de 41 años del puerto de Topolobampo en el estado noroccidental de Sinaloa, dijo que el programa actual de visas temporales es mejor que el nuevo plan porque entrega a los mexicanos la opción de ingresar y salir libremente de Estados Unidos y seguir viviendo en México -en lugar de forzarlos a elegir entre los dos países-.

"No queremos una casa o el automóvil más moderno en Estados Unidos. Queremos ir y trabajar para que nuestras familias puedan tener una buena vida en México", manifestó Escalante, quien llegó al polo industrial de Monterrey para solicitar una visa a fin de trabajar en botes de pesca, incluidos camaroneros, en la costa de Misisipí.

Kennedy pidió apoyo

Pese a las amplias críticas que suscita el acuerdo de reforma inmigratoria dado a conocer el jueves, el senador Edward Kennedy (demócrata de Massachussets) pidió el viernes al Congreso estar muy unido para superar los serios obstáculos políticos a los que se enfrenta el proyecto.

La Casa Blanca y senadores influyentes de los dos partidos anunciaron en la víspera un acuerdo que daría estatus legal a millones de indocumentados que ya se encuentran en Estados Unidos, a la vez que reforzaría la frontera.

publicidad

La propuesta, que fue tildada por algunos sectores conservadores como un programa de "amnistía" que no castigaría a quienes ya han violado la ley entrando ilegalmente a Estados Unidos, también apoyaría el programa de trabajadores temporales.

La promesa de Bush

El presidente George W. Bush felicitó el acuerdo y dijo que el proyecto "ayudaría a reforzar nuestras fronteras, e igual de importante, tratará con respeto a las personas".

"Este es un proyecto por el cual las personas que viven en nuestro país serán tratadas sin amnistía, pero sin enemistad", dijo el mandatario.

Bush dio a entender que si el Congreso aprueba una reforma migratoria sobre la base del acuerdo, lo firmará inmediatamente.

El plan será sometido a la consideración del pleno del Senado el lunes 21 de mayo. Se requieren 60 votos para iniciar el debate de la reforma migratoria sobre la base del documento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad