publicidad

Grave escasez de campesinos

Grave escasez de campesinos

Las leyes migratorias estatales continúan impidiendo la llegada de suficientes trabajadores agrícolas a Colorado.

Grave escasez de campesinos 45b60b35e7c94c28bd10a68fece305ec.jpg

Estado "no amigable"

DENVER - Las leyes migratorias estatales continúan impidiendo la llegada de suficientes trabajadores agrícolas a Colorado, lo que ha provocado un aumento del 15 al 30 por ciento en el costo de los productos de consumo diario durante el último año.

Según Tom Lipetzky, director de mercados del Departamento de Agricultura de Colorado, los granjeros de este estado aún no han resuelto "un problema básico, la falta de suficiente mano de obra".

Lipetzky sostuvo que las "duras leyes de inmigración" aprobadas en Colorado en julio de 2006 e implementadas a partir de enero de 2007 han transformado a este estado en un lugar "no amigable" para la mano de obra inmigrante.

En octubre de 2007, durante un discurso sobre desarrollo económico pronunciado en Alamosa (sur de Colorado), el gobernador Bill Ritter expresó una idea similar al afirmar que "los trabajadores extranjeros tienen miedo de venir a Colorado" debido al paquete de leyes que imponen restricciones a los servicios para personas sin "presencia legal" en el país.

publicidad

Además, dijo Lipetzky, los programas federales que permitirían la contratación temporal de trabajadores agrícolas extranjeros han tenido, en el mejor de los casos, "un éxito limitado" y por lo general "han causado confusión" entre los granjeros que quieren usar dichos programas.

Medida provisional

A nivel estatal, Colorado aprobó recientemente el Programa para Trabajadores Agrícolas Temporales por medio de la ley HB08-1325, con el propósito de "ayudar a que los granjeros afectados (por las actuales leyes migratorias) cuenten con los trabajadores necesarios para que no se cierren esos negocios", por medio del empleo de mano de obra mexicana.

Sin embargo, aún no se ha determinado la manera de implementar la nueva ley, y, debido a que los granjeros deben hacerse cargo del transporte, alojamiento, comidas y seguro de los trabajadores, el costo de emplear esa mano de obra extranjera excedería los beneficios de contratarlos.

La ley, por otro lado, sólo autoriza la llegada de mil trabajadores mexicanos por año, o un diez por ciento del total necesario para cubrir las vacantes creadas por el alejamiento de obreros agrícolas desde 2006.

Y aunque se encontrase una solución a ese tema, aún quedaría por resolver otro, el del creciente costo del combustible y de los fertilizantes, los dos elementos claves en la producción agrícola.

Escalada de precios

publicidad

Lipetzky explicó que, debido a la creciente demanda por etanol, ha subido el precio del maíz y por ende el costo de productos diarios y de pollos, que dependen del maíz como alimento.

A la vez, sostuvo el funcionario, Colorado siente el impacto de la creciente demanda de combustible y alimentos en China y en la India.

Como resultado de esos factores, en Colorado durante el último año el precio del plan blanco subió un 15 por ciento, el de las frutas y verduras un 20 por ciento, y el de los huevos casi el 30 por ciento.

Aumentos menores se registraron en la leche, la leche en polvo, la mantequilla y la carne.

Alternativas para sobrevivir

Ante esta situación, las personas de bajos ingresos y aquellos que viven con ingresos fijos están buscando alternativas más económicas para la compra de alimentos o simplemente cambiando sus hábitos, o incluso pidiendo ayuda en bancos de comida, según la organización America's Second Harvest-The Nation's Food Bank Network.

Este grupo nacional, dedicado a proveer de suministros a bancos de comida, afirma que en Colorado durante el último año se vio un incremento del 20 al 40 por ciento en el uso de los servicios de estas instituciones.

Para Stan Perea, un economista y analista demográfico basado en Denver, parte del problema fue la "ingenua creencia" por parte de legisladores y políticos locales que "ciudadanos estadounidenses iban a llenar las vacantes dejadas por hispanos.

publicidad

"Los estadounidenses no miran a esos trabajos con buenos ojos. Ellos no van a reemplazar a los trabajadores hispanos", agregó.

Como consecuencia, Perea estimó que en poco tiempo el costo de la lechuga en Colorado superará los 10 dólares, mientras que las viviendas ahora cuestan $50 mil más que en 2006 sólo por la ausencia de obra hispana.

Para el economista, estos aumentos "perjudican ante todo a la clase media y a la clase trabajadora de Colorado".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad