publicidad

Gobierno demandó a Illinois

Gobierno demandó a Illinois

El gobierno federal demandó a gobierno del estado de Illinois para suspender ley que detiene la verificación de empleo.

Gobierno demandó a Illinois 1677dce176814c658554be1e6e10d82d.jpg

Los argumentos oficiales

El gobierno del presidente George W. Bush demandó al gobierno del estado de Illinois porque éste último no apoya los esfuerzos federales para combatir la inmigración indocumentada a través de un programa de verificación de empleo.

Un reporte publicado por The Associated Press precisa que la ley de Illinois le impediría a los empleadores del estado participar en un programa federal que verifica si sus trabajadores están autorizados legalmente para trabajar en Estados Unidos hasta que se construya un banco federal de datos que sea más exacto.

La demanda fue entablada por la oficina del Departamento de Justicia federal para el centro de Illinois.

Los abogados del gobierno piden a un juez que bloquee la aplicación de la ley de Illinois, dijo AP.

publicidad

El plan de verificación

Conocido como Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEVS, por sus siglas en inglés), el sistema fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003.

La iniciativa federal forma parte de las políticas de seguridad implementadas tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, y la Casa Blanca quiere que todos los empleadores del país se afilien lo antes posible.

El sistema, al que los empleadores acceden voluntariamente -por teléfono o internet- faculta al gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, coteje su nombre y números de identidad con diversas bases de datos, y compruebe que cuenta con visa y permiso para laborar en Estados Unidos.

Plan paralelo

Como si no bastara, un segundo sistema fue habilitado en agosto por el departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS).

Se trata del ICE Mutual Agreement between Government and Employers (IMAGE), otra "herramienta" del gobierno del presidente George W. Bush para hacer más riguroso el control sobre los centros de trabajo y fortalecer la batalla que libra en contra de la inmigración ilegal.

Matthew Allen, vocero de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE), comentó que el beneficio para quienes participan en IMAGE "es que están mejor equipados para saber si su planta laboral es legal, y también para evitar que agentes federales lleguen inesperadamente a su puerta interfiriendo con sus actividades", según un reporte de The Washington Post.

publicidad

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) teme que IMAGE faculte al gobierno para investigar no sólo la vida de los trabajadores extranjeros, sino también de millones de residentes y ciudadanos de Estados Unidos.

La ley de Illinois

La ley de Illinois, aprobada por la legislatura estatal y firmada por el gobernador Rod Blagojevich el mes pasado, le impide a las compañías participar en el programa a menos que reciban un aviso de inhabilitación de sus trabajadores dentro de tres días en el 99 por ciento de los casos, dijo AP.

La ley está programada para entrar en efecto el 1 de enero.

La demanda del gobierno federal sostiene que los 750 patrones de Illinois que participan en el programa quedarían esencialmente excluidos debido al requisito de notificación más estricto.

El gobierno le está aconsejando a los patrones sobre la elegibilidad de sus trabajadores antes de 24 horas en aproximadamente 93 por ciento de los casos, sostiene la querella.

Washington molesto

La ley de Illinois "frustra nuestra capacidad de ayudar a los patrones a asegurarse de que su fuerza laboral es legal", afirmó Carl Nichols, un asistente del Departamento de Justicia.

Un vocero de la fiscal de Illinois Lisa Madigan dijo que la oficina todavía está revisando la querella federal.

Programa en suspenso

A principios de septiembre un jueza federal de San Francisco, California, dictaminó que la Administración del Seguro Social (ASS) no puede despachar notificaciones a los patronos acerca de sanciones más severas en caso de que hayan contratado, a sabiendas, trabajadores indocumentados.

publicidad

El fallo obedeció a una demanda interpuesta por la Federación Americana del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus siglas en inglés) la mayor confederación de sindicatos de Estados Unidos, quien demandó al gobierno federal para que cancele el programa de verificación de empleo.

La jueza federal Maxine Chesney concedió una orden temporal a favor de los demandantes en la que prohibió la emisión de las notificaciones de "no concordancia", que se planeaba enviar desde el prosimio martes la SSA, como parte de una serie de medidas del gobierno de Washington en su lucha por combatir la inmigración ilegal.

Es "injusto", dice sindicato

Según la demanda de la AFL-CIO, los nuevos reglamentos publicados por el departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS) y que iban a ser agregados a las cartas, amenazan con violar los derechos de los trabajadores y afectar de manera injusta a sus empleadores.

El dictamen de la jueza Chesney subrayó que la corte necesita "espacio" antes de tomar cualquier decisión sobre la legalidad de las nuevas sanciones encaminadas a detener la contratación de indocumentados.

Según el dictamen de Chesney, la siguiente audiencia sobre el tema está fijada para el 1 de octubre.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad