publicidad

Gobierno de EU insiste en cartas de verificación de empleo

Gobierno de EU insiste en cartas de verificación de empleo

Un año después de que una corte frenó plan de verificación de empleo, el gobierno de EU dijo que pedirá retirar las restricciones.

Gobierno de EU insiste en cartas de verificación de empleo b977956d1e8b4...

Aseguran cambios

MIAMI - Un año después de que un juez federal frenara el programa 'No-Match' para combatir la contratación de trabajadores indocumentados, el departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS) anunció la publicación de un nuevo reglamento y pedirá a la Corte que anule la medida cautelar para enviar miles de cartas a empleadores en todo el país que tienen empleados cuyos nombres no concuerdan con los datos del seguro social.

El reglamento, publicado por primera vez en junio 2006, fue detenido por fallos de procedimiento y vuelto a publicar en 2007. Pero una demanda entablada por la Federación Americana del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO) permitió que una corte de California congelara el proyecto porque su ejecución podría causar "muchas dificultades" a las empresas y a sus empleados, y porque los demandantes demostraron "que serán dañados de manera irreparable [los derechos de trabajadores] si (...) se permite implementar la nueva norma".

publicidad

El DHS dijo haber atendido las recomendaciones de la corte y aseguró que esta vez el nuevo reglamento permitirá a los empleadores resolver las discrepancias que aparezcan en las cartas emitidas por la Administración del Seguro Social ('No-Match' o 'No-Concordancia').

Agregó, que la nueva versión del reglamento también proporciona orientación para ayudar a las empresas a cumplir con los requisitos legales destinados a reducir el empleo ilegal de trabajadores no autorizados.

Washington presiona

"La información adicional aborda los puntos específicos planteados por el tribunal", dijo el jefe de la seguridad de Estados Unidos, Michael Chertoff, en un comunicado publicado en la pagina digital del DHS.

"Esperamos ser capaces de ponerlo en práctica rápidamente", agregó.

El gobierno dijo que pedirá a la Corte que quite el freno impuesto el año pasado para proseguir con el programa que, aseguró, es una herramienta para combatir la inmigración indocumentada en los centros de trabajo.

Datos del juicio

En septiembre del año pasado un tribunal de California aceptó una demanda interpuesta por la AFL-CIO -la mayor confederación de sindicatos de Estados Unidos- quien demandó al gobierno federal para que cancelara el programa de verificación de empleo conocido como 'No-Match'.

La demanda se basó en que la ejecución del programa pondría a miles de trabajadores en riesgo de perder sus puestos de trabajo debido a que la base de datos de la Administración del Seguro Social (SSA) está plagada de errores y es el instrumento que el gobierno usará para enviar las cartas de 'No-Match'.

publicidad

El proyecto castiga a los propietarios de empresas que contraten a inmigrantes sin papeles.

La jueza federal, Maxine Chesney, concedió una orden temporal a favor de los demandantes en la que prohibió la emisión de las notificaciones que planeaba enviar la SSA con el respaldo del DHS, como parte de una serie de medidas del gobierno de Washington en su lucha por combatir la inmigración ilegal.

¿Cree que el programa de verificación del gobierno federal de EU es cien por ciento seguro? ¿Confía en la información almacenada por las autoridades en sus bases de datos? Comente aquí.

El primer dictamen

El fallo preliminar fijó el 1 de octubre de 2007 para tomar una decisión en firme.

Pero ese día, el juez Charles Breyer escuchó los alegatos de las partes y otorgó más tiempo para estudiar los nuevos argumentos de ambas partes en el caso.

La orden resultó necesaria porque "está claro... que los denunciantes podrían sufrir daños irreparables" si el gobierno aplicara su plan tal como está formulado, según explicó el juez.

En qué consiste

El 'No-Match' es un programa de verificación de empleo regulado por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, una de las 23 agencias que integran el DHS).

Consiste en cotejar los nombres de los trabajadores con los formularios W/2 y determinar que corresponden a la misma persona. Un programa paralelo, denominado E-Verify -al que por ahora acceden voluntariamente los empleadores-, también está conectado a la base de datos de la SSA.

publicidad

Si el número de Seguro Social aportado por el empleador no es idéntico al número registrado por el gobierno, este recibirá una carta de la SSA notificándole la 'No-concordancia' y le dará un plazo para arreglar el problema.

En caso que los datos sean aportados por el empleador (por medio del formulario I-9) y estos no coincidan con los registros de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración respecto a la autorización de empleo del trabajador, la carta será enviada por el DHS.

'No-Match' concede un plazo de hasta 90 días a los empleadores para reparar las diferencias. Si no lo hacen y el trabajador no aporta las pruebas necesarias para corregir el error, el patrono procederá al despido.

Rechazan reglamento

Pese a que el gobierno aseguró que la nueva edición del reglamento atiende las preocupaciones de la corte y garantiza que no se producirán despidos injustificados, una coalición de organizaciones de derechos civiles liderada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), estimó que el nuevo instructivo "sigue poniendo en riesgo la seguridad de los trabajadores autorizados para trabajar en Estados Unidos".

Agregó que 'No-Match', además, tendrá un efecto devastador en la ya de por sí afectada economía nacional "y da lugar a la discriminación generalizada en la mano de obra".

"La norma reeditada no contiene verdaderos cambios desde la versión anterior", dijo la coalición. "Todavía utiliza de forma incorrecta la base de datos" empleada para el control, la que obligará  a los empleadores a despedir a aquellos trabajadores cuyos nombres no concuerden con los registrados del Seguro Social.

publicidad

La coalición también dijo que las cartas 'No-Match' nunca fueron consideradas motivo de despido, porque no constituyen prueba suficiente para demostrar que el trabajador no tiene permiso para trabajar en Estados Unidos.

Miles "en peligro"

Tras revisar el nuevo reglamento del 'No-Match' anunciado por el DHS, Lucas Guttentag, director del proyecto de Inmigración de la ACLU, dijo que "en lugar de salvaguardar puestos de trabajo en tiempos peligrosos, la administración (del presidente George W.) Bush optó por poner en peligro la vida de millones de trabajadores al insistir en el uso de la desacreditada base de datos de la SSA".

Agregó que si el objetivo es proteger a los trabajadores, la administración "debe hacer valer nuestras horas extraordinarias, el trabajo, detener la explotación de los trabajadores y poner todo su esfuerzo en aprobar leyes contra el abuso y la explotación".

"Esas sí son cosas que protegerán a todos los trabajadores y castigarán a las empresas que violan la ley", apuntó.

Impacto negativo

Marielena Hincapié, directora ejecutiva del National Immigration Law Center (NILC), señaló que el DHS "ha reeditado la misma norma con absoluto desprecio por el impacto que ésta tendrá sobre los trabajadores autorizados para laborar en Estados Unidos que pierdan sus empleos a causa de las inexactitudes en la base de datos de la SSA" y que el gobierno "no se ha dado cuenta de ello".

publicidad

Agregó que la reedición del reglamento final "no tendrá un impacto en la inmigración de indocumentados", como piensa el gobierno, sino en trabajadores legales.

Advirtió que en momentos de crisis económica como la que vive el país, 'No-Match' haría perder puestos de trabajo a empleados documentados, y pidió al gobierno que reoriente el programa para censurar a empleadores que explotan a los trabajadores indocumentados.

Mala receta

A su vez, John Sweeney, presidente de la AFL-CIO, dijo que la reedición del reglamento 'No-Match', apoyado en la cuestionada base de datos de la SSA "es una receta para el desastre, tanto para los trabajadores como para la economía" estadounidense.

"La actual administración ha decidido hacer caso omiso de estas realidades y seguir adelante con una política nociva, dejando un desastroso regalo a nuestros nuevos dirigentes", sostuvo.

Sweeney dijo que "en lugar de castigar y causar discriminación contra los trabajadores, que serán las víctimas inocentes de una base de datos fatalmente deficiente, la administración debería abandonar esta norma a menos que se puede garantizar que los trabajadores no perderán sus puestos de trabajo".

Estudios adversos

La AFL-CIO recordó que el propio Inspector General del SSA concluyó que más del 70 por ciento de las discrepancias con la base de datos de la agencia federal corresponden a trabajadores ciudadanos estadounidenses.

publicidad

El sindicato recalcó que las discrepancias entre los nombres de los trabajadores aportados por las empresas y los datos en poder del SSA puede ser el resultado de muchos factores, entre ellos errores humanos inocentes, cambios de nombre debido a matrimonio o divorcio o el uso de múltiples apellidos.

La coalición de derechos civiles añadió que otros estudios han encontrado que la propuesta de 'No-Match' tendría un impacto negativo significativo sobre los costes económicos de los empleadores y de los inmigrantes que sí cuentan con permiso para trabajar en Estados Unidos y cuyos nombres erróneamente aparezcan en la cuestionada base de datos del SSA.

Finalmente, la coalición resaltó que un análisis encargado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos a Richard B. Belzer, que posee un doctorado en política pública de la Universidad de Harvard, encontró que más de 165 mil trabajadores legales podrían perder sus puestos de trabajo a causa de su incapacidad para resolver las discrepancias con la base de datos del SSA.

El costo para los empleadores sería de por lo menos $1,000 millones por año, concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
preview
Video: Policía londinense responde a reportes de un supuesto tiroteo en ‘Black Friday’
preview
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
publicidad