publicidad

Giuliani tiene plan migratorio

Giuliani tiene plan migratorio

El candidato republicano dijo que terminará con la inmigración ilegal en sólo tres años, si es electo presidente de Estados Unidos.

"No es imposible"

DAVENPORT, Iowa - Rudy Giuliani dijo el jueves que si es elegido presidente terminará con la inmigración ilegal en sólo tres años, utilizando la misma táctica policial que utilizó para reducir la tasa de criminalidad cuando era alcalde de Nueva York, según The Associated Press.

"Se puede hacer. No es imposible", expresó Giuliani ante una audiencia. "Es posible hacer esto, detenerlos en la frontera".

Giuliani manifestó que incrementaría la cantidad de agentes de seguridad fronterizos de los 12 mil actuales a 18 mil, y construiría una muralla en la frontera con México con un sistema de vigilancia tecnológica para reducir la inmigración ilegal, agregó la nota.

Detalló además que el ex alcalde emplazaría también agentes federales en la frontera cada 80 kilómetros (50 millas) y utilizaría un sistema de observación de alta tecnología para detectar a las personas que intenten ingresar de manera ilegal al país.

Como en Nueva York

Giuliani dijo que la expansión de la fuerza es la misma estrategia que empleó cuando era alcalde para reducir la tasa de criminalidad en Nueva York.

Disponer de más agentes fronterizos tendría un resultado similar sobre la inmigración, sostuvo.

"Si hacemos esto durante dos o tres años, cambiaremos el comportamiento", dijo Giuliani. "Si la gente llega a la frontera y se da cuenta que no puede entrar, dejará de hacerlo", señaló AP.

publicidad

Tema candente

Giuliani abordó un tema que genera profundas divisiones en el país y que incluso revela diferencias importantes entre los precandidatos republicanos a la presidencia.

El senador republicano John McCain, que también aspira a lograr la candidatura presidencial de su partido, apoyó por ejemplo un fallido proyecto de inmigración que hubiese allanado el camino a la ciudadanía a casi 12 millones de inmigrantes indocumentados que se encuentran en el país.

La reforma migratoria citada por McCain ha sufrido varias derrotas en el Congreso en los últimos tres años.

Resumen de fracasos

El primer fracaso ocurrió el 3 de junio de 2006, cuando el entonces liderazgo republicano canceló el nombramiento del Comité de Conferencia que debía armonizar dos leyes aprobadas, una por la Cámara de Representantes -el 16 de diciembre de 2005- y otra por el Senado -el 25 de mayo de 2006-.

El primer proyecto, patrocinado por los republicanos, proponía, entre otras medidas, criminalizar la estadía indocumentada, acelerar las deportaciones y un fuerte componente de seguridad nacional para poner fin a la inmigración indocumentada.

El segundo proyecto, respaldado ampliamente por McCain, entre otras recomendaciones incluyó una vía de legalización para la mayoría de los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos y que no tuvieran antecedentes criminales.

publicidad

Los republicanos argumentaron que este plan no era congruente con la política de seguridad del gobierno federal y optaron por cancelar el debate.

Un mes después, ambas cámaras del Congreso aprobaron la ley del muro y dos meses más tarde los republicanos perdieron en control de ambas cámaras del Congreso.

El último debate

A mediados de mayo una comisión tripartita integrada por representantes demócratas, republicanos y de la Casa Blanca anunciaron la elaboración de una nueva propuesta de reforma migratoria que incluía, entre otras recomendaciones, una compleja vía de legalización para indocumentados que se encontraban en Estados Unidos desde el 1 de enero de 2007 y carecieran de antecedentes criminales.

El Senado inició el debate el 21 de mayo, pero el 7 de junio el liderazgo demócrata canceló la iniciativa bajo el argumento que los republicanos no estaban dispuestos a fijar un número limitado de enmiendas y que ninguna de ellas anulara la vía de legalización.

Una semana después, el día 14, los líderes de ambos partidos en la Cámara Alta acordaron reanudar el debate, pero el día 28 la propuesta tripartita sucumbió ante la falta de apoyo de ambos partidos.

La última fase

El plan tripartita, basado también en un fuerte componente de seguridad nacional para poner fin al tráfico ilegal por la frontera, recomendaba una vía de legalización a cambio de, primero, una residencia temporal de tres años, verificación de identidad, una multa de $13,500 por persona.

publicidad

La tarjeta verde o green card se obtendría durante un trámite consular en el país de origen del indocumentado beneficiado, indicaba el proyecto.

Giuliani basa su plan en cortar todos los pasos que alimentan la inmigración indocumentada en Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad