publicidad
.

Financista paga fianza a indoc logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bf...

Financista paga fianza a indoc

Financista paga fianza a indoc

El financista Bob Hildreth puso de su bolsillo más de 200 mil dólares para cubrir las fianzas de unas 40 personas indocumentadas.

Financista paga fianza a indoc bae8562702d840d99e9b6a86d42bcb46.jpg

Todo comenzó en el teléfono

MIAMI, Florida - Bien se lo puede bautizar como "el ángel de los indocumentados". Pero con modestia, él dice "no hago otra cosa que ayudar a esta gente en necesidad". Se trata de Bob Hildreth, un millonario financista que ha puesto de su bolsillo más de $200 mil para cubrir las fianzas de unas 40 personas sin papeles, que se encontraban detenidas por la Oficina de Control de Aduanas e Inmigración de EU en Texas.

Hildreth no es nuevo en esto de ayudar a la gente. En una entrevista telefónica con Univision Online, recordó que ha estado involucrado con diversas entidades benéficas en la zona de Boston, por años.

Y su nombre es archiconocido en el círculo donde se manejan estas instituciones sin fines de lucro, que asisten a personas con mucha menos suerte que él. Por esta razón, aquel día de marzo, hace un año, horas después de una redada del servicio de Inmigración en una fábrica en Massachusetts , Hildreth recibió una llamada telefónica.

publicidad

"Me pidieron si podía ayudar para cubrir gastos de comida y alojamiento para unas personas. Se imagina, muchas personas quedaron solas ya que sus amigos o familiares terminaron atrapados por Inmigración", dijo a UOL.

De ahí en más, Hildreth comenzó a informarse de manera particular acerca de cómo funciona el sistema federal cuando una persona indocumentada cae en manos del ICE, el brazo del gobierno que se encarga de la remoción del país de los "sin papeles".

Y no tardó en llegar el contacto con Greater Boston Legal Service, una organización que brinda representación legal sin cobrar un peso a personas de bajos recursos, que se encuentran en proceso de deportación.

Necesitaban dinero para poder pagar las fianzas que posibilitaran la libertad de sus defendidos, que estaban siendo, además, trasladados a un centro de detención en Texas, tras ser apresados en el mencionado operativo. En aquella oportunidad, fueron detenidas unas 360 personas.

Fue así que contribuyó con el pago de una fianza para uno de los indocumentados arrestado por el ICE. Y le siguieron otras fianzas. Todo esto, sabiendo que tomaba riesgos ya que estas operaciones no le garantizaban la recupación de su dinero ya que nada le aseguraba que dichos procesos continuarían ante el juez de inmigración que entendía en las causas, debido a que la persona beneficiada podría darse a la fuga.

publicidad

No obstante, Hildreth siguió para adelante, como "buen samaritano". Y terminó aportando de su propio bolsillo, unos $200 mil dólares, que posibilitaron la liberación de 40 detenidos.

Visitó a una familia

"Uno de los casos que ayudé se trataba de una pareja, esposo y esposa, que estaban detenidos. Y tenían una niña bebé. La fianza de ellos fue fijada en $32 mil dólares. Y puse el dinero", aseguró Hildreth.

Pero la historia no terminó allí, al menos con esta familia de "indocumentados". "Ellos son de Guatemala, amorosos. Y en el verano (meses de julio y agosto) del año pasado, los fui a visitar a su hogar. Ella hacía en su país esos hermosos bolsos de mano, llenos de colores", recalcó.

La familia aún aguarda una decisión acerca de su caso ante el servicio de Inmigración.

Quiere continuar

Hildreth piensa continuar con esto de asistir a estas personas que, como la familia guatemalteca, se encuentran de un momento al otro tras las rejas por el hecho de no tener los papeles que posibiliten su estadía documentada, en este país.

Hasta el momento, de los 40 casos que asistió, dos ya fueron resueltos. Uno, pidió asilo político en Canadá. El restante, aceptó el retiro voluntario y regresó a su país de origen.

Ante su sorpresa -por desconocimiento-, Hildreth recibió el dinero que puso por esas dos fianzas y seguramente, comenzará a recibir el resto de lo que aportó a medida que se resuelvan los casos.

publicidad

"Cuando comience a recibir lo que puse, lo utilizaré para pagar las fianzas de otras personas", dijo Hilbreth. Lo bueno es que nadie de quienes ha asistido hasta el momento con el pago de las fianzas, ha quedado fuera del sistema; en otras palabras, Hildreth no ha perdido ni un solo peso de su "inversión". Lo que lo pone muy contento.

Y no es para menos. Este hombre de 58 años ha construido una verdadera fortuna en el mundo de los negocios financieros y la compra y el intercambio de bonos de empresas latinoamericanas en Wall Street. Desde hace unos años está al frente de la compañía que fundó, International Bank Services.

Español en Zacatecas

Su involucramiento en las causas sociales data de varios años. Ha donado cuantiosas sumas de dinero a programas que asisten en campañas de alfabetización y clases de ciudadanía.

Su español es básico pero se hace entender. "Yo empecé a aprenderlo en 1972, en un viaje que hice a Zacatecas, México. A veces me falta capacidad para recordar las palabras", reconoce, ensayando su uso de la lengua de Cervantes.

Hildreth tiene una idea muy formada de los inmigrantes que a diario llegan a este país en busca de mejores horizontes. Y pone como ejemplo los que tiene más cerca. "En la zona de Boston, todos los inmigrantes tienen trabajo. Llegan desde lugares como Brasil, y son maestros, profesionales, de todo. Y son buenos ciudadanos".

publicidad

Cualquiera esperaría que Hildreth -quien está casado y tiene tres hijos- es una persona que puede renegar contra su país, Estados Unidos, por la manera que trata a los inmigrantes, especialmente los indocumentados. Pero no es su caso. "Soy muy orgulloso de ser un norteamericano. Y de su sistema judicial"

Y añade que hasta fue a Texas, a presenciar una de las audiencias presididas por un juez de inmigración, en la que se definía la suerte de uno de sus beneficiados con las fianzas. "Me llamó la atención cómo se desarrollaba todo, en orden".

¿Podríamos llamarlo "el ángel de los indocumentados?, fue la pregunta de Univision Online. "No -respondió-, simplemente soy alguien que tiende una mano a quien la necesite".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad