publicidad

Estudio reveló que la mayoría de los estadounidenses apoya la reforma migratoria

Estudio reveló que la mayoría de los estadounidenses apoya la reforma migratoria

Un sondeo difundido en Washington reveló que la crisis económica no detiene los respaldos a la reforma migratoria.

Debate urgente

WASHINGTON - Un sondeo difundido en Washington el lunes reveló que la crisis económica que golpea a Estados Unidos no detiene los respaldos a una reforma migratoria que legalice a millones de indocumentados.Según una encuesta del grupo Benenson, el 55 por ciento de los estadounidenses estima que la empobrecida situación económica de Estados Unidos hace más urgente que el Congreso debata y apruebe la reforma migratoria, mientras que el 42 por ciento opinó lo contrario.

La encuesta, encargada por la organización América's Voice, un grupo de Washington que cabildea a favor de un cambio generoso de las leyes de inmigración, mostró además que casi siete de cada 10 estadounidenses prefieren que los inmigrantes indocumentados paguen impuestos en vez de ser arrestados, encarcelados y deportados del país.

Según dijo Pete Brodnitz, autor de la muestra, la mayor parte de los encuestados coincide en que el sistema migratorio vigente -y reformado por última vez en 1996 por el Congreso- no funciona.También reveló que para la mayoría de los estadounidenses  y que no es justo que haya indocumentados que no paguen impuestos por sus ingresos.

El Centro de Política Migratoria estima que entre 50 y 66 por ciento de los inmigrantes sin papeles en Estados Unidos pagan impuestos federales y estatales, además de contribuir al Medicare y Seguro Social.

publicidad

Debates truncadosEn los últimos cuatro años el debate de la reforma migratoria ha sufrido dos importantes derrotas en el Congreso por falta de apoyo bipartidista.

El primero de ellos en 2006, después que ambas cámaras aprobaran por separado versiones distintas. La Cámara de Representantes había decidido negar la legalización y criminalizar la estadía indocumentada, mientras que el Congreso creó un camino hacia la ciudadanía para millones de indocumentados que carecieran, entre otros requisitos, de antecedentes criminales.

En junio de 2006 el entonces liderazgo republicano canceló el nombramiento del Comité de Conferencia aduciendo razones de seguridad nacional.

Un año después el Senado rechazó debatir al no existir consenso entre ambos partidos.

¿Qué opina del sondeo divulgado en Washington? Comente aquí.

Panorama diferente

Pero el año 2010 pinta distinto y es probable que ambas cámaras decidan en el primer trimestre de este año aprobar una reforma migratoria, aunque con un rígido camino hacia, primero, la residencia temporal y luego una opción de residencia permanente.

El 13 de diciembre del año pasado el congresista Luis Gutiérrez junto a otros 70 legisladores demócratas y el apoyo de unas 800 organizaciones de base, entregó a la Cámara de Representantes un plan de reforma amplio que incluye la residencia y la ciudadanía para indocumentados que pagan impuestos y carecen de antecedentes penales.

publicidad

Un plan similar está siendo redactado por los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), siendo el primer plan bipartidista en tres años y que promete avanzar en las discusiones del legislativo.

El plan bipartidista también incluye la residencia, aunque con requisitos más severos que el plan promovido por Gutiérrez  más cercano a las exigencias del sector ultraconservador republicano.

Precedentes favorables

El Grupo Benenson realizó un sondeo similar en mayo del año pasado y en noviembre de 1998, ratificando esta vez el apoyo de los estadounidenses a una reforma migratoria.

Según la muestra, el respaldo a la reforma migratoria fue mayor entre los demócratas (69 por ciento) que entre los independientes (67 por ciento) y los republicanos (62 por ciento).

De acuerdo con declaraciones de la Secretaria se Seguridad Nacional (DHS), Janet Napolitano, en caso que el Congreso apruebe una reforma ésta debería exigir que todos los indocumentados sean fichados por las autoridades federales.

La muestra de Benenson arrojó que más del 87 por ciento de los estadounidenses apoya que los extranjeros sin papeles se registren ante el gobierno federal y cumplan condiciones para legalizarse, entre ellas trabajar, pagar impuestos y

aprender inglés.

La semana pasada un estudio de Raúl Hinojosa de la Universidad de California encontró que una reforma migratoria que incluya la legalización de indocumentados, resultaría en un beneficio de $1.5 billones a la economía en una década, y que aumentaría el salario de todos los trabajadores del país, incluso los estadounidenses.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad