publicidad

Estudiantes piden Dream Act

Estudiantes piden Dream Act

Hijos de inmigrantes presionan por una reforma migratoria que les permita ir a la universidad y pagar como residentes.

Estudiantes piden Dream Act 8d956902b52342c4befb0d2c46c7cd49.jpg

Largo recorrido

WASHINGTON - Un grupo de estudiantes indocumentados, hijos de inmigrantes en Estados Unidos, llegó el lunes a Washington para pedir una reforma migratoria que incluya una disposición que les dé acceso a educación superior en iguales condiciones que los estadounidenses.

Semana clave para la reforma

El movimiento en favor de la conocida como Dream Act (Ley del sueño, por la frase sueño americano), inició el 13 de junio en Los Angeles (California) un viaje en tren hacia la capital estadounidense para presionar a los legisladores por una reforma migratoria amplia y justa.

A ellos se sumaron grupos de los estados de Florida, Virginia, Maryland, Texas, Arizona, Michigan y Ohio, tanto de origen hispano como asiáticos y africanos.

publicidad

En su camino recorrieron varias de las principales ciudades del país, tales como Chicago, Miami y Nueva York y finalmente Washington DC.

Entre la visa y la muerte

Igualdad de condiciones

Agrupados en un movimiento que se dio en llamar "Sueños a través de Estados Unidos", los estudiantes buscan que se apruebe una medida adscrita a una reforma migratoria, "para que los hijos de inmigrantes puedan estudiar" en iguales condiciones que los estadounidenses aunque no tengan documentos, y acceder por esa vía a la residencia y luego a la ciudadanía, explicó Manuel Rendón, de 19 años, de Texas, al llegar a la estación principal de la capital.

Rendón es ciudadano estadounidense, hijo de inmigrantes mexicanos.

Su objetivo es convertirse en abogado y señaló que, aunque él no tiene dificultades para estudiar por ser estadounidense, conoce a personas que están teniendo problemas para costear sus estudios, al tener que pagar matrículas universitarias superiores al estándar para un norteamericano.

Los participantes del movimiento prevén contar sus historias personales a legisladores, como forma de promover una reforma migratoria, señalaron los organizadores de la visita.

Acuerdo de reforma en el Senado

El debate migratorio

A finales de mayo una comisión de negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca dieron a conocer un proyecto de reforma migratoria que incluye una vía de legalización para indocumentados que viven en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007.

publicidad

De ser aprobado por el Congreso, favorecería a miles de estudiantes indocumentados en Estados Unidos que tienen notas sobresalientes y que están a punto de finalizar la escuela secundaria e ir a la universidad.

Por ahora el acuerdo se encuentra detenido en el Senado e incluye parte del lenguaje del proyecto de ley Dream Act.

El debate podría ser reanudado el jueves o viernes de esta semana, confirmó la oficina del líder demócrata de la Cámara Alra, Harry Reid (Nevada).

Los puntos flacos de la reforma

Historia del "sueño"

El Dream Act (Development, Relief and Education for Alien Minors Act) fue presentado el septiembre de 2003 a la Cámara Alta por los senadores Orrin Hatch (republicano de Utah) y Richard Durbin (demócrata de Illinois).

En el curso de estos cuatro años ha sido revivido sin éxito en diversas ocasiones, la última en marzo, tras una iniciativa de los representantes Howard Berman (demócrata de California), Lucille Roybal-Allard (demócrata de California) y Lincoln Diaz-Balart (republicano de Florida).

El proyecto recomienda permitir que estudiantes inmigrantes que fueron criados en Estados Unidos y se graduaron de secundarias estadounidenses "tengan la oportunidad de realizar sus estudios superiores y tener un camino hacia la ciudadanía", explicó Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR, por sus siglas en inglés).

publicidad

Miles abandonados

Las Raza precisó que desde 2003 "más de 390 mil de los mejores estudiantes en este país se han graduado de la secundaria con ninguna esperanza de realizar sus estudios superiores".

"No podemos dejar que este talento continúe siendo malgastado. Ahora es la hora para que el Congreso la apruebe y permita que el tremendo potencial que estos estudiantes tienen pueda ser aprovechado por nuestras comunidades y nuestro país", enfatizó Murguía.

Más de 60 mil cada año

De ser aprobado como parte de las reformas a la ley de inmigración, el Dream Act beneficiaría a unos 65 mil estudiantes cada año, pero exige que los favorecidos posean, entre otras características, buen carácter moral, demostrar buen comportamiento y no tener antecedentes criminales.

Los favorecidos, explica, ganarían la residencia sólo si obtienen un título universitario y si durante el paso por la universidad mantienen el mismo nivel de calificaciones obtenido durante la secundaria.

La iniciativa, además, busca facilitar que las universidades estatales traten a los estudiantes indocumentados como residentes del estado, lo que implica un pago de matrícula más bajo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad