publicidad

Estudiantes indocumentados confían que habrá reforma migratoria en 2009

Estudiantes indocumentados confían que habrá reforma migratoria en 2009

Universitarios indocumentados esperan que Barack Obama promueva y apruebe una reforma migratoria justa y amplia.

Miedo a flor de piel

LOS ANGELES - Universitarios indocumentados en California estudian con ahínco con la esperanza de que el presidente Barack Obama realice cambios a las leyes de inmigración y puedan legalizar su situación para poder trabajar cuando egresen (sobre todo si el Congreso agrega a la reforma migratoria el proyecto de ley Dream Act.).

"Los universitarios que no tenemos documentos vivimos con el miedo de ser deportados", dijo David Velázquez, estudiante de ciencias políticas en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA).

Para este joven de 18 años esta situación de los estudiantes indocumentados es injusta "porque la mayoría vinimos a este país desde niños, aquí hemos crecido y a pesar de que estamos estudiando para el Gobierno no somos más que criminales".

Originario de Guadalajara, México, Velázquez cruzó la frontera estadounidense a la edad de 10 y desde entonces ha vivido junto su familia en una ciudad al norte de San Diego.

Deportados a México

En enero de 2008, después de efectuar compras en un supermercado su madre junto a su hermano de 11 años fueron detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza y luego deportados a México; pero 8 meses después regresaron caminando por el desierto.

"Como indocumentados no tenemos acceso a becas y para poder estudiar un amigo de la familia me pagó el primer trimestre y el resto lo he pagado yo con lo que gano trabajando como asistente en una oficina de la universidad", indicó el joven cuya carrera cuesta $18 mil anuales.

publicidad

"Obama es diferente de (George W.) Bush y de él tan sólo esperamos lo que prometió", indicó respecto a la promesa que hizo el ahora presidente durante su campaña electoral de trabajar en una reforma migratoria.

Músico de corazón

Otro estudiante en una situación similar es Carlos Flores, de 19 años, quien nació en Netzahualcoyotl, México, e ingresó a territorio estadounidense junto a su familia a los 4 años. Hoy estudia economía en UCLA.

"Lo que yo hago para pagar mis estudios es que como sé tocar guitarra me contratan para ir a tocar a recepciones o junto con otros amigos nos vestimos de mariachis y los fines de semana vamos a amenizar fiestas", dijo Flores.

"Una de las injusticias del sistema es que cuando termine la carrera con un titulo de universidad estadounidense puedo ser aceptado para trabajar en cualquier empresa en México o el mundo, pero no aquí, porque no tengo documentos", aseguró.

¿Cree usted que Obama cumplirá el compromiso de campaña y promueva una reforma migratoria en 2009? Comente aquí.

Sueño americano

Estos estudiantes son miembros de la organización "Promoción de sueños, igualdad, acceso y éxito en la educación (IDEAS)" de UCLA, que impulsa la legalización y acceso a becas de estudiantes indocumentados a través de la aprobación del Dream Act o "Acta de los sueños" a nivel federal.

publicidad

David Hernández, profesor asistente del programa de estudios Chicanos de UCLA, dijo que los universitarios indocumentados en Estados Unidos son aproximadamente 65 mil.

Hernández señaló que la falta de documentos de algunos de sus estudiantes a veces le deprime y dificulta su misión de educador.

"Por ejemplo, cuando tenemos viajes de campo a Tijuana (México) ellos no pueden ir o cuando visitamos las cárceles", indicó Hernández.

"Hace poco un estudiante que ganó una beca para una maestría en otro estado fue invitado a visitar la universidad; pero no pudo ir porque (para no someterse al chequeo de documentos en el aeropuerto) no puede volar en avión", explicó.

Reforma migratoria

Por ello le pide al presidente Barack Obama la aprobación de una ley que alivie la situación de los estudiantes indocumentados.

En La Coalición para los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), María Rodríguez trabaja organizando estudiantes indocumentados, en 30 universidades estatales y privadas, para el proyecto "red de soñadores de California".

"El gobierno promete que si los jóvenes estudian duro y se portan bien tendrán éxito; pero no es cierto, porque estos estudiantes que están viviendo en una promesa al graduarse no van a poder trabajar en lo que han estudiado por no tener documentos", dijo a Efe Rodríguez.

publicidad

"Pero, lo que los motiva a seguir es que algún día la situación migratoria va a cambiar", finalizó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad