publicidad

Espia hispano en redada

Espia hispano en redada

Univision Online conoció que el servicio de inmigración tenía al menos un espía hispano detrás de una redada.

Infiltrado en español

Mientras grupos y organizaciones pro inmigrantes lanzaron nuevas críticas contra las redadas y denunciaron el miedo generalizado, Univision Online conoció que el servicio de inmigración tenía al menos un "indocumentado hispano" que ayudó a investigar y a llevar a cabo una redada a cambio de papeles legales.

El trabajador de New Bedford, Massachusetts, que habló bajo reserva de su nombre, por temor a ser arrestado y deportado por su condición Ilegal, dijo que esa ciudad "parece un desierto" y que muchos huyeron después de la redada de principios de marzo.

"Llegaron agentes federales y policías locales y estatales a la fabrica donde se hacen los chalecos antibala que usan los soldados del Ejército de Estados Unidos", dijo. "Arrestaron a más de 380, entre ellos a mi esposa".

El obrero relató que "el hombre fue enviado a un lugar donde consiguió papeles falsos y con ellos (los papeles) se fue infiltrando hasta llegar a la planta de los chalecos antibalas", contó.

Agregó que el "infiltrado" permaneció en la fábrica "siete u ocho meses", y que durante ese tiempo "le contó todo a las autoridades".

"Cuando los agentes llegaron conocían el nombre de cada uno, qué hacía, dónde estaba y cómo se llamaba. Lo sabían todo", destacó.

publicidad

"Decenas de patrullas"

"Era el segundo día de trabajo de mi esposa. La redada comenzó a las 8:15 de la mañana. Lo rodearon todo, con decenas de patrullas y vehículos de color negro con vidrios oscuros", añadió.

"A ella se la llevaron, pero salió en libertad supervisada al otro día, porque la comunidad intervino debido a que tenemos una hija pequeñita que estaba en una guardería".

El indocumentado agregó que "ahora estamos desempleados, dependiendo de la caridad y esperanzados en que el Congreso apruebe una vía para que podamos arreglar nuestros papeles. Damos gracias a Dios que no se la llevaran lejos, porque defenderla hubiese costado mucho, mucho dinero".

Métodos sofisticados

El informante secreto, la llegada de decenas de unidades, los arrestos y el traslado de detenidos a puntos lejanos del lugar de residencia, forman parte de las medidas que Michael Chertoff, Jefe de Seguridad Nacional de Estados Unidos comunicó a finales de 2005 al Congreso, en Washington.

El secretario dijo que sus agentes usarían las mismas técnicas para combatir el crimen organizado y reiteró la vigencia de un programa de deportaciones aceleradas que se iría incrementando paulatinamente.

"Pienso que nuestro enfoque en el departamento es brindar el tipo de objetivos de misión y equipo que dieron resultados cuando nos concentramos en la lucha contra el crimen organizado para hacer frente al desafío de la inmigración ilegal", explicó.

publicidad

A toda prisa

Chertoff ha señalado que el "objetivo" del gobierno es detener a los indocumentados y "llevarlos desde el lugar donde fueron detenidos a sus países de origen, y hacerlo con la suficiente regularidad y precisión para lograr disuadir a la gente (...), porque van a darse cuenta de que cuando cruzan la frontera ilegalmente, van a ser detenidos y expulsados".

"Nuestro plan es ampliar las deportaciones mediante una mejor utilización de nuestros sistemas de detención y expulsión para aumentar la rotación", ha reiterado en varias ocasiones.

Pero los apuros del gobierno no los entiende el trabajador de New Bedford cuya esposa fue detenida en marzo.

"Nosotros no somos delincuentes, ni traficantes ni vendemos drogas a nuestros hijos. Somos trabajadores honestos que también pagamos impuestos, y con nuestras manos fabricamos los chalecos antibalas que usan los soldados de Estados Unidos que combaten el terrorismo", remarcó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad