publicidad
.

Entregaron lineamientos para una reforma migratoria "generosa" en Estado...

Entregaron lineamientos para una reforma migratoria "generosa" en Estados Unidos

Entregaron lineamientos para una reforma migratoria "generosa" en Estados Unidos

Grupo de congresistas demócratas entrega "lista de principios fundamentales" para una reforma migratoria generosa.

Sólo para los buenos

Un pequeño grupo de congresistas demócratas entrega este martes en el Capitolio una "lista de principios fundamentales" que podrían ayudar a definir un proyecto de reforma migratoria comprensiva que, por ahora, no cuenta con el respaldo de los republicanos.

Liderado por el legislador Luis Gutiérrez (Illinois), el grupo está acompañado por unos 2,500 representantes de sindicatos, iglesias y grupos de derechos civiles que defienden los derechos de los inmigrantes y piden al Congreso y a la Casa Blanca una vía de legalización inmediata para unos 12 millones de indocumentados.

Según explicó Gutiérrez en su página de Internet, la reforma migratoria "no puede esperar" y es tiempo de aprobar un camino de legalización lo antes posible.

Agregó que el listado de principios "servirá" para redactar una ley de reforma migratoria integral que reconozca el aporte de los inmigrantes a Estados Unidos.

Advirtió, sin embargo, que de acuerdo con los lineamientos establecidos, los indocumentados que tengan antecedentes criminales o hayan cometido faltas graves no calificarán para obtener la residencia y luego la ciudadanía estadounidense.

"Si usted viene aquí a lastimar a nuestras comunidades, no vamos a apoyarlo", puntualizó.

Las ideas básicas

El plan del martes 13 contiene los siguientes principios o lineamientos:

publicidad
  • Cancelar políticas basadas sólo en la ejecución y la disuasión (redadas y deportaciones, entre otros) como el único medio para regular la inmigración.
  • Abordar a fondo las causas que generan la inmigración. Cambio de políticas para que no se produzcan condiciones de acogida que fuercen a miles de personas cada año abandonar sus países de origen y emigrar hacia Estados Unidos sólo para sobrevivir.
  • Revisar acuerdos de intercambio comercial, militar y de ayuda exterior para proteger al trabajador estadounidense y extranjero. Velar por mejores condiciones para generar progreso económico y justicia social para la clase trabajadora en Estados Unidos y los países con los que Estados Unidos tiene acuerdos.
  • Crear una fórmula razonable, justa y humana para determinar los niveles de inmigración en el futuro. Nombrar una comisión independiente que revise las políticas actuales y establezca números de admisión basada en el trabajo y necesidades humanitarias.
  • Camino de legalización para los inmigrantes indocumentados que actualmente viven y trabajan en Estados Unidos. Eliminar restricciones basadas en país de origen, condición económica, educación, tiempo de residencia o cualquier otro criterio.
  • Asegurar las fronteras y mejorar los mecanismos de distribución de tarjetas de residencia para reducir el flujo de la migración a través de canales ilegales.
  • Ejecutar el cumplimiento de las leyes laborales y de empleo. Aumentar castigos a empleadores que incurran en prácticas laborales injustas o ilegales. Aumentar la supervisión y la inspección del gobierno en esta área.
  • Cerrar el programa de trabajadores huéspedes temporales porque no ofrece ningún beneficio para el pueblo estadounidense.
  • Fomentar la sindicalización para favorecer la participación de una política de inmigración que fortalezca la clase media y obrera.
  • Incluir el DREAM ACT en la reforma migratoria, para permitir que miles de niños y jóvenes que fueron traídos a Estados Unidos de manera indocumentada puedan obtener la residencia.
  • Reunificación familiar para beneficio de residentes y ciudadanos estadounidenses, incluyendo las parejas del mismo sexo.
  • Incluir la iniciativa AgJobs para que miles de trabajadores agrícolas sin papeles entren en la vía de la legalización.
  • Derogar secciones de la Ley de Inmigración de 1996 que permitan redefinir el número de delitos que obligan a la deportación de un inmigrante.
  • Fin de detenciones permanentes de inmigrantes que han cometido violaciones a la ley de inmigración no relacionadas con crímenes violentos.
  • Mejorar el sistema de visados para inmigrantes menores de edad.
  • Cancelar la Sección 287(g) de la ley de inmigración que otorga poderes extraordinarios a las policías locales para que sus agentes ejerzan funciones como funcionarios de inmigración.
  • Mejorar la política de asilo y refugio para darle mayor protección a niños y personas víctimas de delitos.
  • Modernizar y simplificar el proceso migratorio para acabar con los retrasos.
  • Simplificar la reunificación familiar. Acortar las esperas para que las familias puedan estar juntas de forma inmediata.
  • Ampliar la discrecionalidad de los jueces de inmigración para tratar casos de manera individual y tomen decisiones basadas en lo específico de las circunstancias y los resultados del caso.
  • Castigos más justos de acuerdo a los delitos cometidos por un inmigrante. Un delito menor o una violación civil de las leyes de inmigración no deben llevar consigo un castigo que podría compararse a un delito grave en un caso penal.
  • Equiparar la cuota de visas de residencia para favorecer a los países en vías de desarrollo.
  • Actualizar la Sección 249 de la Ley de Inmigración y mover la fecha de principios de los ochenta a 1996.
  • Eliminar los delitos de vileza moral tipificados en la ley de inmigración, una reliquia jurídica amorfa.
  • Reconocer que la inmigración es vital para mantener una América sana, vibrante y próspera.

¿Qué opina de los lineamientos del plan del martes 13? Comente aquí.

publicidad

Debates truncados

En los últimos cuatro años el debate de la reforma migratoria ha sido suspendido en dos ocasiones por falta de respaldo bipartidista. El primer intento ocurrió entre finales de 2005 y junio de 2006, cuando ambas cámaras del Congreso aprobaron dos versiones distintas de reforma migratoria que no alcanzaron a ser armonizadas por el Comité de Conferencia.

El primer proyecto, aprobado el 16 de diciembre por la Cámara de Representantes, cerró el paso a la legalización de indocumentados y estableció una férrea política de seguridad que incluía redadas masivas de indocumentados, deportaciones, la construcción de un muro en la frontera con México, cárcel a los extranjeros sin permiso de estadía legal y criminalización de la estadía indocumentada, por ahora una falta de carácter civil.

Un segundo proyecto, aprobado el 25 de mayo de 2005 en el Senado, incluyó un fuerte componente de seguridad nacional y una vía de legalización regulada por multas y requisitos que iban desde una permanencia de al menos tres años en el país hasta saber inglés, pagar impuestos y carecer de antecedentes criminales, entre otros requisitos.

El 3 de junio de ese año el entonces liderazgo republicano canceló la convocatoria del Comité de Conferencia aduciendo razones de seguridad nacional.

La última batalla

publicidad

Un año más tarde, en 2007, demócratas y republicanos volvieron a intentar un debate, el que terminó abruptamente en mayo por falta de apoyo en ambas cámaras luego de una ácida guerra de enmiendas a un proyecto que permitía la legalización a algunos indocumentados, pero siempre y cuando salieran de Estados Unidos y gestionaran la residencia desde sus países de origen tras el pago de una fuerte multa.

A partir de entonces el país fue envuelto por un clima antiinmigrante que llevó a decenas de municipalidades en al menos 30 estados a aprobar leyes para detener la inmigración sin papeles. Un reporte de la Asociación Nacional de Municipalidades dio cuenta que entre 2006 y 2008 se debatieron más de 1,300 iniciativas de ley y ordenanzas en unos 28 estados, y de ellas más de 140 fueron aprobadas, pero muchas fueron frenadas por las Cortes porque violaban la constitución estadounidense.

Jueces federales argumentaron en sus fallos que la ley de inmigración debe ser ejecutada por el Gobierno Federal y no por los gobiernos locales (municipales o estatales).

Redadas y deportaciones

De forma paralela, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) incrementó las redadas de inmigrantes en centros de trabajo, terminales aéreas, supermercados y residencias, arrestando a miles de indocumentados que fueron encarcelados y luego deportados de Estados Unidos.

Un reporte de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) dio cuenta que en el curso del año fiscal 2008 ejecutó más de 1,200 batidas sólo en puestos de trabajo y arrestó a más de 32 mil trabajadores sin papeles y que la mayoría de ellos fue puesto en proceso de deportación.

publicidad

La agencia también reconoció que cuenta con más de 100 equipos especiales que operan a nivel nacional y buscan a unos 540 mil inmigrantes con orden de deportación final para expulsarlos del país. Simultáneamente, reforzó el sistema de verificación de empleo denominado E-Verify para impedir la contrata de trabajadores sin permiso de trabajo en Estados Unidos.

Ante el oscuro e incierto panorama que se cierne para millones de indocumentados, Gutiérrez dijo que esbozaba los lineamientos generales de un plan que podría ayudar a definir, en el corto plazo, una reforma migratoria generosa.

Fuentes del Congreso consultadas por Univision.com indicaron que la reforma migratoria será aprobada siempre y cuando los republicanos acepten colaborar, con ideas y votos, en ambas cámaras del Congreso.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
Caras de tristeza, alegría y nerviosismo, de todo un poco se pudo ver en el acto de nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
publicidad