publicidad

Empresarios presionan a la Cámara para que apruebe la reforma migratoria

Empresarios presionan a la Cámara para que apruebe la reforma migratoria

Los empresarios lanzan una ofensiva en el Congreso y la Casa Blanca para que se apruebe la reforma migratoria en el 2013.

Presión empresarial en Washington para aprobar la reforma migratoria Univision

Sólo quedan 15 días de sesiones para que finalice la sesión del año 2013 y todo indica que no habrá un voto final

Dirigentes empresariales se encuentran en Washington con el objetivo de presionar a líderes de la Cámara de Representantes para que permitan un voto en el pleno y aprueben una reforma migratoria comprensiva.

La estrategia coincide con el reinicio del período de sesiones tras un corto receso y cuando restan solo 15 días hábiles de trabajo para concluir el período 2013.

Delegaciones de empresarios recorren las oficinas de legisladores y de la Casa Blanca para decirle al legislativo y al Congreso que es tiempo de una reforma migratoria este año.

La avanzada incluye campañas publicitarias y el envío de mensajes de texto a cada uno de los 435 legisladores de la Cámara. El diario La Opinión de los Ángeles reportó que los dirigentes empresariales hasta amenazan con retirar sus donaciones si el Congreso no aprueba la medida.

No hay tiempo

Díaz-Balart dijo lo mismo la semana pasada al diario The Washington Post. También el congresista republicano de California, Kevin McCarthy, el tercer republicano en el liderazgo de la mayoría en la Cámara, aseguró que no hay tiempo para debatir la reforma migratoria en lo que resta del 2013.

Pese a los anuncios del fracaso del debate, los empresarios no se rinden y siguen presionando para que el tema siga en agenda y no se agote sino hasta finales de 2014, cuando termine el mandato del actual Congreso electo en los comicios de noviembre de 2012.

publicidad

Los líderes

La semana pasada el presidente Barack Obama se reunió en la Casa Blanca con varios líderes empresariales a quienes les pidió seguir presionando al Congreso para que apruebe una reforma migratoria con sentido común este año. El mandatario ha dicho que respalda el plan del Senado que incluye la ciudadanía para los indocumentados.

Los republicanos han respondido que debatirán su propia iniciativa, por partes y con énfasis en la seguridad fronteriza. Ninguna de las partes citadas asegura la ciudadanía o la legalización de los 11 millones de indocumentados.

A su vez, el presidente de la Cámara, el republicano de Ohio John Boehner, advirtió en junio la vigencia de la regla Hastert que sólo permite llevar al pleno aquellas iniciativas de ley que tengan el respaldo de la mayoría de la mayoría (118 de los 234 votos).

Una fuente del Congreso familiarizada con el tema y que pidió el anonimato dijo a Univision Noticias.com que no solo la regla Hastert tiene frenada la reforma, sino que ningún demócrata respaldará una iniciativa republicana que cumpla con la regla Hastert, lo que significa que el liderazgo no enviará al pleno ningún proyecto sin antes garantizar “una victoria en el pleno”.

Agregó que con este escenario “no solo se acabó el tiempo, sino que las probabilidades de enviar y aprobar un plan “no existe” en estos momentos.

publicidad

Estrategia anunciada

Grupos de Silicon Valley junto a otros altos ejecutivos estimaron que todavía hay tiempo para cambiar las leyes de inmigración vigentes entre los meses de noviembre y diciembre.

Los empresarios cuentan además con el apoyo de religiosos, la Cámara de Comercio, alcaldes, gobernadores y agricultores, entre otros, quienes también presionan a la Cámara para que envíe cuanto antes un proyecto al pleno.

La Casa Blanca y el partido demócrata aseguran que tienen los votos necesarios (218) para aprobar una reforma migratoria en el pleno de la Cámara, y le piden a Boehner que deje de lado la regla Hastert.

En octubre un grupo de demócratas presentó el proyecto de ley HR 15 basado en el plan del Senado con cambios en una dura enmienda de seguridad. A la iniciativa se sumaron tres republicanos y tendría apoyos suficientes para convertirlo en ley.

El liderazgo republicano mantiene su postura faltando 15 días hábiles de sesiones para el período 2013.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad