publicidad

Embarazadas sin asistencia

Embarazadas sin asistencia

De aprobarse, una ordenanza prohibiría ofrecer servicios prenatales a las embarazadas sin papeles en Carolina del N.

Sin servicios prenatales

CHARLOTTE, Carolina del Norte - Un condado de este estado se podría convertir en uno de los más antiinmigrantes del país de aprobarse una ordenanza que prohibiría ofrecer servicios prenatales a las embarazadas indocumentadas.

Localizado a 100 millas de Raleigh, capital del estado, Beaufort es conocido por adoptar medidas que afectan a los indocumentados, que incluyen declarar el inglés como idioma oficial, retirar señales bilingües en edificios del condado y eliminar la opción de español en los sistemas telefónicos.

La Junta de Comisionados está buscando la asesoría del Instituto de Reformas a Leyes de Inmigración, una organización con sede en Washington que combate la inmigración ilegal, para determinar qué otros servicios se pueden negar a los residentes sin papeles.

Esto incluye negar la atención médica a las mujeres embarazadas y negar el servicio de agua.

"Vienen (ilegales) al país y traen sus esposas embarazadas y niños. Esas familias están colapsando nuestro sistema de asistencia pública. No podemos seguir costeando esos gastos", afirmó el comisionado Hood Richardson, uno de los promotores de la medida.

Actualmente, los indocumentados no tienen acceso a programas de asistencia social ni estampillas de comida, pero pueden utilizar las bibliotecas, parques, escuelas, clínicas, hospitales y salas de emergencia.

publicidad

El más antiinmigrante

La zona, con apenas 46 mil habitantes de los cuales 4 por ciento son hispanos que se dedican a trabajos del campo, se ha convertido en una de las áreas más difíciles para inmigrantes sin documentos de Carolina del Norte.

El pasado mes de abril, Richardson propuso que el Departamento de Salud y Servicios Sociales registre a las personas con apellidos hispanos que solicitan ayuda a manera de "indicador" del número de residentes sin papeles que acuden a la dependencia.

La propuesta enfureció a comunidad hispana, que se presentó a una de las reuniones de comisionados a tildar la propuesta de "racista", la cual finalmente no fue aprobada.

"Están utilizando la retórica del miedo para aterrorizar a la comunidad. Hay personas que no están recibiendo servicios a los que tienen derechos por esta situación", explicó a Efe Rebecca Logan, de la Unión de Libertades Civiles Americanas de Carolina del Norte.

Demandarán "discriminación"

Logan dijo que la institución mantiene reuniones periódicas con las comunidades inmigrantes de Beaufort para monitorear la situación y que de ser necesario "entablarán acciones legales".

Para Cipriano Moreno, pastor de la Iglesia Bautista Alfa y Omega en Washington, al norte del estado, la posición de los comisionados es de "pura discriminación".

publicidad

"No quieren a los hispanos aquí y creen que todos son indocumentados, pero no es así", reiteró el pastor.

Según Marisol Barr, coordinadora del programa Options de violencia doméstica, en Beaufort no se están "persiguiendo a los indocumentados".

"Hablan más de lo que actúan. Lo que preocupa a los comisionados es el dinero que gastan en los indocumentados porque hay muchos que utilizan los servicios y no pagan", afirmó a Efe Barr.

Igual que Prince William

El condado Beaufort está siguiendo los pasos de la localidad de Prince William (Virginia), que en 2007 aprobó una ordenanza de permite sólo a los residentes legales utilizar programas de asistencia de hipotecas y prevención de uso de sustancias.

Stan Deatherage, otro comisionado de Beaufort, espera que los esfuerzos que se hacen en el condado para hacer más difícil la vida a los indocumentados "inspiren" a otras áreas del país a tomar medidas similares.

"La gente no sabe el costo de los ilegales a los hospitales y escuelas. Hay que llamar la atención de alguna manera", enfatizó Deatherage.

Ambos comisionados reiteran que les gustaría "ir más allá" de lo que fue Prince Williams e inclusive cobrar a los usuarios de servicios sociales que requirieran asistencia de intérpretes.

"También hay que negarles el acceso a la educación pública porque no deben tener ese derecho", apuntó Deatherage.

publicidad

Según Richardson, quien ha llamado a los inmigrantes "espaldas mojadas" y busca la reelección en noviembre, los indocumentados "quieren convertir esta nación en un lugar bilingüe".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad