publicidad
Levanta TU Voz: Pide una reforma migratoria por el derecho de vivir con su familia

El tema de campaña 2008

El tema de campaña 2008

Los 12 millones de indocumentados que viven en EU se debaten entre la legalización o  la deportación masiva a partir de 2009.

Levanta TU Voz: Pide una reforma migratoria por el derecho de vivir con...
Levanta TU Voz: Pide una reforma migratoria por el derecho de vivir con su familia

Guerra de posturas

WASHINGTON - La reforma migratoria quedó sepultada este año en medio de pugnas sobre cómo resolver la inmigración ilegal en Estados Unidos, pero el tema, sumado al creciente poder del voto hispano, será decisivo en los comicios de 2008, aseguraron expertos.

A un año de las elecciones generales, los aspirantes demócratas y republicanos a la presidencia se han enzarzado en un álgido debate sobre qué hacer con los doce millones de inmigrantes indocumentados que viven en los Estados Unidos.

En cada foro público, los argumentos suelen tener el mismo canto: los partidarios de la "mano dura" aseguran que los inmigrantes clandestinos son una carga pública y deben ser deportados, y quienes predican una solución "humana" responden que ellos contribuyen a la economía y merecen una vía para su legalización.

publicidad

Como telón de fondo está, más visible que nunca, el creciente número de votantes hispanos que, según expertos consultados por Efe, podrían ayudar a definir al ganador en 2008.

El voto hispano

"Sin duda, con los meros números podemos ver cómo ha crecido el voto latino desde 1992. Es un crecimiento nada desdeñable al que ningún partido puede hacer caso omiso", dijo John Zogby, presidente de la empresa encuestadora Zogby International.

El voto hispano será decisivo en estados en disputa como Arizona, Colorado, Nuevo México, Florida y Nevada, vaticinó el encuestador.

Como prueba de ese crecimiento, Zogby señaló que en 1992, los hispanos conformaron el cuatro por ciento del total de 92 millones de estadounidenses que votaron ese año.

En 1996, fueron el cinco por ciento de 95 millones de votantes y, en 2000, fueron el seis por ciento de 105 millones de electores.

Más votos, más poder

En 2004, los latinos pasaron a ser el 8,5 por ciento de 122 millones de votantes y, para el próximo año, Zogby prevé que conformarán entre el 10.5 y 11 por ciento de 130 millones de votantes.

Fueron los latinos los que contribuyeron a la reelección del presidente George W. Bush en 2004, cuando éste obtuvo el 40 por ciento del voto hispano, frente al 35 por ciento en 2000.

Ambos partidos están conscientes de la importancia del voto hispano -desde hace años invierten millonarias sumas en campañas publicitarias en español-, sólo que la inmigración es un tema muy volátil y los candidatos, temerosos de suicido político, se muestran inapetentes ante una posible "amnistía".

publicidad

Demasiado en juego

"La cosa es más complicada para los republicanos que abogan por una mano dura contra la inmigración ilegal, porque ser 'antiilegal' se traduce a ser 'antiinmigrante', lo que a su vez significa ser 'antihispano', para muchos", advirtió Zogby.

"Es un asunto con altos riesgos políticos que no va a desaparecer, pero nadie se quiere ensuciar las manos: los republicanos, en particular, quieren mantener contenta a su base conservadora con un mensaje antiinmigrante, pero arriesgan perder las ganancias que lograron entre los votantes hispanos", explicó.

En un momento en que la guerra en Irak, la salud y el bienestar económico se han convertido en obsesión nacional, los demócratas parecieran tener un panorama político favorable, pero en el tema de inmigración "podrían perder puntos", agregó.

Ventaja demócrata

Larry Sabato, analista y profesor de política de la Universidad de Virginia en Charlottesville, consideró que los republicanos llevan las de perder, debido a las posturas de varios en contra de los inmigrantes.

Recordó que muchos republicanos perdieron en las legislativas de 2006 después de que la Cámara de Representantes, bajo control republicano, abandonó la reforma migratoria propuesta por Bush.

En cambio, sí aprobó, en diciembre de 2005, un proyecto de ley del legislador republicano James Sensenbrenner (Wisconsin) que convertía en criminales a los indocumentados o a quienes les daban apoyo.

publicidad

Esa medida suscitó tal repulsa -además de que movilizó como nunca a los latinos-, que nunca fue votada en el Senado.

Tema candente

El descontento latino contribuyó a la derrota de más de un republicano en 2006. Según el centro de análisis "New Democrat Network" (NDN), de tendencia demócrata, sólo el 30 por ciento de los hispanos votó por un republicano en 2006.

La volatilidad del problema migratorio, ya demostrada en un debate republicano el miércoles pasado en Florida, quedará de nuevo plasmada durante el foro "Heartland" entre demócratas, este próximo sábado 1 de diciembre en Des Moines (Iowa).

En ese foro, organizado por el Centro para un Cambio Comunitario (CCC), cinco aspirantes demócratas, entre ellos los senadores Hillary Clinton y Barack Obama, responderán a preguntas sobre inmigración, salud y derechos laborales.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad