publicidad

El presidente Obama reiteró su compromiso con la reforma migratoria en 2009

El presidente Obama reiteró su compromiso con la reforma migratoria en 2009

El presidente de EU busca apoyo para elaborar proyecto de reforma migratoria que incluya legalización de sin papeles.

Primeros 100 días

WASHINGTON - Tres semanas después de que la Casa Blanca anunciara que el presidente Barack Obama estaba presionando para incluir la reforma migratoria en la lista de prioridades para el 2009, el mandatario reiteró la noche del miércoles que buscará la cooperación de quienes estén interesados para resolver "este problema crucial".

El anuncio se registra en la víspera del 1 de mayo, cuando miles de inmigrantes en al menos 20 estados saldrán a las calles para pedirle al Presidente y al Congreso que aprueben una reforma "generosa", que frenen las redadas y detengan las deportaciones hasta que el proyecto se convierta en ley.

Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, para conmemorar los primeros 100 días de su mandato -iniciado el 20 de enero- Obama explicó que "queremos avanzar en este proceso (de la reforma migratoria). No podemos continuar con este sistema fallido. No es bueno para nadie".

De acuerdo con lo anunciado por su Administración, el presidente convocaría a inicios del verano a un debate nacional que contaría con la participación, entre otros, de legisladores demócratas y republicanos, expertos en el tema de las leyes de inmigración, sindicalistas, religiosos, abogados y activistas por los derechos de los inmigrantes.

De estas reuniones saldría un proyecto de reforma migratoria por consenso, el que sería remitido al Congreso para su debate y aprobación, discusiones que arrancarían probablemente en el otoño.

publicidad

Algunas características

Un modelo de plan de reforma sugerido durante la campaña incluiría la legalización para la mayoría de los 12 millones de indocumentados que viven en el país, carecen de antecedentes criminales, pagan impuestos y hablan inglés, entre otros requisitos.

La Casa Blanca ha advertido que no existe un plan preestablecido y que la propuesta que sea enviada al Congreso saldrá del debate a convocar por el mandatario.

Obama señaló anoche que es partidario de una reforma que incluya una eventual naturalización de los residentes sin papeles, una postura que sostiene desde el inicio de su campaña presidencial.

Seguridad fronteriza

Sin embargo, afirmó que antes de ello los estadounidenses deben estar convencidos de que se está haciendo todo lo posible por garantizar la seguridad de las fronteras.

Agregó que el ingreso de trabajadores ilegales o indocumentados al país se ha convertido en un factor de presión en las comunidades fronterizas y es fuente de una enorme serie de problemas.

Al ser consultado su estudiará el tema de la reforma migratoria con el senador republicano John McCain (Arizona), su rival en la elección presidencial de noviembre, Obama respondió que "me gustaría unirme a él y a otros para analizar este problema crucial".

¿Qué opina de la reiteración del presidente sobre la reforma migratoria? Comente aquí.

publicidad

Sería en 2009

En otra parte de la conferencia, transmitida por las principales cadenas de televisión en horario estelar, el Presidente dijo que veía "este proceso moviéndose este año. Yo me voy a mover lo más rápido que pueda".

Los demócratas tienen una mayoría cómoda en la Cámara de Representantes que les permitiría aprobar un proyecto sin mayores contratiempos, siempre y cuando el partido funcione en bloque. En el senado la unidad del partido del presidente no es tan compacta, pese a contar con 57 asientos más el apoyo de las dos curules independientes.

Para que la reforma sea aprobada se necesitan 60 de los 100 votos existentes.

"La bancada demócrata en el Senado no vota en bloque el proyecto de la reforma migratoria", dijo recientemente a Univision Interactive Multimedia (UIM) Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU). "Pero vamos a contar con el apoyo de senadores republicanos para lograrlo. Estamos en campaña para conseguir esos apoyos".

La antirreforma

El año pasado, en plena campaña presidencial, el Congreso ventiló el proyecto de ley conocido como 'Secure America with Immigration and Enforcement', propuesta por el representante demócrata Heath Shuler (Carolina del Norte), Brian Bilbray (republicano de California) y Tom Tancredo (republicano de Colorado).

Entre otras medidas, la legislación obligaba a los patronos a verificar el empleo del cien por ciento de sus trabajadores -a través de una cuestionada base de datos- y criminaliza la estadía indocumentada -por ahora una falta de carácter civil-.

publicidad

También agregaba recursos para las agencias locales y estatales encargadas de vigilar la aplicación de las leyes migratorias -tareas que le corresponden al gobierno federal- y de las sanciones a quienes violaran esas normas.

Otros detalles del plan

La polémica ley restrictiva de reforma migratoria recomendaba mejorar el cumplimiento de la ley dentro del país y en los centros de trabajo y simplificar los programas existentes de trabajadores invitados (empleos temporales).

En cuanto a las regulaciones sobre verificación de empleo, exigía que los empleadores despidan a aquellas personas que no puedan verificar que tienen los documentos legales para trabajar en Estados Unidos.

El SAVE Act también convertía en delito federal el transportar, dar albergue, ocultar o proteger a un inmigrante indocumentado, recomendación que ya había sido ventilada a finales de 2005 por la Cámara de Representantes cuando aprobó el proyecto de ley HR 4437, patrocinado por el republicano James Sensenbrenner (Wisconsin), que criminalizaba la estadía ilegal, por ahora una falta de carácter civil.

Organizaciones nacionales pro inmigrantes no descartan que este año se presenten en el Congreso iniciativas similares a la patrocinada por Shuler.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad