publicidad

El gobierno de Obama aclaró que las redadas de inmigración están siendo "revisadas"

El gobierno de Obama aclaró que las redadas de inmigración están siendo "revisadas"

Las redadas de inmigrantes no han sido "suspendidas", sino están siendo "revisadas", le aclaró el gobierno de Estados Unidos al Congreso.

Reiteran moratoria

WASHINGTON - Las redadas de inmigrantes no han sido suspendidas, aclaró el jueves el gobierno federal estadounidense. Pero reiteró que siguen bajo "revisión", de acuerdo con una orden dada por la Secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Janet Napolitano, tras la batida del 24 de febrero en Bellingham, estado de Washington, y que ella aseguró no haber sido informada por sus subalternos.

Si bien la "revisión" del programa de arrestos -creado bajo la administración del ex presidente George W. Bush (2001-2009)- constituye un cambio en la política migratoria federal, organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes siguen insistiendo en que el gobierno debe detener las redadas por lo menos hasta que el Congreso debata y apruebe una nueva ley de inmigración, que entre otros elementos incluya una vía de legalización para millones de indocumentados.

De acuerdo con explicaciones dadas el jueves por el DHS a un panel de la Cámara de Representantes, el gobierno ha diseñado una estrategia para hacer de los empleadores el objetivo principal de las redadas en sitios de trabajo, pero advirtió que el cambio no constituye un esfuerzo para proporcionar una amnistía extraoficial, y recalcó que "se lidiará de forma apropiada" con los trabajadores indocumentados.

Según Marcy Forman, directora de la oficina de investigaciones de la agencia de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), "la secretaria (de Seguridad Interna) está comprometida a perseguir a los empleadores que se involucren en actividades delictivas".

publicidad

El término usado

Señaló que las redadas de inmigración en lugares de trabajo no están siendo "suspendidas", sino "revisadas" para determinar si existe suficiente evidencia para procesar a los empleadores, dijo The Associated Press.

En el año fiscal 2008, el ICE deportó a casi 350 mil inmigrantes indocumentados, ejecutó más de 1,200 redadas en centros de trabajo y arrestó a unos 32 mil trabajadores sin permiso para laborar en Estados Unidos.

Agregó que a nivel nacional operaban más de 100 grupos especiales que rastrean unos 540 mil indocumentados con orden de deportación y que esperaba capturarlos en el curso de 2009.

Las advertencias fueron refutadas por organizaciones nacionales que favorecen los derechos de los indocumentados, quienes han pedido al presidente Barack Obama que presente cuanto antes un plan de reforma al Congreso y que frene las redadas hasta que el legislativo apruebe un cambio a las leyes de inmigración e incluya una vía para que indocumentados que llevan tiempo en el país, pagan impuestos, cancelen una multa y carezcan de antecedentes criminales, puedan pedir la residencia permanente.

¿Cree usted que el gobierno de Barack Obama teme a la reacción de los republicanos de línea dura si suspende las redadas mientras da tiempo al Congreso a que apruebe una reforma migratoria? Comente aquí.

Reforma en 2009

Obama se ha limitado a confirmar una promesa de campaña de enviar al Congreso un proyecto de reforma en 2009, basado en un fuerte componente de seguridad nacional, reunificación familiar y legalización de indocumentados. La reiteración del compromiso la hizo al término de una reunión con legisladores hispanos en la Casa Blanca y previo a una visita a la Ciudad de Los Angeles, California.

publicidad

Pero no todos en Washington respaldan el giro en la política migratoria. El legislador Harold Rogers (republicano de Kentucky) dijo estar preocupado por el pronto anuncio que hará Napolitano sobre el protocolo de las redadas en sitios de trabajo.

"Me pone nervioso que el gobierno esté realizando un cambio mayor", comentó Rogers, quien es el republicano de más alto rango en el subcomité de seguridad interna del Comité de Apropiación de la Cámara de Representantes. "Espero que se pueda probar que estoy equivocado. Rezo para estar equivocado", reportó AP.

Plan vigente

Las redadas en centros de trabajo forman parte de un sofisticado programa de verificación de empleo (E-Verify) impulsado bajo la administración republicana de Bush. E-Verify fue puesto en funcionamiento el 17 de septiembre del año pasado.

El E-Verify es una base de datos administrada por el servicio de inmigración conectada con las bases de datos de la Administración del Seguro Social (SSA) y del DHS, que reúnen datos de millones de personas, tanto ciudadanos como residentes legales en Estados Unidos.

El programa es la segunda parte del Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEV) que fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003 y que forma parte de las políticas de seguridad implementadas tras los ataques terroristas de 2001.

Voluntario, pero...

El sistema, al que los empleadores acceden por teléfono o Internet, faculta al gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, coteje su nombre y números de identidad con otras bases de datos, y compruebe que tiene visa y permiso para laborar en el país.

publicidad

Un segundo sistema fue habilitado en julio por DHS. Se trata del ICE Mutual Agreement between Government and Employers (IMAGE), "herramienta" del gobierno para hacer más riguroso el control sobre los centros de trabajo y fortalecer la batalla que libra en contra de la inmigración ilegal.

Un tercer plan paralelo impulsado por el DHS, basado en el envío de cartas a empleadores advirtiendo sobre reglas más severas a quienes contraten a indocumentados, por ahora se encuentra suspendido por orden de un juez federal de San Francisco.

Quienes apoyan leyes duras de inmigración argumentan que se permitirá a los trabajadores indocumentados continuar trabajando ilegalmente en Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad