publicidad
John Boehner.

Difícil escenario para la reforma migratoria

Difícil escenario para la reforma migratoria

La pérdida para los demócratas del control de la Cámara de Representantes significó un llamado de atención al Presidente Barack Obama, y también un duro revés para la reforma migratoria en el legislativo estadounidense.

John Boehner.
John Boehner.

Activistas temen que avance republicano frene legalización

La pérdida para los demócratas del control de la Cámara de Representantes significó un llamado de atención al Presidente Barack Obama, y también un duro revés para la reforma migratoria en el legislativo estadounidense.

De los 57 asientos conseguidos en 2008, los demócratas apenas sobrepasaron el 51 por ciento (de un total de 100) y los republicanos recuperaron al menos seis escaños, uno de ellos por Marco Rubio, un cubano americano de línea ultraconservadora respaldado por el movimiento Tea Party que favorece una política migratoria que priorice la seguridad nacional y frene la inmigración indocumentada.

En la Cámara de Representantes el recuento muestra una victoria republicana aplastante (239 asientos frente a 185 demócratas), un resultado que señala el fin del liderazgo de Nancy Pelosi (demócrata de California) y anuncia la llegada de John Boehner (republicano Ohio) como nuevo presidente de la Cámara, el tercer hombre más poderoso de Estados Unidos después de Obama y del vicepresidente Joe Biden.

publicidad

Nuevo escenario

"Nosotros creemos que con este panorama, el futuro de la reforma migratoria será difícil", dijo a Univision.com Teodoro Aguiluz, director ejecutivo del Central American Resource Center (CARCEN) en Houston, Texas. "Hay políticos que durante la campaña se declararon en contra de la reforma migratoria y fueron electos. Ahora tendremos que lidiar con ellos", apuntó.

Desde que Obama fue electo en 2008, decenas de organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes unieron fuerzas para exigirle el cumplimiento de una promesa de campaña de empujar, en el primer año de su mandato, una reforma migratoria comprensiva que incluyera una vía para legalizar a millones de indocumentados.

Con 57 votos en el Senado, todo indicaba que el camino a recorrer sería corto. Pero temas de mayor interés tales como la crisis económica, las guerras en Afganistán e Irak y el debate de la reforma de salud desviaron la atención del Congreso. A ello se sumó la apatía de entre seis y 10 senadores demócratas electos en estados cuyos electores rechazan la legalización, y la negativa republicana de sumarse a un debate bipartidista para conseguir los 60 votos necesarios y aprobar la reforma.

"Ahora será más difícil, porque hay políticos que definitivamente se declararon en contra de la reforma migratoria durante la campaña. Y vemos un aumento de ese pensamiento (antiinmigrante) en la Cámara de Representantes, donde han tomado el control los republicanos con el apoyo del movimiento Tea Party, que se opone de una manera bastante fuerte a la legalización de millones de trabajadores", apuntó Aguiluz.

publicidad

"Una salida fácil"

En Los Ángeles, California, Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA, dijo que el panorama a corto plazo para la reforma migratoria "no se ve muy prometedor" y que si bien existe una probabilidad en el Senado, "el número de votos republicanos en la Cámara de Representantes presagia un camino dificultoso".

Sin embargo, dijo que a partir de esta semana y hasta el día en que asuma el nuevo Congreso (la tercera semana de enero), los demócratas pudieran "darnos alguna sorpresa" y aprobar "una salida fácil" al tema, que resumió como la pronta aprobación del Dream Act, ley que concede residencia a estudiantes indocumentados sobresalientes que ingresaron siendo niños a Estados Unidos.

"Sería la última oportunidad para que esta sesión del Congreso, electa en 2008, se congratule con los electores latinos", añadió el activista. "Hay algunos pronósticos de que eso podría ocurrir porque los demócratas están obligados a impulsar algo antes de que asuma el nuevo Congreso. Probablemente el Presidente Obama y el Senador Harry Reid (demócrata de Nevada) saquen adelante el proyecto, pero reitero que eso sería una solución fácil al problema".

El Dream Act surgió por primera vez en 2001 y ha sido debatido al menos siete veces en el Congreso sin conseguir los votos suficientes para convertirlo en ley. La iniciativa recomienda darle residencia temporal a miles de estudiantes sin papeles con buenas calificaciones y, una vez graduados de la universidad o que ingresen a las filas de las Fuerzas Armadas, otorgarles la residencia permanente.

publicidad

"Pero insisto, se trata de la solución fácil", reiteró Gutiérrez. "Y si la aprueban, podrían prometernos una reforma para después de 2012. Pero no hay nada claro ni nada seguro por ahora. Lo único cierto es que a partir de enero la Cámara de Representantes será liderada por los republicanos y los demócratas perdieron además escaños importantes en el Senado. Ese es el panorama a corto plazo".

Nunca fue fácil

Las preocupaciones de Gutiérrez son similares a las expresadas por Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA), en Los Ángeles. "El futuro de la reforma es difícil, siempre ha sido difícil", dijo. "Ahora vamos a esperar si los republicanos tendrán la capacidad de resolver esta situación tan cruel que está pasando nuestra comunidad inmigrante".

Salas agregó que el ala ultraconservadora del partido republicano (apoyada por el movimiento Tea Party) "le quitó muchos puestos a republicanos moderados" y que durante toda la campaña "ésta mostró una tendencia antiinmigrante" que causó preocupaciones. Pese a ello, dijo que también ellos (los conservadores) "se dieron cuenta en esta elección del poder del voto latino y es ahí donde se marca la diferencia".

publicidad

En noviembre de 2008 el voto latino contribuyó al triunfo de Obama quien obtuvo alrededor de 6.7 millones de sufragios (de un total de 10.2 millones de electores hispanos que representan el 11 por ciento nacional). En noviembre de 2012 "seremos más y aportaremos más", apuntó Salas.

Resultado esperado

Tirso Moreno, director de la Asociación de Trabajadores de Florida Central, la derrota legislativa demócrata "se veía venir" y que el resultado de la elección del martes 2 de noviembre se traduce en "un llamado de atención" para el presidente Obama.

"No es una sorpresa. Aunque uno siempre tiene la esperanza de que las cosas no vayan tan mal como resultaron. Pero es lo que tenemos y con eso tenemos que lidiar para seguir avanzando en nuestra lucha", señaló.

Moreno dijo además que "desde hace un tiempo nos estábamos preparando para el peor escenario y creemos que el resultado de la elección así lo demuestra. Creemos que incluso en algunos estados, como Florida, van a meter leyes como la de Arizona. Pero primero esperarán a ver qué dice la Corte Federal (del Noveno Circuito de San Francisco que debe resolver una demanda) para dar el siguiente paso. Mientras, nosotros vamos a seguir preparándonos para seguir luchando".

Amenaza sobre el tapete

Gutiérrez mencionó al respecto que "hay entre 10 a 13 estados que están preparándose para someter proyectos legislativos como la SB1070 y están esperando a ver qué resuelve la Corte federal. Tenemos que esperar el dictamen para entonces analizar el futuro".
publicidad

La SB1070 fue promulgada el 23 de abril por la gobernadora de Arizona, Jan Brewer (reelecta el martes al cargo). Entre otras recomendaciones permite a las policías locales (estatal y municipal) preguntar el estado migratorio a individuos que sean detenidos bajo cualquier otra ley vigente, y también criminaliza la estadía indocumentada, que en el resto del país es una falta de carácter civil no criminal.

También exige que los empleados y funcionarios públicos denuncien al servicio de inmigración a indocumentados que soliciten algún tipo de servicio, y que quien no cumpla con esta disposición es sancionado por las autoridades correspondientes.

No hay mal que por bien…

Sereno y confiado en los resultados de la batalla que libra la comunidad hispana por la reforma migratoria, Eliseo Medina, vicepresidente del Service Employees International Union (SEIU) dijo que la elección del 2 de noviembre de 2010 "volvió a demostrar la importancia del peso del voto latino en Estados Unidos".

"Ahora tanto demócratas como republicanos saben que sin nuestro apoyo no pueden ganar en 2012. Pero para tener nuestro respaldo debemos sentarnos a dialogar y aprobar cambios", uno de ellos la reforma migratoria comprensiva que permita legalizar a millones de indocumentados.

"Ya tenemos planes", aseguró. "Estamos discutiendo, Por ahora los republicanos andan un poco borrachitos después de la victoria del martes, pero pronto comenzarán a ver muy claro primero con un solo ojo. Y en estas discusiones también participan otras organizaciones y todos juntos vamos a aumentar la presión en 2011 para que debatan y aprueben la reforma".

publicidad

En las discusiones citadas por Medina se encuentra el proyecto de reforma migratoria que a principios de octubre entregaron al Senado los Senadores Bob Menéndez (Nueva Jersey) y Patrik Leahy (Vermont y presidente del Comité Judicial). El plan incliye una vía de legalización para indocumentados que, entre otros requisitos, saben inglés, paguen impuestos, cancelen una multa y carezcan de antecedentes criminales.

"Vamos a insistir en el debate de la reforma justa, esta vez con los resultados del voto latino en las urnas. Ahora con toda seguridad podemos decir en Washington que nosotros marcamos la diferencia en una elección", concluyó Medina.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad