publicidad
Los trabajadores agrícolas inmigrantes son uno de los grupos más vulnerables de Estados Unidos.

Diario criticó plan migratorio

Diario criticó plan migratorio

El plan migratorio que elabora la Casa Blanca está "divorciado de la realidad", opinó el diario The Washington Post.

Los trabajadores agrícolas inmigrantes son uno de los grupos más vulnera...
Los trabajadores agrícolas inmigrantes son uno de los grupos más vulnerables de Estados Unidos.

Divorciado de la realidad

WASHINGTON - El plan de reforma migratoria que elabora la Casa Blanca está "divorciado de la realidad", opinó el lunes el diario The Washington Post.

El matutino criticó que la propuesta es más un "documento político" destinado a "aplacar" a los sectores republicanos más duros que un "programa factible destinado al éxito en el mundo real".

El diario, cuyo informe de portada este lunes cuenta además historias de niños estadounidenses hijos de padres ilegales detenidos en redadas antiinmigrantes, señala en un editorial que "el plan sobre inmigración de la administración Bush está divorciado de la realidad".

"Todavía la Casa Blanca está haciendo muy poco para generar un plan que pueda reunir apoyo bipartidista y reformar efectivamente las irrealistas normas sobre inmigración del país", señala el periódico, que critica entre otros la idea de hacer pagar multas a los inmigrantes ilegales que intenten regularizarse.

publicidad

La semana pasada se filtró a los medios un borrador de propuesta migratoria de la administración del presidente George W. Bush, que ofrecería una vía de legalización a indocumentados a cambio de una multa de $10,000,, que salgan del territorio estadounidense y en sus países de origen tramiten la visa de residencia permanente.

Trabajadores huéspedes

El plan también incluye un programa de trabajadores temporales quienes recibirán una visa especial tras un pago de $3,500.

El documento podrá ser renovado, pero en cada prórroga el beneficiario deberá salir del país y pagar otros $3,500.

The Washington Post criticó el concepto de "trabajadores temporales" que deben dejar el país por seis meses cada dos años manejado por la Casa Blanca, en una economía en la que "se estima que unos 400 mil trabajadores inmigrantes serán necesarios anualmente para satisfacer la demanda del mercado laboral".

Cambio de postura

Asimismo, denunció la idea de no permitir que los "trabajadores temporales" traigan con ellos a sus familias.

En enero de 2004 el presidente Bush recomendó un plan de trabajadores huéspedes quienes podrían traer a sus familiares inmediatos (cónyuges e hijos solteros menores de 21 años), quienes podrían permanecer pero no tendrían derecho a un permiso de trabajo.

Para el Post, "la administración (de Bush) parece más concentrada en aplacar a los duros del partido" republicano.

publicidad

"En su corazón, el plan de la Casa Blanca es un documento político, no un programa factible destinado al éxito en el mundo real. (...) Podría calmar a algunos halcones sobre inmigración, pero no solucionará un problema que los estadounidenses dicen de manera abrumadora que debe ser arreglado", concluye el diario.

El plan bipartidista

La propuesta gubernamental apareció dos días después de la entrega al Comité Judicial de la Cámara de Representantes de un plan bipartidista encabezado por los representantes Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) y Jeff Flake (republicano de Arizona).

El proyecto Gutiérrez-Flake, de siete puntos, incluye seguridad fronteriza, seguridad interna, verificación de empleo, un nuevo programa de trabajadores temporales, reforma al sistema de visas y un plan de legalización de indocumentados que beneficiaría a todos aquellos que se encuentran en Estados Unidos a partir del 1 de julio de 2006.

La propuesta recomienda que los jefes de familia salgan a un puerto fronterizo para legalizar el ingreso y paguen una multa de $2,000.

Una vez legalizada la permanencia recibirán una visa de residencia temporal. Al cabo de seis años, podrán iniciar el trámite de la residencia permanente y cinco años más tarde la ciudadanía.

Los pasos por delante

La versión Gutiérrez-Flake debe ser primero aprobada por el Comité Judicial de la Cámara Baja.

publicidad

Luego debe seguir el siguiente camino:

  1. Aprobado por la Cámara Baja.
  2. El texto aprobado debe ser luego enviado al Senado.
  3. El Comité Judicial del Senado debe someterlo a votación.
  4. Una vez aprobado por el Comité Judicial, es enviado al pleno del Senado.
  5. Debe ser aprobado por el Senado.
  6. Si la versión del Senado es distinta a la versión de la Cámara de Representantes, el presidente del Congreso debe entonces convocar al Comité de Conferencia para armonizar ambas versiones y redactar una versión final.
  7. Si hubiere una versión final, esta es enviada al presidente para que la firme o la vete.
  8. Si el presidente la promulga, entonces se convierte en ley.


La Casa Blanca no ha dicho cuándo entregará su propuesta migratoria al Congreso.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
publicidad