publicidad
.

Día clave para la reforma logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3...

Día clave para la reforma

Día clave para la reforma

El presidente George W. Bush almorzará hoy con senadores republicanos y decidirán el futuro de la reforma migratoria.

En las manos de Reid

El presidente George W. Bush acudirá este martes al Congreso y almorzará con los senadores republicanos para hablar de un tema que inquieta a su administración y tiene con el alma en un hilo a 12 millones de indocumentados: la reforma migratoria.

Tras el almuerzo pueden ocurrir dos cosas: que decidan reanudar el debate - suspendido el jueves- o dejarlo morir. Pero si lo renuevan las deliberaciones en el pleno no comenzarán de inmediato, sino que podrían dilatarse varias semanas, tal vez meses.

No existe plazo para debatir la reforma migratoria ni tampoco un plazo para ponerla en vigor en caso de que sea aprobada, primero por el Senado y luego por la Cámara de Representantes.

Tampoco es seguro que la Cámara Baja tome como base de discusión el documento que apruebe el Senado, confirmó el martes a Univision Online la oficina del líder del Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada).

"La Cámara de Representantes es otro cantar", dijo Federico de Jesús, vocero de Reid. "Ellos no han dicho nada hasta ahora. No se sabe. Y no pueden empezar hasta que nosotros aprobemos un proyecto de ley".

Pocas esperanzas en reforma migratoria

Condiciones demócratas

En cuanto al punto de arranque del debate migratorio, De Jesús explicó que "está por verse" y agregó que la bancada demócrata quiere tener en claro el número de enmiendas que serán autorizadas en caso de que se reanude la discusión del proyecto.

publicidad

La noche del jueves, cuando el debate fue cancelado por Reid, tras el fracaso de una segunda gestión denominada 'motion for cloture', había al menos 44 enmiendas que a juicio de los demócratas amenazaban la vía de legalización incluido en el proyecto base elaborado por una comisión integrada por ambos partidos y la Casa Blanca.

Esta vez, dijo la oficina de Reid, las enmiendas serán limitadas con el propósito de salvar el proyecto original preparado secretamente entre abril y mayo.

Las fechas claves de la reforma

Cunde el nerviosismo

Mientras demócratas, republicanos y la Casa Blanca se ponen de acuerdo, la angustia en la comunidad inmigrante crece y por momentos desespera.

"Los últimos dos días han sido muy difíciles", dijo Marie Nazareth González, en Pensilvania. "He tenido tantas esperanzas en la reforma, que la desilusión ahora es grande. Estoy a punto de perder mi permiso de trabajo y mi licencia de manejar. No sé cómo haré para sobrevivir".

González fue designada por la Revista Latina como la mujer más importante del año 2004 por su excelencia en estudio y porque se atrevió a dar la cara para defender a miles de estudiantes indocumentados.

Pero los éxitos alcanzados antes de los 18 años se vieron truncados de la noche a la mañana, cuando a su casa llegó un grupo de agentes del servicio de inmigración para arrestarlos por no tener papeles para vivir en Estados Unidos.

publicidad

Los puntos flacos de la reforma

Una llamada anónima

Ella y su familia, todos costarricenses, emigraron en 1991. Poco después de su arribo un abogado les garantizó que sus visas duraban 10 años y se establecieron en Jefferson City, Missouri.

Trece años más tarde, una llamada anónima al servicio de inmigración generó un escándalo político y les abrieron un proceso para deportarlos porque estaban indocumentados.

"Mi padre, Marvin, era el encargado de abrir el correo del entonces gobernador, Bob Holden", contó. "Una persona hizo una llamada a las autoridades".

"En las primeras investigaciones no descubrieron nada, pero en una segunda revisión averiguaron que nuestras visas estaban expiradas. Nos dijeron que éramos indocumentados y mis padres fueron despediros del trabajo y más tarde deportados", relató.

"Yo vine aquí cuando tenía cinco años", recordó. "Estados Unidos lo es todo para mí, es mi cultura. Ahora mi vida está dividida en dos. Es muy difícil, muy difícil", puntualizó.

El costo de la reforma migratoria

"Milagro, pero muy difícil"

Sobre la reforma migratoria, la reanudación del debate y la posibilidad de regularizar su estadía para ir a visitar a sus padres o poder pedirlos para que éstos residan en Estados Unidos, González dijo que "sería un milagro, pero es muy difícil".

publicidad

"El clima por esta parte del país está muy complicado", apuntó.

"Pero hay un dejo de esperanza en que los senadores se pondrán de acuerdo y aprobarán finalmente una reforma que nos permita legalizar nuestra estadía y rehacer nuestras familias", comentó.

El sistema de puntos de la reforma

El voto hispano

Para Juan Carlos Ruiz, del Centro Cambio Comunitario (CCC) en Washington, el almuerzo entre Bush y los senadores republicanos el martes "es clave" y también "decisivo para el gobierno".

"El presidente no tiene la capacidad para revivir el sólo el debate de la reforma migratoria, está obligado a hacerlo con los senadores de su partido. Pero sería terrible si no salen a negociar con la comunidad inmigrante", advirtió.

Precisó que "si no lo hacen, si no reanudan el debate, nuestra comunidad no votará por ellos en las elecciones presidenciales del próximo año".

Respecto al proyecto de reforma detenido en el Senado, Ruiz indicó que "nosotros queremos que el debate se lleve a cabo basado en el comienzo de las negociaciones, cuando se ofreció legalizar a los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos. Eso queremos y eso exigimos".

"Hay mucho miedo"

Las exigencias de Ruiz contrastan con los miedos de Margarita Romo, directora del Farmworker Self Help, en Florida.

"Ojalá que este día sea un día que el presidente Bush me va a enseñar otra cara. Sabemos que es muy importante lo que el pueda hacer o decir y cómo puede guiar a su personal, a su partido, pero quiero que me enseñe otra cara", señaló.

publicidad

"No sabemos qué va a suceder con nuestra gente si no pasa una ley de reforma migratoria. Estoy tratando de no amargarme, pero no podemos perder la esperanza. Tenemos que seguir, por muy complicado que se presente el panorama", comentó.

En cuanto a las posibilidades de que no se resuelva nada durante el almuerzo de este martes, Romo dijo que "no se de qué manera Dios va a contestar a nuestras plegarias, pero estoy segura que nos dará alguna oportunidad. Hay mucho miedo, estábamos con muchas esperanzas que iba a pasar una buena ley, pero el fracaso del jueves nos asustó".

"Necesitamos licencia, permisos de trabajo, visas de estadía, una ruta hacia un punto de luz", insistió. "Estados Unidos es una nación de inmigrantes, formada por inmigrantes y debe darle una oportunidad ahora a 12 millones de inmigrantes que necesitan legalizar su permanencia".

Llamadas por teléfono

Antes, durante y sobre todo después del almuerzo, José Lagos, director de la Unidad Hondureña de Miami, quiere que la comunidad inmigrante llame por teléfono a los senadores y a los congresistas "y pidan que reanuden el debate y aprueben una reforma migratoria amplia, justa y humana".

A su vez Nora Sandigo, de la Fraternidad Americana, y Sergio Messa, de la Coalición Peruana-Americana, explicaron que sus organizaciones están en vigilia desde el lunes con la esperanza de que se reanude el debate.

publicidad

La Coalición Peruano-Americana dijo que en su sede de Miami "hay personas pernoctando, huyendo de las redadas, detenciones y deportaciones" que el servicio de inmigración lleva a cabo en el estado de Texas.

"Aunque nos sentimos optimistas, somos realistas. Sin el apoyo decisivo del Presidente Bush será el fin de la reforma migratoria este año, pero no así, desafortunadamente el fin de las redadas, detenciones y deportaciones", subrayó Lagos.

La Raza sigue indignada

Desde el jueves en horas de la noche el Consejo de La Raza (NCLR, por sus siglas en inglés), la principal organización hispana de Estados Unidos, está "indignada" con el Senado "por no haber procedido con el proyecto" sobre reforma migratoria.

"El país exige y se merece que se encuentre una solución a nuestro fallido sistema de inmigración y resulta impensable que el senado no proceda con el debate", reiteró Janet Murguía, presidenta de NCLR.

Murguía aseveró que a pesar de que el proyecto de ley debe mejorarse, éste ofrece una gran esperanza, y resaltó el camino a la obtención de la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, la ley conocida como Dream Act, propuesta por primera vez en 2003 y cuyo lenguaje fue incorporado al proyecto tripartita detenido en el Senado.

El Dream Act recomienda dar misa de residencia temporal a 65 mil estudiantes sobresalientes cada año para que puedan continuar sus estudios universitarios. Si mantienen el puntaje de notas y se gradúan, el gobierno les otorgará la residencia permanente.

publicidad

Marie Nazareth González califica dentro de este grupo sobresaliente de inmigrantes indocumentados.

Se espera que una vez concluido el almuerzo, Bush y los senadores de su partido formulen un anuncio. "O lo reviven o lo damos definitivamente por muerto", dijo Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA, en Los Angeles, California.

"Hay posibilidades", de reanudar el debate, mencionó De Jesús, "siempre y cuando los republicanos se pongan de acuerdo", y apuntó que durante lo que queda de junio y parte de julio permanece en agenda el debate de energía y los gastos de la guerra en Irak.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad