publicidad

Desesperanza ronda a indocumentados

Desesperanza ronda a indocumentados

El sueño de 12 millones de indocumentados se encuentra al borde del arresto y la deportación de Estados Unidos.

Desesperanza ronda a indocumentados 2e50647f31f142c69a019e2bacb5880a.jpg

Clima inapropiado

El sueño de 12 millones de indocumentados, de iniciar los pasos para legalizar sus estadías en Estados Unidos, se vio frustrado este viernes cuando se conocieron detalles de una reunión entre activistas y legisladores demócratas en el Senado. Durante el mitin a puertas cerradas se entregó la noticia que ya Univision.com había anticipado: No habrá reforma migratoria en 2010.

Al menos una docena de dirigentes analizaron la situación y determinaron que debido al clima político imperante en lo que resta del período de sesiones, el Congreso podría someter a discusión dos proyectos de ley que formaban parte de la reforma migratoria y que, juntos, benefician a unos 2.5 millones de indocumentados.

"Es muy difícil pasar una reforma migratoria comprensiva este año", dijo a Univision.com Eliseo Medina, vicepresidente del Service Employees International Union (SEIU), sindicato que agrupa a unos 2.2 millones de trabajadores. "Pero sigo creyendo que no debemos darnos por vencido".

publicidad

Medina no asistió a la reunión pero envió representantes de la organización que encabeza. "Nuestra gente acusó el impacto, salió decepcionada del encuentro. Y las bases se preguntan qué más vamos a hacer. Esperábamos unareforma migratoria en 2009 y no se dio. Luego creímos en que se aprobaría en 2010, pero todo indica que no será así. Ahora nos toca seguir batallando, no rendirnos, no dejar sola a nuestra gente".

Las alternativas

A juicio de Medina, el problema migratorio "sigue siendo importante y necesitamos seguir luchando para que se repare. Todavía queda tiempo, hay espacios en el calendario, pero la prioridad ahora son las elecciones. Y cuando venga el nuevo período, en 2011, vamos a estar en la misma situación que siempre hemos estado, luchando".

Mientras, añadió, se habló de empujar dos iniciativas y manejar una tercera vía: "Debatir las propuestas de ley AgJobs (para trabajadores agrícolas) y Dream Act. (para estudiantes sin papeles), y llevar a las urnas a la mayor cantidad posible de latinos para asentar nuestro poder en el Congreso".

El Dream Act. o Ley del Sueño recomienda otorgar residencia temporal a entre 65,000 y 320,000 estudiantes sobresalientes sin papeles que ingresaron a Estados Unidos siendo niños. Una vez graduados de la universidad o ingresados a las Fuerzas Armadas, recibirían la residencia permanente.

publicidad

El proyecto AgJobs daría residencia a unos 2 millones de trabajadores agrícolas quienes también recibirían primero una residencia temporal y, luego de cumplir un número determinado de horas de trabajo para un empleador, podrían optar -con el respaldo del patrono- a una residencia legal permanente.

¿Qué opina del fracaso del debate migratorio en el Congreso? Comente aquí.

Cambio de planes

"Nosotros no nos damos por vencido", dijo Jorge Mario Cabrera, Director de Comunicaciones de la Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (CHIRLA), una de las organizaciones que asistió al encuentro. "Creemos que este es el año apropiado para que el congreso apruebe una reforma, sabemos que el Congreso puede abordar el tema o incluso una reforma integral y debemos hacer algo para aliviar el sufrimiento de mucha gente".

Agregó que si bien "las prioridades del Congreso cambian día a día dependiendo de quién grita más fuerte, no vamos a detenernos hasta no ver una propuesta firme", y apuntó que el Congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) está encaminado a urgir a la Presidenta del Congreso, Nancy Pelosi, "para que empiece el trabajo en la Cámara Baja".

Pero advirtió que la crisis en el Golfo de México (con el peor derrame de crudo en la historia de Estados Unidos), y los debates de Medio Ambiente y Energía, además del tema de empleo y desempleo "son en estos momentos las mayores preocupaciones para los estadounidenses".

publicidad

Solas arreglan poco

En cuanto al debate de las iniciativas AgJobs y Dream Act. a cambio de la discusión de una reforma migratoria integral, Cabrera dijo que "estos planes por sí solos no arreglan el problema" y que "nosotros no nos oponemos a este tipo de legislaciones, pero nuestra lucha continúa siendo una reforma migratoria integral".

Respecto a la seguridad legislativa para debatir y aprobar ambas iniciativas a cambio del debate de la reforma migratoria, Cabrera dijo que no existen y que "nuestro miedo es que en cualquier momento discutiendo una ley los conservadores quieran completar el paquete, cualesquiera que sea, con medidas fuertes de aplicación de leyes que afectarán al resto de la comunidad inmigrante".

Dijo además que CHIRLA sigue enfocada en que el Congreso "debe proveer soluciones para reparar el sistema migratorio" y que "presionaremos pata que de alguna forma los legisladores alivien el sufrimiento de nuestra comunidad", y que dos de esos caminos son el AgJobs y el Dream Act".

"No estaríamos opuestos a ello", enfatizó.

Guerra política

Para Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA de Los Ángeles California, el futuro de la reforma migratoria es complejo y el proyecto prometido por el Presidente Obama durante su campaña en 2008 se "encuentra en una agonía preocupante"

Agregó que el movimiento a favor de la reforma migratoria, además de continuar el trabajo en Washington DC "también está enfocado en detener la entrada en ejecución de la Ley de Arizona" y dijo que "se hace todo lo posible para que una Corte federal la declare inconstitucional".

publicidad

"Estamos dando pasos para que se debata la reforma y también para detener la SB 1070" y precisó que en el curso de la última semana "se han dado reuniones al más alto nivel con la Casa Blanca y el Congreso para hablar sobre el tema de la reforma migratoria. Se estudia formar un voto en la clamara baja para que esto siga vivo y seguir presionando".

La estrategia estaría a cargo del legislador Luis Gutiérrez, quien el 15 de diciembre presentó a la Cámara de Representantes un proyecto de reforma comprensiva. Si consigue 100 copatrocinadores del proyecto, obligará entonces a Pelosi a forzar un debate inmediato.

Ordenes "superiores"

Pero el activista Gutiérrez reconoce que el futuro de la reforma migratoria es incierto. "Tengo entendido que durante la reunión de ayer a puertas cerradas en el Senado, se indicó que por orden ejecutiva se iba a suavizar la política migratoria para que no fuera tan conflictivo el asunto".

Sobre la movilización del voto latino para los comicios de medio tiempo del primer martes de noviembre, Gutiérrez analizó: "Todo indica que no habrá reforma en 2010. Pero entonces cabe preguntar: Cuando tenemos mayoría en ambas Cámaras y tanto el presidente como los líderes del Congreso prometieron una reforma en 2009 y no lo hubo porque nadie entregó un proyecto serio, ¿por qué pensar que en noviembre mantendrán la mayoría y entonces sí aprobarán la reforma?? ¿Cómo vamos a motivar a los latinos para que voten porque si vuelven a ganar ahora si habrá reforma? Si ya tuvieron la mayoría y no lo hicieron, ¿por qué creer que ahora si lo harán?"

publicidad

Gutiérrez indicó además que algunos analistas sugieren que el Senador John McCain (republicano de Arizona) se volvió antiinmigrante y que, después de ganar los comicios de agosto en su estado "retornará al redil y volverá a respaldar la reforma migratoria comprensiva". Pero reiteró que, por ahora, la posibilidad de legalizar a los 12 millones de indocumentados se encuentra en una "agonía preocupante".

No hay votos

Los demócratas cuentan con 57 escaños en el Senado (de un total de 100) y para aprobar la reforma migratoria necesitan un mínimo de 60. Pero entre 10 y 12 senadores del partido del presidente no apoyan la legalización porque sus electotes están en contra de la legalización de los indocumentados.

Medina explicó que la llegada de Scott Brown (republicano de Massachussets) al Senado para ocupar el asiento que durante cinco décadas ocupó el Senador Edward Kennedy, "le dio pretexto a esos demócratas que nunca respaldaron el proyecto para decir que su partido no tenía los votos necesarios. Brown les quitó la presión de hacer algo".

Agregó que el camino a seguir es "comenzar a trabajar para las elecciones de noviembre. Ahí vamos a definir la reforma posible. Si los latinos no salimos en grandes números a las urnas, (la reforma) no lo vamos a conseguir".

La agenda

José Parra, uno de los voceros del líder del Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada), dijo que el Congreso en estos momentos está trabajando sobre las subvenciones al seguro de desempleo y que el tema de la reforma migratoria no está incluido.

publicidad

Agregó que también se encuentra en agenda "el recorte tributario a pequeñas empresas" y que sobre inmigración "hay algunas enmiendas republicanas tratando de poner las cosas más severas".

Explicó que entre ellas se cuentan planes para aumentar el número de agentes de la Patrulla Fronteriza, redadas, más tropas para la frontera (solicitadas por McCain) y otra del Senador Jon Kyl (republicano de Arizona), para que se expanda el número de celdas para detenidos por razones migratorias.

Los republicanos batallan para que este tipo de enmiendas se agregue o incluya dentro de otras legislaciones, como ocurrió en abril de 2005 cuando el Congreso aprobó el Real ID (Ley de Identificación Verdadera) dentro de la ley de gastos militares para las guerras de Afganistán e Irak.

La agencia Efe detalló que en la reunión del jueves participaron Reid y los senadores Diane Feinstein (California), Richard Durbin (Illinois) y Bob Menéndez (Nueva Jersey). Además deñ SEIU y CHIRLA, acudieron directivos de America's Voice, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), el Sindicato de Trabajadores del Campo (UFW) y Reform Immigration for America.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad