publicidad

Demoras en la aprobación de la reforma de salud retrasaría la reforma migratoria en EU

Demoras en la aprobación de la reforma de salud retrasaría la reforma migratoria en EU

Demoras en la aprobación de la reforma de salud obligaría a postergar para 2010 la legalización de indocumentados.

Negociaciones avanzadas

La demora en la aprobación en el Congreso de la reforma de salud obligaría a postergar para 2010 el debate de la reforma migratoria y la legalización de millones de inmigrantes indocumentados. Todavía no hay fecha para discusiones ni votaciones, excepto que tal vez, durante la segunda semana de septiembre -cuando el Congreso reinicie sesiones- asome un proyecto de ley que alegraría a muchos, pero también haría llorar a quienes queden fuera de toda posibilidad de alcanzar la codiciada green card o tarjeta verde.

Pese a que el optimismo se mantiene en el subcomité de Inmigración del Senado, donde se decidirá si hay o no debate migratorio este año, y algunos líderes sindicales y organizaciones laborales confían en que se pueda concretar un proyecto de ley, la apretada agenda del Congreso así como los ajustes y puntos pendientes en el borrador del plan hacen presagiar que aprobarlo sea casi imposible.

"En septiembre se presentará el proyecto de ley de la reforma migratoria", dijo a Univision.com Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU), quien junto a dirigentes de otras organizaciones laborales, de derechos civiles y defensoras de los derechos de los inmigrantes, se han reunido con el senador Charles E. Schumer (demócrata de Nueva York) para aportar ideas al plan.

"Hemos tenido encuentros y discusiones con él y las seguiremos teniendo", agregó. "Estamos trabajando para encontrar un proyecto que soluciones el problema" de la inmigración indocumentada.

publicidad

Schumer preside el Subcomité de Inmigración de la Comisión Judicial del Senado, instancia que decidirá si hay o no debate migratorio en el Congreso. Pero antes de emitir un dictamen definitivo, Schumer ha dicho que el proyecto debe incluir, por ejemplo, mejoras al sistema de verificación de empleo (E-Verify) para obligar a las empresas a que participen en los severos chequeos del servicio de inmigración.

Frontera hermética

De acuerdo con lo dicho por Schumer, el plan también agregará a la base de datos del servicio de inmigración las huellas digitales de todos los trabajadores extranjeros que se encuentran en Estados Unidos, además de incrementar la seguridad fronteriza para frenar la inmigración indocumentada.

Algunos demócratas, como el caso de Schumer, exigen volver más estricta la forma en la que los empleadores se aseguren que han contratado a trabajadores legales, una postura que comparte la mayoría de republicanos en el Senado.

"La gente sabe que es algo esencial", dijo Schumer recientemente. "Lo es tanto, que la izquierda y la derecha están dispuestos a llegar a acuerdos" sobre el tema de la verificación de empleo.

Borrador en camino

Para Clariza Martínez, Directora de Inmigración del Consejo Nacional de La Raza (NCLR, la organización hispana más grande de Estados Unidos), la elaboración del borrador del proyecto de reforma migratoria va conforme lo planeado y no estima que haya atrasos por la demora en la aprobación de la reforma de salud.

publicidad

"Estamos en conversaciones con la oficina del senador Schumer y con representantes de la Cámara de Representantes que van a jugar un papel clave en el debate de la reforma migratoria", dijo. "En estos momentos se está hablando de un set de temas que incluyen legalización, verificación de empleo y el flujo futuro de inmigrantes".

Precisó que una de las prioridades en estas reuniones ha sido establecer que la legalización permita sacar de las sombras al mayor número de personas, pero que por el momento "no se han discutido detalles o parámetros específicos".

"La legalización se está manejando y tiene que verse como una parte esencial para el restablecimiento del orden y la ley", dijo, y recalcó, al igual que la administración de Obama, que el actual sistema migratorio está "roto" y debe ser "reparado".

¿Cree que la reforma migratoria se apruebe antes de las elecciones de 2010 e incluya una vía de legalización para indocumentados? Comente aquí.

Puntos pendientes

Pero otros puntos todavía no han sido resueltos en las conversaciones entre Schumer y los representantes de la sociedad civil que colaboran con la redacción del borrador del plan de reforma. Entre ellos, por ejemplo, el perfil del inmigrante indocumentado que calificaría para la legalizar su permanencia (una especie de reforma para santos) en Estados Unidos, las multas para abandonar el estado de ilegalidad y si los extranjeros sin papeles tendrán o no la obligación de salir del país antes de iniciar el proceso hacia la green card o tarjeta verde.

publicidad

"Estamos trabajando con eso", adelantó Medina, pero advirtió que todavía 10 ó 12 senadores demócratas no apoyarían una reforma amplia que permita a millones de indocumentados legalizar sus permanencias.

"Por eso estamos buscando el respaldo de senadores republicanos", para completar los 60 votos necesarios en el Senado.

"Tenemos varios y seguimos trabajando en el asunto", dijo.

Visas temporales

Schumer también ha indicado que el refuerzo a la ley -para el control de la inmigración indocumentada- debe incluir un programa de empleos temporales, tema que en el pasado reciente incomodó a la mayoría de organizaciones a favor de los derechos de los inmigrantes porque obligaba a los extranjeros y sus familias irse de Estados Unidos una vez caducada la visa, sin importar los años de permanencia.

A cambio de un plan temporal, organizaciones como La Raza han recomendado el programa 'AgJobs' (Ley de Empleos, Oportunidades, Beneficios y Seguridad para los Trabajadores Agrícolas), plan que daría visados de residencia temporal a miles de trabajadores -principalmente campesinos- quienes, una vez completadas un cierto número de horas de trabajo y tiempo de estadía, podrán solicitar la residencia permanente.

El National Immigration Forum (NIF) respalda el programa y ha insistido que su aprobación daría la oportunidad a "muchos trabajadores agrícolas en este país", quienes no tienen un estatus de inmigración autorizado a volverse inmigrantes documentados.

publicidad

Todo se moverá

José Parra, vocero del líder demócrata en el Senado, Harry Reid (Nevada), dijo que el alargue del debate de la reforma de salud "sí afectará" otros temas de la agenda 2009, entre ellos la reforma a la ley de medioambiente y la reforma migratoria.

"Nosotros estamos intentando que el plan se someta la primera o segunda semana de septiembre", comentó Medina. "Sabemos que el año que entra tiene que ser el año de la reforma migratoria y estamos seguros que vamos a lograrlo".

"Lo tenemos que alcanzar al principio de 2010, porque si se demora un poco, entonces será difícil que lo logremos".

Los temores de Medina se fundamentan en que el primer martes de noviembre de 2010 se llevarán elecciones de medio tiempo para renovar parte del Senado y de la Cámara de Representantes, quizás el termómetro más importante para medir el grado de aceptación o rechazo a la administración de Obama.

Durante la elección de medio tiempo de 2006, la administración republicana del ex presidente George W. Bush perdió el control de ambas cámaras del Congreso y dos años más tarde el control de la Casa Blanca, cuando Barack Obama se convirtió en el primer presidente afroamericano en la historia de Estados Unidos.

La versión de Washington

Al preguntarle a la Casa Blanca si la Administración estaba trabajando con el senador Schumer en la elaboración del borrador de proyecto de reforma migratoria, si incluiría una vía de legalización para indocumentados sin récord criminal y si sería entregado en septiembre para su aprobación en 2009, la oficina de prensa del Presidente refirió las declaraciones de Obama tras la reunión que sostuvo el 25 de junio con un grupo bipartidista del Congreso.

publicidad

Entre otras cosas, el mandatario dijo que la reforma migratoria, la seguridad fronteriza y la legalización son posibles, pero que para lograrlo se necesita un trabajo arduo por parte de ambos partidos.

"Es un asunto delicado y políticamente volátil", apuntó Obama. "Los estadounidenses aún no confían suficientemente en que el Congreso, ni ningún gobierno, se tome con seriedad la seguridad fronteriza, y entonces, les preocupa que cualquier reforma de inmigración sea una legalización a corto plazo de trabajadores indocumentados sin solución a largo plazo con respecto al flujo futuro de inmigrantes ilegales".

Añadió que aprobar un plan amplio "requerirá mucho esfuerzo" y también que "el sentido práctico triunfe, y que la razón y la buena formulación de política derroten a la política de corto plazo".

Habrá que esperar si el borrador de Schumer logra convencer a los congresistas de que ya es tiempo de legalizar a los indocumentados que llevan tiempo, pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales, entre otros requisitos. Pero es poco probable que se pongan de acuerdo en 2009 sencillamente porque se necesita tiempo para que todos, por una vez, se pongan de acuerdo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad