publicidad
.

Dejar de ser indocumentado, el sueño de estudiantes hispanos logo-notici...

Dejar de ser indocumentado, el sueño de estudiantes hispanos

Dejar de ser indocumentado, el sueño de estudiantes hispanos

Estudiantes, campesinos, amas de casa... todo inmigrante sueña con el día en que deje de ser indocumentado en Estados Unidos.

Por el 'Dream Act'

ORLANDO - Un grupo de estudiantes y campesinos exigieron al senador republicano George Lemieux su apoyo para que el proyecto de ley Dream Act se apruebe en el Congreso federal antes de las elecciones legislativas de noviembre.

Las oficinas de Lemieux en Orlando recibieron la visita de estas tres decenas de personas, que pidieron su apoyo a la ley que podría resolver el limbo migratorio de unos 192,000 estudiantes y jóvenes de Florida.

"Llegamos a las oficinas del Senador George Lemieux con la esperanza de presionarlo y que demuestre con hechos lo que ha dicho, que apoya el Dream Act", aseguró a Efe Dominique Aulisio, una joven de 21 años y portavoz de la Red de Jóvenes y Adultos (YAYA, por sus siglas en inglés).

Junto a los jóvenes de YAYA estaban representantes de la Asociación Campesina de Florida y del Ministerio Nacional Cristianos de Trabajadores del Campo (NFWM, en inglés), una entidad sin fines de lucro que apoya a los trabajadores del campo.

Representantes de Lemieux aseguraron que el senador republicano hará lo posible para apoyar la medida legislativa, aunque advirtieron que Lemieux "no es el único senador de Florida" a quien deberían acudir los estudiantes, que vistieron togas y birretes para la ocasión.

Aulisio explicó que ya tienen el apoyo del senador Bill Nelson y lamentó que Mel Martínez abandonase su carrera política porque era un "apoyo clave".

publicidad

La legislación "Dream Act", propuesta inicialmente en 2001 y que permitiría regularizar a los estudiantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir 16 años, fue presentada de nuevo en marzo de 2009, pero permanece estancada en el Senado.

Sueño hecho realidad

Esta medida permitiría que cerca de dos millones de estudiantes, de los cuales el 94 por ciento son hispanos, según datos del Instituto de Políticas Migratorias (MPI, en inglés), inicien una carrera universitaria o se alisten en el ejército estadounidense con un sueño aún más grande por cumplir: dejar de ser indocumentados.

Aulisio recordó que cerca de 65,000 estudiantes se graduan en las escuelas de Estados Unidos cada año y aseguró que "la mitad de ellos sabe lo que va a hacer y cómo obtenerlo, la otra sabe lo que quiere pero no puede y tiene que conformarse con irse a trabajar al campo".

"Aunque tengan sueños de lograr una carrera universitaria no pueden por ser indocumentado, y es por eso necesitamos que senadores republicanos como Lemieux lleven a la práctica sus palabras de apoyo al Dream Act", dijo Aulisio.

Además del "Dream Act", los estudiantes hispanos y sus padres buscan que los senadores republicanos apoyen el proyecto de ley "AGJobs", una provisión legislativa que ayudaría a miles de trabajadores agrícolas indocumentados a resolver su situación migratoria.

publicidad

Pese a que el "Dream Act" es un sueño acariciado por millones, la realidad podría ser cruda para miles de los posibles elegibles, según el reporte "Sueño o Realidad", que analiza el impacto de esta legislación y preparado por analistas del MPI.

"Muchos podrían tener problemas para ser elegibles para participar en el servicio militar u obtener una carrera universitaria, debido a niveles pobres del lenguaje (inglés) y porque sería duro pagar la matricula universitaria", explicó a Efe Jeanne Batalova, analista del MPI y coautora del reporte "Sueño y Realidad".

A pesar de estas dificultades, poder hacer realidad ese sueño, "y que miles de jóvenes indocumentados y trabajadores del campo dejen de vivir con miedo y en las sombras", es un propósito que los inmigrantes hispanos en Florida mantienen firme, aunque tengan que presionar a senadores republicanos como Lemieux, finalizó Aulisio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad