publicidad

Cuatro millones de indocumentados entraron legalmente a EEUU

Cuatro millones de indocumentados entraron legalmente a EEUU

Entraron con visas legales 40 por ciendo de los indocumentados en EEUU, eso representa 4.4 millones de personas. 

Casi cuatro millones de inmigrantes entraron legalmente a EEUU /Univision

Indocumentados que entraron con visa

Entre los 11 millones de indocumentados que se calcula hay en el país, cerca de 4 millones entraron de manera legal a los Estados Unidos, es decir con una visa otorgada por el gobierno estadounidense, sin embargo decidieron quedarse una vez vencidos sus permisos de permanencia temporal.

La información ofrecida por el departamento de Seguridad Nacional ha llevado hasta el Congreso una propuesta que obligaría a un control de quienes salen del país así como el que existe para quienes entran a EEUU.

Opina en nuestros foros

Un reportaje publicado en el diario Los Angeles Times estima que hasta un 40 por ciento (4,4 millones) de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se calculan en EEUU llegaron con visas legales y nunca se fueron.

El rotativo californiano agrega que los extranjeros que ingresan a Estados Unidos en los aeropuertos y puertos marítimos tienen la obligación de pasar sus 10 dedos en un dispositivo de huellas digitales y someterse a una fotografía de alta resolución para el software de reconocimiento facial. Los datos son compartidos con las agencias federales para hacer cumplir la ley, pero no son comprobados por las autoridades de inmigración cuando el visitante abandona el país.

Verificar quién sale, propuesta de la reforma migratoria

Dar seguimiento a las salidas de los extranjeros que visitan los Estados Unidos podría ser obligatorio si se aprueba la propuesta que forma parte de la reforma migratoria que actualmente se discute en el Senado.

publicidad

La propuesta plantea hacer un seguimiento biométrico que podría tomar huellas digitales, escaneos de retina y otros datos de identificación únicos a los extranjeros que viajarían en vuelos internacionales desde los 30 aeropuertos de mayor tráfico en los Estados Unidos, esta disposición se ha planteado para llevarse a cabo en un plazo de seis años.

El reportaje de Los Angeles Times menciona que ese punto de la reforma migratoria ha generado polémica entre miembros del departamento de Seguridad Nacional que aseguran que la propuesta es innecesaria y será muy costosa.

Funcionarios del departamento de Seguridad Nacional dicen que ellos ya están construyendo un sistema computarizado para revisar la información de las reservaciones aéreas - nombre, edad, sexo y otros datos personales " con relación a las bases de datos de inmigración.

Dicen que es más simple, menos costoso y más eficiente que lo que el proyecto de ley del Senado requeriría. Las autoridades federales cotejan los datos con una lista de "no volar" en la que se coloca a los sospechosos con supuestos vínculos con el terrorismo, por ejemplo.

"Tenemos la capacidad ahora de identificar, con un alto grado de certeza, sobre una base en tiempo real, a los que se quedan más de los términos de su entrada legal a los Estados Unidos", dijo David Heyman, secretario adjunto para la política del departamento de Seguridad Nacional, citado por Los Angeles Times.

publicidad

Encuentran puntos débiles en la propuesta

Otro punto que hace desestimar la propuesta de la revisión a extranjeros que partirán de concurridos aeropuertos es que muchos extranjeros viajan por tierra.

El gobierno de Canadá comparte información con Estados Unidos sobre los flujos migratorios de cuatro pasos fronterizos  (dos en Nueva York y dos en el estado de Washington) y la cooperación planea expandirse al resto de la frontera norte durante el verano.

El diario californiano escribe que los funcionarios estadounidenses desearían datos similares (nombres, edades y otros datos personales) de la frontera sur, pero las autoridades migratorias mexicanas no tienen un sistema informático en los puntos de cruce para recoger dicha información.

Se estima que la aplicación de controles biométricos en las fronteras (por donde la mayoría de los viajeros entran y salen de los Estados Unidos cada año) tendría un costo de 25 mil millones de dólares según funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional.

Sin embargo, estos controles para verificar los datos de los viajeros extranjeros que dejan el país no ayudarían a los agentes de inmigración a encontrar a las personas que se quedaron ilegalmente en el país.

Al respecto, Stewar Baker, ex jefe de la política del departamento de Seguridad Nacional confesó a Los Angeles Times que sigue siendo un poco escéptico sobre el valor de un sistema de controles biométricos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad