publicidad

Crisis y leyes antiinmigrantes, fatal coimbinación para los jornaleros en Arizona

Crisis y leyes antiinmigrantes, fatal coimbinación para los jornaleros en Arizona

La crisis económica y las leyes antiinmigrantes se transformaron en una fatal combinación para los inmigrantes en Arizona.

Cada día menos trabajo

TUCSON - La crisis económica y las leyes antiinmigrantes que se han aprobado en Arizona se han convertido en una letal combinación para los jornaleros que día a día tienen menos opciones de trabajo.

"Cada día vemos más jornaleros y menos trabajo disponible para ellos", dijo hoy a Efe Josefina Ahumada, trabajadora social y encargada del programa de jornaleros de la Iglesia Prebisteriana del Sur, en Tucson, que cuenta con el único centro de jornaleros en esta ciudad.

Diariamente, hasta el patio principal de esta iglesia llegan entre 40 a 50 jornaleros desde las 5 de mañana con la esperanza de encontrar un trabajo que les permita ganar por lo menos unos cuantos dólares para sus gastos diarios.

Mientras los jornaleros esperan que un "patrón" llegue a solicitar sus servicios, reciben en el patio principal de la iglesia clases de inglés con maestros voluntarios.

"Les enseñan las palabras más comunes que utilizan en trabajos como la construcción y la jardinería", señaló Ahumada.

Vacaciones de primavera

Esta semana el centro cuenta con más de una docena de jóvenes estudiantes voluntarios provenientes de California que este año decidieron pasar de esta manera sus vacaciones de primavera.

"A pesar de que cada vez tenemos más jornaleros, no es la misma cantidad que el año pasado, cuando teníamos entre 60 a 70 diariamente", dijo la trabajadora social.

publicidad

La disminución de jornaleros se debe a la falta de oportunidades en Tucson por lo que muchos han optado por mudarse a otros estados, sobre todo, aquellos que durante años han trabajado en el área de la construcción.

Para muchos grupos antiinmigrantes, los jornaleros se han convertido en la "imagen" del inmigrante indocumentado, sin embargo, Ahumada aseguró que debido a la crisis económica cada vez más son los ciudadanos estadounidenses y residentes legales que llegan hasta este centro en busca de empleo.

Verificación de empleo

Pero para algunos, como Jesús Reyes, jornalero y voluntario del centro de trabajo, el mayor obstáculo por el que no ha podido obtener un trabajo fijo es la ley estatal de sanciones de empleadores que entró en vigor en enero del 2008 en Arizona.

La ley obliga a las empresas a verificar el estatus migratorio de sus nuevos trabajadores, pero algunas, por temor a ser sancionadas, han despedido a todas aquellos "sospechosos" de ser indocumentados.

Originario del estado mexicano de Sonora, Reyes dijo que perdió su empleo debido a esta nueva ley estatal y desde hace un año no ha podido encontrar otro trabajo.

Semana de dos días

Quien también se encuentra en problemas es José Flores, un inmigrante mexicano originario de Chiapas, que vive en Arizona desde hace cuatro años.

Flores, de 37 años, llega todos los días al centro a las 5 de la mañana. Para este mexicano en una "buena semana" puede trabajar hasta dos días, en los que gana un promedio de 8 a 10 dólares la hora.

publicidad

"Aquí solo vivimos con mi esposa, tengo dos hijos pequeños en México, que cuando puedo les mando dinero, pero cada vez es menos lo que les puedo enviar", dijo Flores.

Están perdiendo todo

El inmigrante mexicano coincide en que en parte la crisis económica que se vive en Arizona es consecuencia de la ley estatal de sanciones de empleadores, ya que asegura que muchas personas están perdiendo sus empleos, por lo que pierden sus hogares por no tener dinero para pagar las hipotecas.

Agregó que el miedo que existe en Arizona es a veces tan grande que los mismos "patrones" antes de contratar a un jornalero les preguntan "si tienen papeles" para trabajar legalmente en Estados Unidos.

Otros llegan al centro pidiendo solamente trabajadores que hablen ingles.

Aunque en Tucson los jornaleros no enfrentan los mismos problemas con las autoridades locales como en otras ciudades como Phoenix, donde se quejan constantemente de que son víctimas de acoso por parte de agencias del orden.

¿Qué opina de la situación que viven miles de inmigrantes en Arizona? Comente aquí.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad