publicidad

Crece devotos a san Toribio

Crece devotos a san Toribio

La Santa Sede destacó la devoción surgida en EU a santo mexicano Toribio Romo, el patrono de los inmigrantes.

Ley antiinmigrante

CIUDAD DEL VATICANO - La Santa Sede destacó el viernes la devoción surgida en Estados Unidos al santo mexicano Toribio Romo, considerado como patrono de los inmigrantes y cuyos seguidores construyeron en su honor un santuario en Oklahoma, reportó la Agencia Mexicana de Noticias (Notimex).

"La idea del nuevo santuario la tuvo Simón Navarro, un inmigrante de origen mexicano, como respuesta a la ley sobre la inmigración (Oklahoma Taxpayer and Citizen Protection Act 2007) entrada en vigor el 1 de novembre", reveló una nota de L'Osservatore Romano, el órgano del Vaticano.

El diario resaltó que, aparte, el santuario originario de este santo en su ciudad natal de Santa Ana de Guadalupe, en el estado mexicano de Jalisco, el norteamericano es el único otro santuario al mundo dedicado a esa figura.

Añadió que la iniciativa religiosa, considerada por muchos como el patrono de los inmigrantes, es una respuesta a siete "meses de convivencia con una de las leyes más rígidas sobre la inmigración de los Estados Unidos".

Corte anuló algunas partes

A comienzos de semana un juez federal bloqueó partes de la ley antiinmigrante de Oklahoma por considerar que las medidas probablemente son inconstitucionales.

Se trató del segundo fallo judicial en menos de una semana que afecta a una ordenanza en contra de los inmigrantes indocumentados. El 29 de mayo un juez federal anuló una ley aprobada por el Concejo de Farmers Branch que prohibía a los propietarios alquilar casas y negocios a inmigrantes sin papeles.

publicidad

El juez dijo que la ley -que entre otras cosas obliga a los empresarios a verificar el estatus migratorio de todos sus trabajadores- era inconstitucional y que el control de la inmigración indocumentada en Estados Unidos es una tarea que le corresponde al gobierno federal.

Proclamación oficial

El 21 de mayo Edward Slattery, obispo de Tulsa, donde ya existe un templo dedicado a la Virgen de Guadalupe, firmó la proclamación oficial del santuario a Toribio, mientras el 25 de mayo el padre Gabriel González, rector del santuario en México, encabezó una ceremonia.

Toribio Romo, nació en el año 1900 en Santa Ana de Guadalupe, una ranchería ubicada en la región conocida como "los altos" de Jalisco.

Sus biógrafos indican que el santo, desde muy pequeño, estudió y vivió en seminarios religiosos; fue ordenado sacerdote a la edad de 22 años y muerto durante la persecución religiosa en 1928.

Toribio Romo fue ordenado diácono el 22 de septiembre de 1922, y el 23 de diciembre del mismo año fue ordenado sacerdote.

Muerto a balazos

El 25 de febrero de 1928 fue muerto por un piquete de soldados federales. Veinte años más tarde los restos de Toribio Romo fueron depositados en la capilla construida por él, en Jalostotitlán.

El 22 de noviembre de 1992 fue beatificado por el Papa Juan Palo II, y el 21 de mayo de 2000 fue canonizado junto con 24 compañeros.

publicidad

Cada sábado, desde hace va varios años, su tumba es visitada por inmigrantes que viajan desde Estados Unidos para agradecerle sus cuidados durante el cruce por la frontera.

La biografía oficial

La página digital de la Santa Sede explica San Toribio Romo nació en Santa Ana de Guadalupe, perteneciente a la parroquia de Jalostotitlán, Jalisco, diócesis de San Juan de los Lagos, el 16 de abril de 1900.

Romo fue un sacerdote de corazón sensible, de oración asidua, apasionado de la Eucaristía y que pidió muchas veces: "Señor, no me dejes ni un día de mi vida sin decir la Misa, sin abrazarte en la Comunión".

En una Primera Comunión, al tener la sagrada Hostia en sus manos, Romo dijo: "¿Y aceptarías mi sangre, Señor, que te ofrezco por la paz de la Iglesia?"

En Aguas Calientes, a las 5 a.m. del 25 de febrero de 1928, quiso celebrar la Eucaristía pero, sintiéndose muy cansado y con sueño, prefirió dormir un poco para celebrar mejor.

Apenas se había quedado dormido cuando un grupo de agraristas y soldados entraron en la habitación, y cuando uno de ellos le señaló diciendo: "Ése es el cura, mátenlo", el Padre Toribio se despertó asustado, se incorporó y recibió una descarga.

Herido y vacilante caminó un poco, una nueva descarga, por la espalda, cortó la vida del mártir y su sangre generosa enrojeció la tierra de esa barranca jalisciense.

publicidad

Miles de testimonios

Las historias sobre "soluciones milagrosas" en la frontera fluyen como el agua del río. Algunos cuentan que fueron asaltados por bandoleros quienes les robaron todo el dinero que llevaban encima, y que al cabo de las horas se detuvo un carro con un sacerdote a bordo para ayudarlos a concretar el recorrido hacia Estados Unidos.

"Cuando nos dimos cuenta ya habíamos hecho el viaje", cuentan algunos. "Antes de irse nos dio dinero", cuentan otros.

Algunas mujeres que han quedado abandonadas en el desierto narran la misteriosa aparición de un hombre joven y hablando un perfecto español ofreciendo agua y alimentos, y entregando ayuda monetaria para los imprevistos del cruce.

En el santuario de Jalostotitlán se reúnen las pruebas de los posibles milagros del santo de los inmigrantes, uno de los más populares de los 29 mexicanos canonizados por El Vaticano, principalmente por los favores que ha concedido a los inmigran que entran legal o ilegalmente a Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad