publicidad

Condenan plan de evacuación

Condenan plan de evacuación

Grupos de derechos civiles de EU condenron plan para arrestar a inmigrantes sin  paleles  durante evacuaciones por huracarnes.

Iniciativa "vergonzosa"

WASHINGTON - Grupos nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes y organizaciones de derechos civiles condenaron el rol que tendrá la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) de Estados Unidos en las labores de evacuación durante emergencias, tales como huracanes, antes de abordar autobuses.

Los líderes de las principales organizaciones de derechos civiles para latinos y asiático-americanos reaccionaron preocupados y molestos ante informes de prensa que señalan que la patrulla fronteriza revisará los documentos de identidad de los residentes del Valle de Río Bravo, Texas,  en caso de evacuación ante la proximidad de un huracán, y que de esa revisión dependerá  subir a los autobuses para sacarlos de las zonas de peligro.

"Esta es una iniciativa vergonzosa y muy peligrosa que compromete la seguridad de la gente y dificulta la labor de las autoridades fronterizas a la hora de movilizar a las personas para ponerlas a salvo durante una crisis", dijo Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR por sus siglas en inglés), el principal grupo hispano de Estados Unidos.

"Hemos mandado una carta al Secretario Michael Chertoff, del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), pidiendo que suspenda la iniciativa inmediatamente", agregó.

Serán deportados

Después de explicar que las personas que no puedan presentar los documentos en cuestión serán puestas en un autobús diferente y llevadas a centros de detención para inmigrantes indocumentados, John Trasviña, presidente del Fondo México Americano para la Defensa Legal y la Educación (MALDEF por sus siglas en inglés), añadió: "La mayoría de los estadounidenses no llevan su certificado de nacimiento o pasaporte encima, especialmente cuando abandonan su casa apresuradamente" a causa de una movilización por razones de emergencia.

publicidad

"Muchos ciudadanos estadounidenses serán sometidos al trauma añadido de tener que demostrar que están en su propio país en el momento en el que huyen para salvar su vida", agregó.

"El plan del gobierno para utilizar las labores de evacuación durante un huracán como herramienta para intentar detener a inmigrantes indocumentados es algo desmesurado", dijo Karen K. Narasaki, presidenta y gerente general del Asian American Justice Center.

"Las familias inmigrantes ya sienten miedo y desconfianza ante las autoridades estadounidenses. Esto hará que sea mucho más difícil para el gobierno local convencer a las personas de la necesidad de evacuarlas para salvar su vida, lo que no solo pondrá en peligro a las comunidades de inmigrantes, sino que aumentará también las labores de aquellos organismos encargados de las operaciones de evacuación, rescate y ayuda", añadió Narasaki.

Receta con perfil racial

A su vez, Rosa Rosales, presidenta de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC por sus siglas en inglés), recalcó un comentario realizado por un oficial de la Patrulla Fronteriza identificado como Dan Doty, que apareció citado en el periódico Rio Grande Guardian, y quien dijo que los agentes "están muy bien entrenados para percatarse de indicios que les hacen creer que una persona no sea ciudadana o residente legal en los Estados Unidos".

publicidad

"Esto es una receta para generar perfiles raciales que pondrán en peligro la seguridad de miles de familias latinas del Valle", subrayó Rosales.

Arturo Vargas, gerente general de la Asociación Nacional de Funcionarios Electos y Designados (NALEO por sus siglas en inglés) concluyó con un llamado a las autoridades para que no comprometan la seguridad del público.

"El gobierno federal debería concentrarse sobre todo y principalmente en poner a las personas a salvo durante una crisis. Al socavar las labores de ayuda durante un desastre de esta manera, el gobierno pone en riesgo la seguridad de todos los estadounidenses", dijo.

Se encienden las alarmas

La semana pasada The Associated Press reportó que las personas que escapan de huracanes en el lado estadounidense de la frontera entre Texas y México tendrán que mostrar sus documentos a las autoridades federales de inmigración.

Funcionarios de la agencia de Aduanas y Fronteras de Estados Unidos (ICE) dijeron que planean continuar chequeando la ciudadanía de personas en puntos de control en carreteras hasta 120 kilómetros (75 millas) al norte de la frontera en el caso de una evacuación.

"El procedimiento será el habitual en esos puntos de control", dijo Dan Doty, portavoz del sector de Río Grande de la agencia, al diario San Antonio Express-News. "Vamos a revisar a todo el mundo. Aquellos que estén el país ilegalmente van a ser enviados a centros de detenciones fuera del paso del huracán", dijo Doty.

publicidad

Aumentan los miedos

La política causó preocupaciones entre muchos vecinos que temen que familias no deseen dejar atrás a un miembro que no esté legalmente en el país.

"Hay un alboroto, todo el mundo está en un apuro tremendo, apenas existe una corta oportunidad para evacuar y la patrulla fronteriza está inspeccionando a las personas", dijo el padre Mike Seifert, sacerdote y activista basado en una colonia en las afueras de Brownsville. "Usted no se va a ir".

La oficina del gobernador Rick Perry confirmó que el estado preferiría que los retenes fuesen cerrados durante una evacuación.

Evacuaciones más lentas

Doty dijo que correspondía a los agentes decidir si piden documentos o no a individuos en esos retenes. Incluso con los retenes, unas 120 mil personas pudieran ser evacuadas en 80 horas, dijo.

El ejecutivo del condado Cameron Carlos Cascos dijo que la principal función del gobierno era salvar vidas.

"Si optan por revisar documentos, la Patrulla Fronteriza obviamente va a obstaculizar el proceso de evacuación", dijo Cascos. "Y una vez que la gente se entere, no van a evacuar por temor a deportación".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad