publicidad

Católicos de EU lanzan campaña nacional por la reforma migratoria con legalización

Católicos de EU lanzan campaña nacional por la reforma migratoria con legalización

Cardenales, Obispos y sacerdotes recolectan firmas para presionar al Congreso a que apruebe la reforma migratoria.

Vía a residencia

WASHINGTON - La Iglesia Católica de Estados Unidos anunció el miércoles, durante la Fiesta de la Epifanía –que celebra la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús- la distribución de 1.5 millón de tarjetas postales en las arquidiócesis del país, las que serán firmadas por fieles y luego enviadas al Congreso para urgir a los legisladores que aprueben una reforma migratoria en 2010 que, entre otros beneficios, incluya una vía de legalización para millones de indocumentados.La campaña de recolección de firmas forma parte de los festejos de la Semana Nacional de Migración, en la que la Iglesia Católica celebra la contribución de los migrantes en sus comunidades. Tambi'en agrega vigilias y proyectos de concienciación sobre el asunto en los próximos meses en todas las diócesis del país..Denominada "Campaña Justicia para los Inmigrantes" (JIF), que se desarrolla por cuarto año consecutivo, hizo un llamado a las comunidades religiosas y al público para que se comuniquen con los congresistas y les pidan que apoyen una reforma migratoria integral y justa, dijo el obispo John C. Wester, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos

publicidad

(USCCB).

Wester anunció la activación de un sitio electrónico denominado "Migración Nacional", a través del cual los usuarios pueden acceder a las postales y enviarlas directamente a los congresistas en ambas cámaras del Congreso, y decirles que debatan y aprueben la reforma migratoria con una vía de legalización justa.Semanas clave

El objetivo de la página es "influenciar" a los legisladores en las semanas y meses venideros, dijo el religioso.

Añadió que los ciudadanos estadounidenses "quieren una solución humana e integral a los problemas con muestro  sistema migratorio", y quieren que el Congreso "aborde este problema y lo haga ya".El pasado 13 de diciembre el Congresista demócrata Luis Gutiérrez (Illinois) entregó a la Cámara de Representantes un proyecto de ley de reforma migratoria que entre otras recomendaciones incluye una vía de legalización regulada para indocumentados que hablen inglés, paguen impuestos y carezcan de antecedentes criminales.

El proyecto sólo cuenta con respaldo demócrata.

¿Qué opina de la campaña de firmas organizada por la Iglesia Católica de Estados Unidos en apoyo a la reforma migratoria? Comente aquí.

La reforma católica



A partir de 2006 la Iglesia Católica estadounidense ha reiterado que la reforma migratoria debe incluir a todos los indocumentados que llevan tiempo en el país, pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales, tal y como señala el proyecto de Gutiérrez.

publicidad

Un segundo plan, con apoyo bipartidista, está siendo elaborado por los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lidsey Graham (republicano de Carolina del Sur). El 13 de noviembre la Secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, adelantó -sin mencionar ni a Schumer ni a Graham- que el proyecto incluirá una "rígida" vía de legalización.

El segundo proyecto -que sería entregado al Senado en el primer trimestre de este año- deja fuera a los indocumentados con antecedentes criminales y obligará a todos los extranjeros sin papeles a ser fichados por el gobierno federal, sin excepciones.

El plan otorgaría una residencia temporal y después de un tiempo –entre cinco a seis años- permitiría que los beneficiarios opten por la residencia legal permanente.

Perfil de reforma



La reforma migratoria, según los obispos estadounidenses, debe incluir:

  • Una oportunidad para los inmigrantes, trabajadores arduos que ya están contribuyendo con este país para salir de la sombra y, bajo la satisfacción de un criterio más razonable, alcancen una alternativa para convertirse en residentes permanentes legales y eventualmente en ciudadanos de Los Estados Unidos.
  • Reformas al sistema migratorio para reducir significativamente los tiempos de espera de las familias separadas que actualmente sufren largos retrasos para su reunificación.
  • La creación de vías legales para los trabajadores y sus familias que desean emigrar a los Estados Unidos y entrar en nuestro país para trabajar de manera segura, legal y ordenada con sus derechos debidamente protegidos.
  • Políticas de protección de las fronteras que vayan de acuerdo con los valores humanitarios y con la necesidad de tratar a los individuos con respeto, mientras que permitan a las autoridades a manejar tareas críticas en la identificación y prevención de entrada de terroristas y criminales peligrosos, así como la persecución de tareas legítimas para la implementación de la política de inmigración americana.
publicidad


Sistema restrictivo

En marzo de 2006, el cardenal Wilton Gregory, Arzobispo de Atlanta, dijo que las leyes y normas de inmigración de Estados Unidos "se han vuelto más y más restrictivas e incluso dañinas para ciertos inmigrantes y para los que solicitan asilo", y estimó que más de 10 millones de personas "viven en los márgenes de nuestra sociedad por falta de la documentación migratoria adecuada".

"Los inmigrantes de hoy a menudo enfrentan rechazo, hostilidad y discriminación en nuestras comunidades, incluso dentro de la Iglesia", apuntó Gregory.

"Aunque muchas veces celebramos la diversidad de nuestras comunidades, nosotros los obispos debemos confesar que hoy en día, al igual que en el pasado, el tratamiento del inmigrante refleja muchas veces falta de comprensión y conductas pecaminosas de intolerancia, prejuicio y discriminación que obstaculizan la unidad de la familia humana", subrayó el prelado.

Sobre la reforma migratoria, el Arzobispo de Atlanta dijo que ésta "no sólo debe proteger los derechos humanos y la dignidad de los recién llegados, sino también debe proporcionar medios legales y seguros para la entrada de posibles inmigrantes y de personas que solicitan asilo".

Se trata de personas

"Los inmigrantes son los extranjeros que Dios quiere proteger", añadió. "Son personas con nombres y rostros, esperanzas y temores. Ellos no son estadísticas o temas de conversación, sino que son personas que buscan una vida mejor por medio de su propio trabajo pesado y sacrificio".

publicidad



Gregory dijo además que la reforma migratoria debe incluir un programa merecido de legalización para las personas indocumentadas y permitir que las familias se reunifiquen, además de incluir un programa para trabajadores temporales que proteja a los trabajadores extranjeros como a los domésticos, y garantizar el debido proceso legal a los peticionarios de asilo, postura que sigue defendiendo la Iglesia Católica Estadounidense.

Durante el anuncio de la campaña de envío de firmas al Congreso, los representantes de la iglesia católica estadounidense se mostraron optimistas por la iniciativa de ley del congresista Gutiérrez y señalaron a la Casa Blanca que la reforma migratoria, al igual que otros temas de interés nacional, también es una prioridad.

Campaña paralela

El envío de tarjetas de la USCCB se suma a la campaña que desde mediados de junio de 2009 llevan a cabo más de 600 organizaciones que unieron esfuerzos para lanzar la campaña 'Reform Immigration For America' en apoyo a una reforma migratoria que permita regularizar el estatus de la mayoría de los 11.6 millones de indocumentados que viven en el país.



Teodoro Aguiluz, director ejecutivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) en Houston, Texas, dijo a Univision.com que desde mediados de diciembre los inmigrantes "tenemos la responsabilidad de visitar a nuestros congresistas, llamarlos por teléfono, enviarles un correo electrónico o un mensaje de texto pidiéndoles que respalden el plan" de reforma migratoria que entregó a la Cámara de Representantes el legislador Gutiérrez.

publicidad

"No podemos quedarnos sentados esperando a que ellos decidan. Tenemos que ir a ellos y pedírselo. Es necesario llevarles a todos ellos nuestros logros, nuestros aportes a Estados Unidos. No hemos venido a este país a robarle trabajo a nadie. Venimos para ayudar al engrandecimiento de esta gran nación".

Cómo participar


'Reform Immigration For America' reiteró un llamado a inundar de correos electrónicos el Congreso de Estados Unidos con mensajes de apoyo a la reforma migratoria amplia con vía de legalización.

En los debates de 2006 y 2007 ambas cámaras del legislativo recibieron millones de mensajes en contra de una reforma que sacara de las sombras a los millones de indocumentados que viven en el país y por ese motivo esta vez quieren revertir la tendencia.

"Queremos atraer a quienes deseen una solución con sentido común para nuestro dañado sistema de inmigración, que refuerce la igualdad de oportunidades y el estado de derecho, que trate con respeto y dignidad a las familias inmigrantes trabajadoras, y que permita que todas las comunidades y familias en Estados Unidos avancen juntas", dijeron los organizadores.

"Existe la posibilidad de que se apruebe la reforma migratoria integral en los primeros meses de 2010. Diles a tus amigos que necesitamos de su ayuda para presionar al Congreso para que apruebe la reforma migratoria", reiteró 'Reform Immigration For America'.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad