publicidad
De acuerdo con el último reporte del Pew Hispanic Center, en Estados Unidos viven 11.1 millones de inmigrantes indocumentados, la mayoría procedentes de América Latina.

Casa Blanca pidió acudir a las urnas y no desalentarse por las deportaciones

Casa Blanca pidió acudir a las urnas y no desalentarse por las deportaciones

A menos de una semana de celebrarse las elecciones de medio tiempo, la Casa Blanca pidió a los electores hispanos que salgan a sufragar y que no se desalienten por las deportaciones.

De acuerdo con el último reporte del Pew Hispanic Center, en Estados Uni...
De acuerdo con el último reporte del Pew Hispanic Center, en Estados Unidos viven 11.1 millones de inmigrantes indocumentados, la mayoría procedentes de América Latina.

Latinos inclinarán la balanza el 2 de noviembre

LOS ANGELES " A menos de una semana de celebrarse las elecciones de medio tiempo para renovar la Cámara de Representantes (435 escaños) y un tercio del Senado (34 de los 100 curules), la Casa Blanca pidió a los electores hispanos que salgan a sufragar y que no se desalienten por las deportaciones de inmigrantes indocumentados, que en el curso del año fiscal 2010 sobrepasaron los 460 mil.

"Los ciudadanos latinos deberían sentirse alentados para votar", dijo Cecilia Muñoz, directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, de acuerdo con un reporte de The Associated Press. "Al final del día, nuestra meta es arreglar lo que está mal en nuestro sistema migratorio. Se trata de nuestro futuro como comunidad y país. Hay mucho en juego. Las opciones están claras y es importante que la gente vote".

publicidad

Muñoz hizo los comentarios el mismo día que Univision Radio transmitió una entrevista que le hizo el locutor Eddie Sotelo al Presidente Barack Obama y que fue transmitida en al menos 25 estaciones en el programa “Piolín por la mañana”, que se emite desde Los Ángeles, California.

Expulsiones estratégicas

Según la funcionaria, las deportaciones de indocumentados ejecutadas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) están siendo realizadas de manera estratégica, y precisó que de los deportados en el último año fiscal, el total de convictos de delitos graves había aumentado 71% en comparación al año previo, mientras que la cantidad de aquellos que no habían cometido delitos bajó 23%.

"Este patrón muestra que estamos detrás de convictos y menos en contra de gente que no cometen delitos graves", apuntó la funcionaria durante un foro sobre salud. "Estamos obligados a ejecutar las leyes, pero al mismo tiempo reconocemos que las leyes no funcionan y es necesario resolver esto. Pero estamos aplicando las leyes de manera estratégica".

Los comentarios de Muñoz aparecen en momentos que el país se alista para acudir a las urnas y en el Congreso permanece detenido el debate de una reforma migratoria que, de ser aprobada, permitiría legalizar a la mayoría de los 11.1 millones de indocumentados que viven en el país.

publicidad

Promesa inconclusa

Durante la campaña presidencial 2008, el ahora presidente Barack Obama prometió que impulsaría una reforma migratoria comprensiva durante el primer año de su mandato, pero la crisis económica, las guerras en Afganistán e Irak, los debates de las reformas de salud y energética y la falta de respaldo bipartidista frenaron la iniciativa.

Los demócratas, sin embargo, no pierden las esperanzas. En octubre los senadores Robert Menéndez (Nueva Jersey) y Patrick Leahy (Vermont y quien preside el poderoso Comité Judicial de la Cámara Alta) presentaron un proyecto de reforma amplia que incluye una vía de legalización.

El plan beneficia a inmigrantes sin papeles que llevan tiempo en el país, pagan impuestos, saben inglés y carecen de antecedentes criminales quienes, tras el pago de una multa, podrían recibir primero una residencia temporal y, seis años más tarde, la residencia permanente.

Los republicanos respondieron a la iniciativa que el gobierno primero debería garantizar la seguridad en las fronteras y detener el cruce indocumentado antes de proceder al debate de una vía de legalización que insisten en denominar como una “amnistía”.

Futuro incierto

Pese a lo complejo del panorama para millones de indocumentados, Muñoz dijo confiar en que el gobierno de Obama no haya perdido el apoyo de la mayoría de los hispanos en Estados Unidos debido a las deportaciones y aplicaciones de otras leyes de inmigración.

publicidad

"La opinión mayoritaria en la comunidad latina está en contra de la ley (antiinmigración ilegal) de Arizona y en favor de una reforma migratoria integral", subrayó. "La reforma migratoria integral que estamos procurando tiene todos los elementos necesarios para arreglar el sistema".

Durante los comicios de 2008 Obama recibió unos 6.7 millones de los 10 millones de votantes latinos autorizados para votar.

Cuestión de votos

En cuanto a la aprobación de la reforma migratoria, el proyecto necesita el apoyo de 60 de los 100 asientos del Senado. Los demócratas cuentan con 56 curules más dos votos independientes, pero al menos cuatro parlamentarios electos en estados donde los votantes rechazan la legalización no votan a favor de un proyecto como el presentado por los senadores Menéndez y Leahy. Y los republicanos "incluyendo algunos que en el pasado apoyaron la reforma migratoria, tal el caso del Senador John McCain (Arizona)- han dicho que no debatirán el tema sugerido por los demócratas.

En el caso que los demócratas pierdan asientos en la elección del martes 2 de noviembre en ambas cámaras del Congreso, la posibilidad de un debate migratorio en el curso de 2011 y 2012 sería más estrecho que las oportunidades conseguidas durante el primer medio tiempo del mandato de Obama.

A eso obedece el llamado de la Casa Blanca para capturar el mayor número de votos hispanos posibles y, con ello, garantizar al menos que la reforma será presentada y debatida para beneficio de millones de indocumentados antes de la elección presidencial de 2012.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad