publicidad

Campaña no más muertes

Campaña no más muertes

La organización humanitaria 'No more deaths' desplegará por cuarto año consecutivo voluntarios en la frontera enre EU y México.

Zona de alto riesgo

TUCSON, Arizona – La organización humanitaria 'No more deaths' (No Más Muertes) desplegará por cuarto año consecutivo voluntarios por el sur del estado de Arizona  con la esperanza de evitar que los inmigrantes indocumentados mueran al intentar cruzar el desierto desde México.

Arizona es el punto de mayor tránsito de inmigrantes indocumentados hacia Estados Unidos y donde se ha registrado la mayor cantidad de fallecimientos a causa de lo difícil del terreno y las altas temperaturas durante el verano.

En el último año fiscal (1 de octubre de 2005 al 30 de septiembre de 2006), de acuerdo con estadísticas de la Patrulla Fronteriza (Border Patrol), 220 personas murieron al intentar cruzar la frontera por el desierto de Arizona, siendo la primera vez mucho tiempo que murieron menos personas que en el año anterior.

'No more deaths' dijo esperar que unos 600 voluntarios, entre ellos médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud, participen durante el verano 2007 en la campaña, al igual que el año anterior.

Curso de primeros auxilios

Más de 20 integrantes de la organización se sometieron a un breve curso de entrenamiento médico de emergencia para convertirse en elementos de primera respuesta en el desierto, donde ofrecerán primeros auxilios a casos que vayan desde torceduras de tobillos hasta ampollas graves.

Las relaciones entre la 'No more deaths' y la Patrulla Fronteriza se deterioraron en los dos últimos años luego que las autoridades federales acusaran a dos elementos de asistencia a los inmigrantes de haber transportado a inmigrantes ilegales para que recibieran asistencia médica.

publicidad

Identificados como Shanti Sellz y Daniel Strauss, ambos de 24 años, fueron arrestados el 9 de julio de 2005.

Detalles del proceso

En un automóvil perteneciente a uno de los detenidos, transportaban a los inmigrantes desde un campamento ubicado en la región fronteriza de Arivaca hasta un hospital de Tucson.

Shanti y Sellz aseguraron que los inmigrantes requerían atención médica de inmediato.

Ambos samaritanos enfrentaron cargos federales por transportar a indocumentados en territorio estadounidense, acusaciones similares que las autoridades presentan contra los contrabandistas de personas, también conocidos como 'coyotes' o 'polleros'.

Las acusaciones en contra de los acusados fueron desestimadas por un juez federal.

El nuevo reglamento

La detención de los activistas, sin embargo, obligó al grupo a cambiar la estrategia de sus operaciones para evitar nuevos enfrentamientos con las autoridades.

A comienzos del verano del año pasado el grupo de samaritanos anunció que la instrucción es llamar al número de teléfono 911 o a la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) en caso que la vida de un inmigrante se encuentre en peligro.

"No volveremos a enfrentar la misma situación", sostuvo Margo Cowan, abogada y representante de 'No more deaths' durante una conferencia de prensa el año pasado.

Aseguró que el nuevo reglamento de procedimientos señala que a partir de ahora sólo médicos y enfermeras certificadas podrán transportar a indocumentados que requieren atención porque sus vidas se encuentran en peligro.

publicidad

Atender, pero no llevar

El reglamento también precisa que en caso de una emergencia, un médico tendrá que estar presente para determinar si el inmigrante necesita ser transportado, y la Patrulla Fronteriza será notificada del traslado y la ruta a seguir desde el lugar donde es hallado hasta un centro médico.

Las autoridades estadounidenses han advertido en reiteradas ocasiones que las leyes del país permiten a los civiles proporcionar ayuda a los inmigrantes en apuros, pero prohíbe trasladarlos en vehículos.

El equipo de 'No more deaths'

La organización cuenta con vehículos todo terreno para recorrer el área en busca de inmigrantes que se encuentren en apuros.

El grupo lo integran activistas por los derechos humanos y líderes comunitarios que se unieron para ayudar a inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México.

Desde 1998, dice la organización, más de 2,800 inmigrantes (hombres, mujeres y niños) han muerto en el intento por entrar a Estados Unidos.

Causas de muerte

Grupos defensores de los derechos de los inmigrantes sostienen que las políticas migratorias aprobadas por el Congreso de Estados Unidos en 1996, y las severas medidas de seguridad implementadas tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, son las principales causas de muerte.

El endurecimiento de medidas obliga a los inmigrantes buscar rutas cada vez más inaccesibles, dijo Claudia Smith, directora del Proyecto Fronterizo en San Diego, California. "En casos de emergencia no hay forma de llegar a tiempo para prestarles auxilio", agregó.

publicidad

La Patrulla Fronteriza aseveró que las muertes en la frontera son responsabilidad de los traficantes de personas.

Campaña de recaudación

Cada año, antes del comienzo del verano, 'No more deaths' lanza una campaña de recolección de alimentos y artículos no perecibles que luego son llevados a varios campamentos ubicados en la frontera entre Arizona y México.

La lista incluye ropa, artículos de higiene personal, zapatos, pañales, crema para sanar pies cansados y, sobre todo, agua potable envasada.

En estos campamentos los samaritanos dan de comer a los inmigrantes, proveen una manera para que se comuniquen con sus familias, dan cuidados médicos apropiados si lo requieren y ayudan a obtener acceso a consejo de tipo legal, "todo ello gratis", subrayan los directivos.

Como en el infierno

En algunas zonas del desierto, durante el verano las temperaturas alcanzan los 120 grados Fahrenheit (48.8 grados centígrados).

La organización también pide ayuda para equipar campamentos permanentes, tal como por ejemplo electrodomésticos, muebles, comida enlatada, materiales de primeros auxilios, utensilios para acampar, linternas, cámaras de video y grabadoras portátiles pequeñas.

Estos dos últimos pedidos, explican, son para documentar la lucha de los inmigrantes en el desierto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad