publicidad
.

Bush rechazó la amnistía logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3.svg

Bush rechazó la amnistía

Bush rechazó la amnistía

El presidente de EU advirtió que la reforma estará en un punto intermedio entre la deportación y la ciudadanía.

"Punto intermedio"

El presidente George W. Bush insistió el miércoles en Mérida, México, que respalda una reforma migratoria, pero advirtió que ésta debe ser un punto intermedio entre la deportación y la ciudadanía. Es decir, que el esperado cambio no alcanzará para todos los que están, ni será tan generosa como todos quieren.

Poco antes de concluir su visita a México y regresar a Washington, Bush dijo: "Tiene que haber un punto intermedio razonable para lidiar con los 12 millones o más (de inmigrantes indocumentados) que trabajan en el país".

Y agregó: "Pienso que podemos encontrar una vía razonable, un punto intermedio entre la ciudadanía automática y expulsar a la gente del país".

Bush se opone a una reforma migratoria que dé la ciudadanía inmediata a los millones de indocumentados que viven en Estados Unidos, pero no se opone a que el Congreso apruebe un proceso ordenado que primero los saque de la clandestinidad y los conduzca, primero a una residencia temporal para poder conocer las identidades, y luego de un tiempo a la residencia permanente.

No existe fecha

Sin embargo, el mandatario rechazó cualquier compromiso sobre fechas para la aprobación de una ley en el Congreso.

"No me gusta hacer apuestas, porque cuando lo hago casi siempre pierdo", apuntó el andatario.

"Pero en este caso me siento optimista sobre las posibilidades de una reforma amplia, que es de importancia para ambos países", dijo Bush durante una conferencia de prensa ante su anfitrión mexicano, Felipe Calderón.

publicidad

Bush fundamentó su optimismo en el hecho de que el tema de la inmigración en el Congreso se discute "muy a fondo" desde 2000, y se ha pasado del "escepticismo de años pasados al conocimiento de que ésta es una política que interesa a Estados Unidos".

Abanico de propuestas

En enero de 2004 Bush presentó un plan de reforma sobre la base de un programa de visas temporales para campesinos. El proyecto fue rechazado porque sólo otorgaba una visa de residencia por dos años renovable en dos ocasiones, al término del cual el extranjero debía irse de Estados Unidos y no garantizaba la obtención de la residencia permanente.

En mayo de 2005 los senadores Edward Kennedy y John McCain patrocinaron un proyecto bipartidista que agregó una vía de legalización para indocumentados que llevan tiempo en el país, pagan impuestos y carecen de antecedentes penales.

La iniciativa sirvió de base para un proyecto que el Senado aprobó el 25 de mayo de 2006, pero el liderazgo republicano lo abortó argumentando que no era congruente con las políticas de seguridad nacional.

Plan en camino

Se espera que el Comité Judicial del Senado reciba en los próximos días una versión mejorada del proyecto bipartidista que incluya el programa de trabajadores temporales, una vía de legalización y mayor seguridad en las fronteras.

Kennedy, sin embargo, advirtió que su aprobación dependerá de la presión que el Presidente Bush ejerza sobre los parlamentarios de su partido, el republicano.

publicidad

El pleno del Senado requiere de un mínimo de 60 votos para aprobar una reforma a las leyes de inmigración y los demócratas cuentan con 49, más dos votos independientes.

La familia de Calderón

Tras las declaraciones de Bush, el presidente mexicano explicó que él mismo tiene familiares que viven y trabajan en Estados Unidos, pero señaló que desconoce su situación migratoria porque "hace mucho tiempo que no los veo".

"Es gente que trabaja y respeta a ese país, paga impuestos, cosecha las verduras que problemente ustedes comen, sirve platos en un restaurante, contribuye a la prosperidad en Estados Unidos, tiene hijos que quiere que sean educados con respeto al país donde viven y recuerden a México con cariño", dijo.

Calderón se comprometió a impulsar el desarrollo de México a fin de conseguir que menos mexicanos emigren a Estados Unidos y los que lo hicieron puedan regresar.

Los mexicanos en EU

Según fuentes privadas, se estima que en Estados Unidos viven 11 millones de mexicanos, de los cuales cerca de la mitad no tienen papeles.

El jefe de la Casa Blanca aseveró que "una buena ley de inmigración ayudará al crecimiento de la economía y de la seguridad de ambos países".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Miles de mujeres salieron a las calles de la ciudad para unirse a las protestas globales contra el nuevo presidente de Estados Unidos y en defensa de sus derechos.
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
publicidad