publicidad
.

Bush presiona por la reforma logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7...

Bush presiona por la reforma

Bush presiona por la reforma

El presidente de EU exhortó al Congreso a "tener el coraje" de aprobar una reforma migratoria con vía de legalización.

Sistema "digno"

WASHINGTON – En un nuevo intento para que el Congreso reanude el debate y apruebe cuanto antes una reforma migratoria, el presidente George W. Bush exhortó el sábado al Congreso a "tener el coraje" de reformar las leyes de inmigración para legalizar la estadía de millones de indocumentados y fortalecer la seguridad fronteriza.

Las fechas clave de la reforma

"Les pido a los miembros de ambos partidos que apoyen la reforma migratoria integral", dijo Bush en su acostumbrado mensaje radial de los días sábados. "Trabajando juntos podemos aprobar este buen proyecto de ley y establecer un sistema migratorio digno de nuestra gran Nación".

El proyecto de ley mencionado por el mandatario fue elaborado en secreto -entre abril y mayo- por una comisión negociadora integrada por demócratas, republicanos y la Casa Blanca, y dado a conocer en mayo.

El plan, basado en un fuerte componente de seguridad (muros, control del tráfico de ilegales, combate al fraude de documentos de identidad, aumento del presupuesto de la patrulla fronteriza, deportaciones aceleradas y severas sanciones a la contratación de extranjeros sin papeles en puestos de trabajo, entre otros), incluyó un plan de trabajadores huéspedes y una vía de legalización para indocumentados que están en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007.

Entre la visa y la muerte

publicidad

Se frenó el debate

Poco después de anunciado, el Senado aceptó el documento y abrió un debate, pero el 7 de junio fue suspendido luego de una fallida gestión del líder demócrata, Harry Reid (Nevada), para detener el acoso de enmiendas y acelerar la votación.

Al menos 42 iniciativas republicanas estaban dirigidas a estrechar o eliminar la vía de legalización y aumentar los controles para poner fin al problema de los millones de extranjeros sin papeles de estadía.

Los puntos flacos de la reforma

Nuevo intento

El 14 de junio, los líderes del Senado anunciaron un acuerdo para reanudar el debate con la condición de limitar el número de enmiendas (11 por partido) y determinar un plazo de hasta 30 horas de debate.

Este martes (26 de junio), el pleno de la Cámara Alta llevaría a cabo una primera votación para decidir si acepta reanudar el debate. Si el voto es favorable, se llevarán a cabo otras dos votaciones, una para fijar el número de enmiendas y otra para fijar en 30 horas el máximo de horas de debate.

Las tres votaciones requieren de un mínimo de 60 votos (sobre 100). La votación final se espera para el jueves o viernes.

Bush defiende el plan

Bush precisó en su mensaje radial que el proyecto del Senado es crítico y que reúne los componentes necesarios para que el gobierno federal pueda "asegurar la frontera", además de otorgar soluciones para legalizar la estadía de millones de indocumentados.

publicidad

"Este proyecto de ley pone en primer lugar las herramientas para el cumplimiento", apuntó. "Eso significa más agentes de la Patrulla Fronteriza, más cercas, más cámaras infrarrojas y otras tecnologías en la frontera".

En cuanto a los sistemas de control de trabajadores, resaltó que el proyecto "también exige un sistema de verificación de empleados basado en tarjetas de identidad emitidas por el gobierno, que no se puedan alterar y que ayudará a los empleadores a estar seguros que los trabajadores que contraten sean legales".

Primero la seguridad

El presidente recordó que sólo después de estar establecidas estas herramientas de cumplimiento, "podrán entrar en vigor otros elementos del proyecto de ley".

El plan de reforma también enfoca otros problemas relacionados al cumplimiento de leyes migratorias. "En la actualidad nuestras leyes son ineficaces e insuficientes", dijo.

El mandatario hizo hincapié en las sanciones que recibirán quienes intenten cruzar ilegalmente a Estados Unidos y los castigos que pesarán sobre personas que hayan cometido delitos criminales, a quienes se les negará de por vida el ingreso al país.

"Estas medidas de cumplimiento son un buen comienzo. Pero aún con todos estos pasos, no podemos asegurar completamente la frontera a menos que aliviemos la presión en la frontera", subrayó.

publicidad

Las visas temporales

Bush dijo que la mayor presión sobre la frontera la ejercen cientos de miles de personas vienen a Estados Unidos  ilegalmente "porque nuestro programa actual de visas de trabajo no satisface las necesidades de una economía creciente y dinámica".

Destacó que desalentar a las personas de cruzar la frontera ilegalmente, "este proyecto (de ley en el Senado) crea un camino ordenado para que los trabajadores extranjeros ingresen a nuestro país legalmente para trabajar sobre una base temporal".

El mandatario estimó que el plan de visados temporales evitará que en el futuro inmediato miles de personas "dejen de entrar a hurtadillas" a Estados Unidos, permitiendo que los agentes fronterizos dediquen más tiempo a "perseguir a narcotraficantes, traficantes humanos y terroristas".

La legalización

Bush agregó que "una vez que se cumpla con las metas en cuanto a la seguridad fronteriza y el cumplimiento en el lugar de trabajo, el proyecto de ley resolverá la situación de 12 millones de personas que actualmente viven en nuestro país ilegalmente".

"Bajo este proyecto de ley, estos trabajadores tendrán la oportunidad de estar bien ante la ley", sostuvo.

Y agregó: "Esto no es amnistía. Habrá multas para quienes salgan de las sombras. Si pasan por un control estricto de antecedentes, pagan una multa, mantienen un empleo, evitan tener antecedentes penales, y eventualmente aprenden inglés, serán elegibles a y mantendrán una visa Z".

publicidad

Camino a la tarjeta verde

La visa Z será una residencia temporal condicionada para indocumentados que califiquen al programa de legalización, quienes deberán pagar una primera multa de $1,000 y someterse a un complejo sistema de puntos.

La visa tendrá una duración máxima de tres años. Si durante ese tiempo el indocumentado obtiene un mínimo de 65 puntos en sus evaluaciones y recibe el visto bueno del FBI por carecer de antecedentes criminales, deberá salir de Estados Unidos, pagar una segunda multa de $4,000 y pedir la residencia en el Consulado de Estados Unidos de su país de origen, trámite que podría dilatar hasta un año.

"Si desean obtener una tarjeta de residente, tienen que hacer todas estas cosas", dijo Bush.

Oportunidad histórica

El presidente agregó que el proyecto de ley en el Senado "ofrece una oportunidad histórica para sostener la tradición estadounidense de acoger y asimilar inmigrantes, y rendir honor a nuestra herencia de ser una nación fundada en el imperio de la ley".

"Tenemos la obligación de resolver problemas que se han estado acumulando durante décadas. El statu quo es inaceptable. Debemos armarnos del coraje político para seguir adelante con un proyecto de ley de reforma integral", agregó.

En caso que el Senado apruebe la reforma, el proyecto será enviado a la Cámara de Representantes para que lo debata y apruebe.

publicidad

La Cámara Baja no ha dicho para cuándo tiene previsto estudiar el proyecto o si echará mano a otras propuestas que ya tiene en sus manos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
publicidad