publicidad

Bush no hablará de reforma

Bush no hablará de reforma

En el discurso sobre el Estado de la Unión, Bush no habló de reforma migratoria, pero sí de muro, vigilancia y seguridad.

El estado de la Unión

WASHINGTON -Tres días después de que los líderes del Congreso de Estados Unidos declararan que la reforma migratoria no será debatida en 2008, sino quizás el próximo año, el presidente George W. Bush le dio una estocada final a la posibilidad de legalizar a los 12 millones de indocumentados.

Esta noche, durante la presentación del 7º Informe Sobre el Estado de la Unión el mandatario habló de casi todo,  pero desistió de pedirle al Congreso una reforma migratoria amplia y justa, un tema muy acuciante del electorado.

Horas antes del discurso, Dana Perino, portavoz de la Casa Blanca, había dicho que Bush "no le pedirá al Congreso que la apruebe. El está consciente de que eso no va a ocurrir este año", refirió al describir, a grandes trazos, el contenido y alcance del discurso presidencial, que duró poco más de 40 minutos.

Tal vez en 2009

El viernes de la semana pasada la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi (demócrata de California) y el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid (Nevada), dijeron que ante la apretada agenda lectoral no había “espacio ni tiempo” para debatir la legalización de los indocumentados que viven en Estados Unidos.

"Creo que será muy difícil lograr una reforma migratoria integral -que reúna componentes de seguridad y una vía hacia la residencia permanente- en 2008", dijo Reid, al destacar los fallidos esfuerzos del Senado por lograr un acuerdo de legalización en 2007.


publicidad

Falta de apoyo

El líder demócrata recordó que Bush prometió invertir capital político en el asunto, pero "su ayuda no nos consiguió mucho... Sólo tuvimos a doce (senadores) republicanos que nos apoyaron para lograr una reforma migratoria integral".


Según la Casa Blanca, el discurso de Bush esta noche está dividido en dos partes. Se centrará primero en asuntos internos, entre ellos un plan de reactivación económica, y después en política exterior, como la guerra en Irak y el proceso de paz en Oriente Medio.

Plan de seguridad

Perino también había advertido que sobre el asunto de la fallida reforma migratoria, "él (Bush) lo va a mencionar, pero no se hace ilusiones de que este Congreso va actuar sobre una reforma migratoria integral" este año.

Sin embargo, el presidente Bush "hablará de la importancia de que los políticos respondan a este problema de forma que se resguarden nuestras fronteras y se hagan cumplir las leyes al interior del país, pero que también se reconozca que un programa de trabajadores huéspedes sería algo bueno que ayudaría a nuestra economía", continuó la portavoz.

Lo que dijo Bush

Horas más tarde y ya en el Congreso, Bush resaltó que el tema de la inmigración ilegal "es complicado, pero puede ser resuelto".

Anadió que "tenemos que crear una manera legal para que los trabajadores vengan acá y apoyen nuestra economía", y que eso "quitará presión a nuestras fronteras".

publicidad

En cuando al futuro de los millones de indocumentados, Bush señaló que "tenemos que buscar una manera de atender a los que estan aquí. Pero tenemos que hacerlo conforme nuestras leyes y nuestros valores mas elevados".

El último debate

El 28 de junio del año pasado y tras varios intentos, el Senado no aprobó una iniciativa de ley que había sido redactada en secreto entre marzo y abril por negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca.


El plan, que incluía severas medidas de seguridad en la frontera y ordenaba la eliminación del tráfico de indocumentados, agrega una legalización a cambio de multas de $13,500 por indocumentado y la exigencia de salir del país para registrar una entrada legal.


La iniciativa requería de 60 votos de los 100 senadores de la Cámara Alta, pero sólo 54 respaldaron. No todos los demócratas lo apoyaron y algunos republicanos votaron a favor de la iniciativa.

Todos se acusan

Reid insistió el viernes en que el fracaso del debate no fue por falta de voluntad política de su partido, sino porque líderes republicanos se opusieron a cualquier propuesta que ayudase a resolver el problema de la inmigración ilegal en Estados Unidos.

"Cada vez que ofrecemos un proyecto de ley, ellos quieren construir muros más altos, más anchos, y promueven medidas punitivas que creo que verdaderamente son miopes", se quejó.

publicidad

Los republicanos, por su parte, han criticado que no todos los demócratas respaldaron el proyecto y que hubo varios que presentaron enmiendas restrictivas con el fin de no permitir la legalización.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
preview
Video: Policía londinense responde a reportes de un supuesto tiroteo en ‘Black Friday’
preview
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
publicidad