publicidad

Boeing probará el muro

Boeing probará el muro

La contratista anunció que este mes probará un tramo del muro de alta tecnología en la frontera entre Arizona y México.

Antes de noviembre

Un mes después que conocerse que el muro digital de alta tecnología que el gobierno construye en un tramo de la frontera entre Arizona y México no funciona por problemas informáticos, la empresa contratista anuncio el miércoles que realizará pruebas en una de sus secciones.

La cerca virtual aprobada por el Congreso en septiembre del año pasado a un costo inicial de $2 mil millones será sometida a prueba este mes luego de un retraso de varias semanas, informó The Associated Press.

La compañía contratista que se adjudicó el proyecto del departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), Boeing Co., aseguró que solucionó los problemas y que la valla funciona.

El reporte de AP agrega que el personal de Boeing Co. que anunció la decisión a funcionarios federales "sonaban realmente optimistas" sobre las reparaciones, según dijo Brad Benson, portavoz de la oficina federal de Aduanas y Protección Fronteriza, una de las 23 agencias que integran el DHS.

"He hablado con personal de la Patrulla Fronteriza, y ellos no están tan optimistas", agregó el funcionario.

Siete semanas después que el DHS adjudicara el proyecto, un nuevo estudio de ese ministerio aseguró que el proyecto podría costar 15 veces más, es decir, $30 mil millones.

Falla técnica

A mediados de septiembre se reportó una falla técnica que tiene demorado por tres meses la primera fase del muro digital.

publicidad

Nueve torres de 30 metros de altura que fueron erigidas por Boeing Co., dotadas de modernas y sofisticadas cámaras de televisión con visión nocturna y radares ultrasensibles en un tramo de 28 millas (45 kilómetros), no están dando los resultados anunciados en septiembre de 2006.

Reportes de prensa precisaron que el fallo es atribuido a una "falla técnica", razón que ha dilatado por más de 90 días la puesta en marcha de un programa piloto previo al emplazamiento de más torres a lo largo de varios tramos en la frontera con México.

El secretario del DHS, Michael Chertoff, apuntó que el gobierno retuvo el pago al constructor del muro hasta que funcione la primera parte del proyecto.

La zona de prueba está ubicada en un tramo de la frontera cerca de Tucson, estado de Arizona.

El tramo a prueba

En la zona se construyeron nueve torres de 30 metros de altura (98 pies) que sirven de soporte para el equipo electrónico que vigila el tránsito de inmigrantes indocumentados y traficantes de drogas, según el gobierno.

Durante una reunión con el Comité de Seguridad Interna de la Cámara de Representantes en septiembre, Chertoff adelantó que es posible que se realicen nuevas pruebas en el sistema a principios de octubre.

"Esperamos empezar pruebas de aceptación en aproximadamente un mes", anticipó el jefe de la seguridad estadounidense.

publicidad

Deborah Bosick, vocera de Boeing Co., comentó respecto a las declaraciones de Chertoff: "Estamos trabajando con nuestro cliente para resolver algunos asuntos técnicos pendientes".

Historia del muro

A finales de septiembre de 2006 Boeing Co. ganó un multimillonario contrato con el gobierno federal para colocar 1,800 torres de vigilancia y otros complejos sistemas de seguridad electrónica.

El día que se adjudicó el contrato, Chertoff anunció que el proyecto iba a ser construido en dos fases, y que la primera, un segmento de 45 kilómetros, sería levantado entre Tucson, Arizona, y México.

El área seleccionada es considerada por el gobierno como una de las principales rutas de acceso de indocumentados a Estados Unidos.

Plan ambicioso

Chertoff agregó que el proyecto forma parte del plan SBInet y que una vez levantado se transformará en la "frontera del siglo 21".

SBInet es parte del plan de construcción de un muro en la frontera con México de 1,200 kilómetros de largo aprobado por el Congreso tras un fallido intento de reforma migratoria -en 2006- bloqueado por el entonces liderazgo republicano.

El gobierno ha definido SBInet como parte esencial de un proyecto global de vigilancia que se conoce como "Escudo de Seguridad de Alta Tecnología" en las fronteras, y que fue desarrollado por el DHS tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

publicidad

Operación candado

De acuerdo con el DHS, el plan es el "mayor esfuerzo en la historia del país para controlar más de 9,600 kilómetros de frontera con México y Canadá" y su principal objetivo es "frenar" la inmigración ilegal.

Las torres digitales de Boeing Co. le facilitarán a la Patrulla Fronteriza contar con una moderna red de miles de sensores que detectarán movimiento, sonido y, en algunos casos, incluso el olor en la frontera.

Los sensores enviarán una alarma a un centro de mando de la zona, donde un agente federal manejará una cámara de televisión a control remoto cerca del sitio para intentar detectar si la alarma fue activada por un animal o un indocumentado.

Si se trata de un inmigrante ilegal, el agente a cargo del centro de comando activará una alarma que permitirá el despliegue de vigilancia a la zona para proceder al arresto del intruso.

Fuerte disputa

Boeing Co., con sede en Chicago, fue una de las casi 40 compañías que compitieron el año pasado por el contrato del DHS.

A diferencia de sus competidores, Boeing no basó su oferta de vigilancia en el uso generalizado de vehículos aéreos o terrestres no tripulados, sino que incorporó la construcción de las torres.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad