publicidad

Bloomberg reclamó la reforma

Bloomberg reclamó la reforma

El alcalde de Nueva York pidió no cerrarle las puertas a los inmigrantes y aseguró que Estados Unidos "los necesita".

Futuro incierto

WASHINGTON - El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, aseguró que el cerrar las puertas a los inmigrantes es un "terrible error" e insistió en que "la xenofobia cada vez más evidente" en Estados Unidos pasará una alta factura al país.

"Estamos hipotecando nuestro futuro", aseguró en una rueda de prensa en la sede del Banco Mundial (BM) en Washington tras un discurso sobre cómo construir mejores ciudades.

Destacó, en ese sentido, que parte de la grandeza de Nueva York reside en las aportaciones de los millones de inmigrantes a los que históricamente ha atraído la metrópoli.

"Si quieren saber la principal diferencia entre Nueva York y las ciudades que nunca se recuperaron de las pérdidas de puestos de trabajo de la década de los 70, tengo una palabra para ustedes: inmigración", afirmó.

"Nuevo espíritu" en NY

Sacó a colación que durante los últimos 30 años la población de la ciudad se ha más que duplicado y que un 37 por ciento de los neoyorquinos, más de tres millones de personas, son nacidos en el extranjero y más del 70 por ciento llegaron a Nueva York a partir de 1980.

Mencionó que la ambición, el trabajo duro y el espíritu empresarial de esos inmigrantes inyectaron nueva vida a la economía neoyorquina y un "nuevo espíritu" a la ciudad.

publicidad

Aseguró que "la Gran Manzana" sigue dando la bienvenida a los inmigrantes a pesar de los atentados del 11 de septiembre del 2001, y agregó que los inmigrantes "han pagado con creces" la generosidad de la ciudad al acogerlos.

Que quiten las barreras

"Las ciudades del mundo no necesitan definitivamente las nuevas barreras restrictivas a la inmigración o el comercio que muchos líderes políticos quieren levantar, sobre todo aquí en Estados Unidos", dijo.

En opinión de Bloomberg, las ciudades que quieran triunfar en el siglo XXI necesitan apostar por el libre flujo de personas, capital e ideas, algo que, afirmó, ha definido tradicionalmente a Estados Unidos, y explica, dijo, su prosperidad y capacidad de recuperación.

Pero, según el alcalde de Nueva York, corren tiempos difíciles para los que creen en esa receta.

Tiempos difíciles

"Algunos de nuestros líderes están dando la espalda a esa fórmula de éxito y si insisten (...) los difíciles momentos económicos que empezamos a ver durarán mucho tiempo", apuntó.

Reconoció que la inmigración es un asunto "muy controvertido" en Estados Unidos y apuntó que, precisamente por eso, es necesario que los líderes políticos expliquen por qué es en el interés de todos el tener un flujo constante de inmigrantes.

"Durante los últimos diez años hemos recibido cerca de un millón de inmigrantes por año", destacó. "Sin ellos no tendríamos una economía", concluyó.

publicidad

El país los necesita

Recordó también que si los estadounidenses quieren seguir recibiendo pensiones públicas, Estados Unidos necesita inmigrantes, porque la tasa de natalidad no es lo suficientemente alta y no hay suficientes trabajadores jóvenes para financiar el sistema de jubilaciones.

Celebró el que sean los dos aspirantes republicanos a la Casa Blanca más moderados en política migratoria -John McCain y Mike Huckabee- los que hayan sobrevivido a la criba de las primarias.

"Con un poco de suerte, el resto de candidatos comienza a darse cuenta de la importancia de la inmigración y cambia", aventuró.

Medio millón sin papeles

Para finalizar, hizo frente a las críticas de que Nueva York se ha convertido en un "santuario" para los indocumentados.

"Los cálculos apuntan que tenemos alrededor de medio millón de habitantes de los 12 millones que se cree hay en Estados Unidos", explicó.

Precisó que no cree que nadie deba ser indocumentado, pero sí es necesario asegurar que Estados Unidos recibe alrededor de medio millón de inmigrantes cada año con las calificaciones necesarias para contribuir a la economía del país.

Insistió, por lo demás, en que es preciso garantizar estatus permanente a los 12 millones de indocumentados que ya viven en el país, y que están en el país "con la complicidad del gobierno y de todos nosotros y a los que necesitamos desesperadamente y no podemos deportar".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad