publicidad

Barack Obama reiteró su apoyo a una reforma amplia con vía de legalización

Barack Obama reiteró su apoyo a una reforma amplia con vía de legalización

El presidente de EU dijo que la reforma debe atender los problemas de seguridad y el sufrimiento de los inmigrantes.

Entrevistas previas

WASHINGTON - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reiteró el miércoles que apoya firmemente una reforma migratoria 'integral' que atienda tanto las necesidades de seguridad del país como "el enorme costo humano" que sufren los inmigrantes indocumentados.

Obama habló con varios medios de comunicación estadounidenses -entre ellos Univision- previo a su viaje este jueves a  México, donde se reunirá con su homólogo Felipe Calderón para tratar, entre otros temas, el combate al narcotráfico en la zona fronteriza y el debate de la reforma migratoria en Estados Unidos, anunciado por la Casa Blanca para el otoñó.

Entrevistado por la cadena CNN Español, Obama dijo que "la reforma de inmigración debe ser parte de una estrategia más amplia que incluya la vigilancia y la protección de las fronteras".

"Pero también debemos atender al enorme costo humano que pagan los inmigrantes", agregó el presidente, quien agregó que se ha reunido con el bloque de legisladores hispanos en el Congreso "para elaborar una propuesta que pueda ser aprobada" por el poder legislativo.

Las redadas

Respecto al tema de las batidas de inmigración, Obama dijo en una entrevista del periodista Jorge Ramos, presentador del Noticiero Univision, que "Janet Napolitano (la secretaria de Seguridad Nacional) está encargada de revisar esta política de redadas y me van a dar recomendaciones".

publicidad

Agregó el mandatario que "algo que sigo creyendo es que no se puede solucionar el problema con redadas. Esto no resuelve los asuntos adyacentes y lo que yo quiero hacer es resolver el problema subyacente y que va a evitar estas situaciones donde se separa a las madres de sus hijos. La mejor opción es una reforma migratoria comprensiva", resaltó.

Desde su elección en noviembre del año pasado, organizaciones nacionales, entre ellas el Consejo Nacional de La Raza (NCLR, el grupo hispano más grande de Estados Unidos) han pedido a Obama que frene las redadas hasta que el Congreso debata y apruebe la reforma migratoria, para dar posibilidad a miles de inmigrantes sin papeles que puedan regularizar su estadía en Estados Unidos.

Tema de agenda

La semana pasada The New York Times dijo que el presidente estaría presionando para que el proyecto de ley para una reforma migratoria sea prioridad en su agenda, pese a la dificultad que supone ponerla en marcha debido a la recesión económica que concentra toda su atención.

Cecilia Muñoz, subdirectora de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, indicó que el presidente Obama se encuentra estructurando el esfuerzo para reactivar el debate, y reconoció que este paso podría "despertar pasiones" a causa de la división que existe sobre el tema.

El proyecto, dijo, reformaría la actual política migratoria, cambiándola por un sistema más ordenado, anuncio que arrancó aplausos entre las organizaciones pro derechos de los inmigrantes.

publicidad

Pero el tema de la reforma no es nuevo, insistió la Administración. "El Presidente ha dicho consistentemente que quiere comenzar esta discusión este año, porque nuestro sistema de inmigración está roto y necesita ser arreglado. Pero la economía está en primera plana y es por eso que estamos tan envueltos en eso ahora. Comenzaremos la discusión sobre la inmigración mas adelante este año", dijo a Univision Interactive Multimedia (UIM) Luis Miranda, vocero hispano de la Casa Blanca.

¿Qué opina de la reiteración del presidente Obama sobre la reforma migratoria? Comente aquí.

Lo que viene

Los planes anunciados por el gobierno incluyen la convocatoria de grupos de trabajo durante el verano, que incluirá a legisladores de ambos partidos para dialogar sobre el tema, elaborar un perfil de legislación e iniciar tan pronto como en otoño el debate en el Congreso.

La Casa Blanca reiteró que por ahora no hay un plan de reforma redactado, pero confía en que al término del debate social surja un proyecto que será remitido al Congreso para su aprobación.

En el debate participarán por primera vez unidos dos de las principales uniones sindicales de Estados Unidos, la American Federation of Labor and Congress of Industrial Organizations (AFL-CIO) y Change to Win, quienes anunciaron que unieron fuerzas para participar en el debate nacional que se avecina y que fue confirmado la semana pasada por un alto funcionario de la Casa Blanca.

publicidad

Rechazo a la vista

Activistas y organizaciones que respaldan la reforma migratoria amplia -que incluya una vía de legalización para la mayoría de los 12 millones de indocumentados-, han advertido que el tema puede convertirse en un problema de polarización para el mandatario en un año donde tiene grandes batallas que lidiar, entre ellas la recuperación de la economía.

Algunos republicanos han dicho públicamente que se opondrán a cualquier intento de legalización y que, en el caso de debatir la propuesta, se alzará la indignación popular en contra de cualquier intento por querer legalizar a trabajadores inmigrantes no autorizados, a quienes acusan de estar quitándole los trabajos a muchos estadounidenses, principalmente en estos tiempos de crisis, según dijo The New York Times.

Mientras tanto, en el Congreso, las oficinas de los líderes de ambas cámaras preparan la agenda y una fecha probable, la que sería determinada una vez se notifique la estrategia de la Casa Blanca para evitar los fracasos ocurridos entre diciembre de 2005 y mayo de 2007.

El zar fronterizo

Simultáneamente a los preparativos para la convocatoria al diálogo nacional para tratar el tema de la reforma migratoria, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) nombró el miércoles como representante especial para asuntos fronterizos a Alan Bersin, un ex fiscal que desempeñó un cargo similar en el pasado, según señala un comunicado oficial de ese ministerio.

publicidad

"Alan aporta años de experiencia vital con aliados locales, estatales e internacionales, para afrontar los desafíos en nuestra frontera", dijo Napolitano en un acto celebrado en la localidad fronteriza de El Paso, Texas.

"Él dirigirá los esfuerzos para garantizar la seguridad de nuestras fronteras sin dejar de trabajar para promover el comercio", añadió Napolitano.

De quién se trata

Bersin fue representante especial de la entonces procuradora general Janet Reno en la frontera suroeste entre 1995 y 1998. Desde 1993 era Procurador del Distrito Sur de California.

En ese cargo triplicó el número de arrestos, incluidos los de inmigrantes y de narcotraficantes, destacó el comunicado oficial.

Luego pasó a ser el director del consejo administrativo del aeropuerto de San Diego.

El nombramiento de Bersin se produjo en la víspera del viaje del presidente Barack Obama a México, donde estará acompañado de Napolitano.

"Oportunidad mágica"

Las recientes decisiones del gobierno Obama, como reforzar el despliegue de agentes federales en la frontera y la cooperación con México, fue calificado de "oportunidad mágica" por Bersin, en declaraciones a CNN tras su nombramiento.

"Es una oportunidad mágica de fortalecer la seguridad a ambos lados de la frontera", dijo.

Bersin se mostró contrario al despliegue de tropas en la frontera, contrariamente a lo que ocurre desde hace dos años en México.

publicidad

"Lo que sucede en México exige nuestro apoyo a ese gobierno, en su esfuerzo valiente para acabar con la violencia y lidiar con las organizaciones narcotraficantes", dijo Bersin.

Fuerzas civiles

"Pero deberíamos tener cuidado siempre, a este lado de la frontera, de operar dentro de una sólida tradición constitucional" de utilizar solamente fuerzas civiles, explicó Bersin a preguntas de CNN.

El departamento anunció el 24 de marzo un refuerzo de centenares de agentes de todas sus agencias de seguridad e inteligencia internas en la frontera, e incluso en México, para lidiar con las amenazas del narcotráfico.

Napolitano prometió también atajar el problema del contrabando de armas hacia el sur, la principal preocupación mexicana.

El tema de la seguridad fronteriza y el combate al narcotráfico tendrán un lugar importante en el debate de la reforma migratoria, han reconocido tanto el gobierno como los sindicatos y las organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad