publicidad

Aumentaron las deportaciones

Aumentaron las deportaciones

El departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos dijo que los arrestos y deportaciones crecieron 30%.

Reportan abusos

SAN DIEGO, California - Cambios en las políticas de la Patrulla Fronteriza han tenido como consecuencia que el número de inmigrantes indocumentados detenidos en cárceles y las deportaciones hayan aumentado dramáticamente en Estados Unidos.

Activistas comunitarios acusaron que estos cambios han ocasionado la superpoblación de las instalaciones penitenciarias, abusos contra los detenidos, mala calidad en la atención médica que reciben y el traslado a múltiples localidades alrededor del país.

Cifras de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE, por sus siglas en inglés) revelan un incremento de casi el 30 por ciento en las detenciones, que de las 19,700 personas en el año fiscal 2006 pasaron a 27,900 personas en el año fiscal 2007, que terminó el pasado 30 de septiembre.

En California, el incremento fue de poco más del 13 por ciento, de 3,200 personas en el año fiscal 2006 a más de 3,700 en el 2007.

Cambio de política

Más recursos destinados a la Patrulla Fronteriza, junto a un cambio en las actitudes en la opinión pública tradicional a nivel nacional contra inmigrantes, han llevado al creciente abandono de la práctica de detención y casi inmediata liberación, por medio de la cual los indocumentados solían ser repatriados sin ser procesados.

Pedro Ríos, de la organización de defensa de derechos de inmigrantes Comité de Servicio Para los Amigos de Estados Unidos, dijo a Efe que estos cambios en las políticas "han ocasionado un incremento del temor que se vive en comunidades de inmigrantes ante los operativos en sus lugares de vivienda y trabajo".

publicidad

El número récord de detenidos ha obligado, pese a que la aplicación de las leyes de inmigración es de carácter federal, al uso de instalaciones penitenciarias a nivel local, en ciudades y condados, lo cual ha sido criticado por la posibilidad de que inmigrantes sean puestos en contacto con delincuentes comunes.

Falta civil, no criminal

"Ser detenido por cuestiones migratorias no es un delito grave.

No debería haber ningún contacto entre inmigrantes y quienes cometen delitos graves", indicó Ríos.

Además, se ha presentado el fenómeno del creciente uso de compañías privadas, bajo la lógica de reducción de costos y flexibilidad de ubicación.

"Lo que hemos visto en las comunidades fronterizas es que cuando entran compañías privadas es muy difícil implementar políticas de responsabilidad. En centros de detención federal hay más control.

Cárceles privadas

Cuando se municipaliza o privatiza esta función los estándares no se clarifican y el potencial para el abuso es mucho más alto", dijo.

Cerca del 63 por ciento de todos los inmigrantes detenidos permanece en cárceles locales del país, mientras que el resto se ubica en ocho centros operados por ICE, y existen siete centros de detención privados en el país.

Además, con el propósito de aprovechar diferentes tendencias geográficas en el número de camas libres a nivel nacional, Inmigración y Aduanas comenzó en 2006 un programa de transferencia de detenidos, que afectó en 2007 a 19,400 personas.

publicidad

Estrategia polémica

Críticos del programa consideran que el hecho de que un detenido pueda pasar, por ejemplo, de Texas a California y luego a otro estado, hace más difícil para abogados el seguimiento de su caso.

El presupuesto destinado a alojamiento por parte de Inmigración aumentó a $945 millones para el año fiscal 2006, en comparación con los $641 millones en 2005.

Respecto al número de deportaciones, éstas se han incrementado en más del 32 por ciento en dos años, de las 177 mil en el año fiscal 2005 a las más de 261 mil en el año fiscal 2007.

De acuerdo con funcionarios de Inmigración, el cambio en políticas para detener a personas por más tiempo y luego procesar su deportación se debe a que tradicionalmente menos de una tercera parte de quienes reciben una orden judicial para abandonar el país lo hace voluntariamente.

Reporte anterior

En julio pasado, un reporte oficial encontró que cuatro instalaciones de detención, incluida una en San Diego, estaban sobre pobladas, además de que existían problemas con la disponibilidad de teléfonos gratuitos, cuidado médico, el uso de la fuerza por parte de la policía, falta de oportunidades de recreación, acceso a materiales legales y falta de procedimientos para procesar quejas.

Ese reporte también indicó que el número total de extranjeros detenidos anualmente por ICE se incrementó casi un 200 por ciento en cinco años, de cerca de 95.000 en el año fiscal 2001 a 283.000 en el 2006.

publicidad

Funcionarios de inmigración defendieron las condiciones de sus centros penitenciarios diciendo que mientras las instalaciones de ICE se mantienen en una capacidad de 95 por ciento, los centros privados se mantienen a un 98 por ciento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad