publicidad
.

Arizona verifica empleos logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3.svg

Arizona verifica empleos

Arizona verifica empleos

Miles de empresas se registran en programa federal de verificación de empleo a cargo del servicio de inmigración.

Requisito obligatorio

Empresas que tradicionalmente contratan a inmigrantes en Arizona son las que más se han registrado en el programa federal E-verify desde que entró en vigor una ley que castiga a negocios que contratan indocumentados, reportó el jueves el periódico Arizona Republic.

Industrias como construcción, hostelería y tecnología son las que más empleados han registrado al programa que maneja la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés).

Entre otros pasos, E-Verify coteja la información personal proporcionada por el trabajador con la base de datos del Social Security Administration (SSA).

Ley antiinmigrante

El registro en el programa es uno de los requisitos de la Ley de Sanciones a Empleadores de Arizona, que entró en vigor el 1 de enero.

La ley ordena la suspensión de la licencia de operación a aquellos negocios que, a sabiendas, contraten a inmigrantes indocumentados.

Arizona Republic reportó que desde julio de 2006, cuando la gobernadora Janet Napolitano firmó la ley, el número de negocios registrados subió de 500 a 18,563.

Los primeros de la lista

De acuerdo con el diario, el sector que más trabajadores ha registrado hasta el momento es el de contratistas de servicios, con 13 por ciento del total.

Estos negocios son los que proveen servicios de plomería, electricistas, albañiles y otros relacionados con la construcción.

publicidad

El matutino dijo además que una de las industrias ausentes en el programa de verificación de empleo es la agricultura.

De qué se trata

E-Verify exige que los patronos completen un formulario por cada uno de los trabajadores extranjeros contratados en sus empresas.

La USCIS precisó que el registro se hace por medio del nuevo Formulario I-9, revisado y ampliado para ajustarlo a los nuevos requerimientos de seguridad.

"Todos los empleadores están obligados a completar el Formulario para cada uno de los empleados contratados en Estados Unidos", apuntó la agencia.

En cuanto a la supervisión de la orden, la agencia reiteró que esa tarea está a cargo de la Immigration and Customs Enforcement (ICE).

Seguridad nacional

La verificación de empleo forma parte de las políticas de seguridad del gobierno para combatir la inmigración indocumentada.

E-Verify fue puesto en línea el 17 de septiembre del año pasado. El sistema revisa las fotografías de las autorizaciones de empleo y de las tarjetas verdes o green card de los trabajadores foráneos y las compara con su base de datos.

El sistema también se encuentra conectado con las bases de datos del SSA y del departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), herramientas que reúnen datos de millones de personas, tanto ciudadanos como residentes legales en Estados Unidos.

El plan maestro

E-Verify es la segunda parte del Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEVS, por sus siglas en inglés), que fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003, activado en respuesta a los ataques terroristas de 2001.

publicidad

Como si no bastara, un segundo sistema fue habilitado en julio. Se trata del ICE Mutual Agreement between Government and Employers (IMAGE), otra "herramienta" del gobierno para hacer más riguroso el control sobre los centros de trabajo y fortalecer la batalla que éste libra en contra de la inmigración ilegal.

Emilio González, director de USCIS, ha reiterado que E-Verify ayuda a los patronos "a detectar algunas formas de fraude de identidad" que pudieran cometer trabajadores recién contratados.

Miles de registros

A principios de septiembre de 2006 Univision Online pudo conocer que al 3 de agosto la USCIS ya tenía registrados unos 23 mil empleadores en el sistema, quienes habían a su vez registrado más de 140 mil empresas.

Con esos datos la agencia había hecho unas 4.2 millones de verificaciones.

La USCIS determinó que cerca del 93 por ciento de las verificaciones requeridas fueron resueltas de manera afirmativa y que el 7 por ciento de ellas arrojaron datos erróneos, y que el 95 por ciento de los casos fueron aprobados y el 1 por ciento fueron rechazados.

Lluvia de críticas

Pero el optimismo del gobierno choca con la crítica y el rechazo de sindicatos y grupos que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos, quienes ven en la medida una forma de negar la posibilidad aprobar una reforma migratoria que incluya una vía de legalización para la mayoría de los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

publicidad

Carlos Saavedra, de la Massachusetts Immigrant and Refugee Advocacy Coalition (MIRA), dijo a Univision.com que a medida que el gobierno implemente los sistemas de verificación de empleo, en la misma medida aumentarán las redadas.

"Lo que vamos a ver con esto es un abuso completo. Muchos trabajadores serán despedidos, habrá una dislocación tremenda en la economía, porque estamos hablando de aproximadamente del 10 o 12 por ciento de la mano de obra de este país, que es indocumentada", dijo Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU).

"Es una tragedia para los inmigrantes", agregó.

Desconfianza previa

Previo a la puesta en vigor de la primera fase del programa de verificación de empleo, en 2003, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración de Estados Unidos (AILA) emitió varios comunicados en los que advirtió que contenía errores "graves" y "peligrosos".

AILA precisó que el programa piloto desarrollado por el DHS fue revisado y cuestionado en 2004 por el General Accounting Office (GAO, Oficina del Inspector General de la Fiscalía de Estados Unidos) y pidió al gobierno extender las revisiones por un mínimo de seis meses, pero que la solicitud no fue atendida.

La revisión, dijo AILA, fue requerida "debido a defectos" en el diseño del sistema de verificación.

publicidad

La asociación también advirtió que el plan republicano dio poderes especiales a los gobiernos estatales y locales "para usar el programa y comprobar el estatus de inmigrantes y ciudadanos", funciones que por ley le corresponden sólo al gobierno federal estadounidense.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
El agresor también se disparó a sí mismo. Se teme por la vida de varios de los heridos.
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
publicidad