publicidad

Alianza de Chicago pidió a Barack Obama detener las deportaciones de inmigrantes

Alianza de Chicago pidió a Barack Obama detener las deportaciones de inmigrantes

Coalición de inmigrantes de Chicago pidió a Barack Obama detener las redadas mientras debaten la reforma migratoria.

Sistema "roto"

CHICAGO - El mismo día que la Casa Blanca anunció una reunión entre el presidente Barack Obama y dos senadores que redactan un proyecto de reforma migratoria, una coalición de inmigrantes de Chicago, Illinois, pidió al mandatario que frene las deportaciones hasta que el legislativo debata y apruebe una vía de legalización justa y amplia.

Por medio de un comunicado, la Alianza Nacional de Comunidades Caribeñas y Latino Americanas (NALACC) solicitó a Obama que suspenda las medidas que separan a las familias inmigrantes, entre ellas las expulsiones a cargo del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

El pedido, agrega, debería estar vigente "mientras el Congreso encuentra el valor para hacer lo correcto" y cambie la actual ley de inmigración, un sistema que a juicio de la Casa Blanca, organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes, demócratas y republicanos "está roto".

En la declaración, enviada a los medios de comunicación en todo el país, NALAAC sostiene que Obama "entiende cuán errada es nuestra ley actual de inmigración", y por ello "le exigimos que ponga fin a la aplicación de una ley inmoral".

Ley "inhumana"

NALAAC agregó que "en el fondo de la inhumana, punitiva y despilfarradora ley de inmigración actual, hay una narrativa acerca de los inmigrantes de hoy como una amenaza para la nación". Y advirtió que "grupos de interés pequeños, pero poderosos, motivados por el odio y el prejuicio, han logrado dominar el debate público y legislativo acerca de inmigrantes y política de inmigración".

publicidad

"El resultado ha sido una ley de inmigración que busca criminalizar y deshumanizar a seres humanos que resultan ser migrantes, y de paso, desperdiciar preciados recursos públicos", apuntó.

Ángela Sanbrano, presidenta de la junta directiva de NALACC, dijo que entiende que el presidente Obama "no puede cambiar por sí solo" la ley de inmigración actual, "pero puede hacer una enorme diferencia en la vida de las comunidades inmigrantes por medio del ejercicio de buena voluntad, prudencia y moderación en la manera en que es aplicada una mala ley", agregó.

¿Cree usted que habrá reforma migratoria en 2010? Opine aquí.

Liderazgo de Obama

Nitza Segui Albino, miembro de la alianza y directora ejecutiva de la organización FidMi-Mi Tierra, en Washington DC, dijo que "a la luz de las contribuciones económicas, tributarias, culturales y sociales que hacen las comunidades inmigrantes a Estados Unidos, el presidente Obama debería desistir de la aplicación de una ley que conlleva el encarcelamiento y la deportación de personas que trabajan duro y que de paso pagan impuestos".

"En vez de aplicar malas leyes, Obama debería jugar un papel más activo de liderazgo en cuanto a cómo superar la crisis económica y social que está causando tantas penurias a millones de personas, tanto ciudadanos de los Estados Unidos como a extranjeros que vivimos aquí", agregó.

publicidad

NALACC afirmó además que continuará trabajando con las comunidades inmigrantes en la ardua tarea de dar al país una política de inmigración que sea humanista, "dirigida por el sentido común y sustentable al largo plazo".

Reunión clave

El viernes de la semana pasada la Casa Blanca anunció que Obama se reunirá este lunes con los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicado de Carolina del Sur) para escuchar pormenores de un plan de reforma migratoria que redactan ambos legisladores.

Schumer, quien preside el Subcomité de Inmigración del poderoso Comité Judicial del Senado, redacta desde junio de 2009 un plan de legalización de miles de inmigrantes basado en un fuerte componente de seguridad nacional. El proyecto iba a ser entregado la primera semana de septiembre, pero por falta de apoyo fue retrasado.

El respaldo de Graham hizo que el esfuerzo de Schumer se vuelva bipartidista, pero según fuentes del Congreso consultadas por Univision.com no están garantizados los 60 votos en el Senado para aprobar la iniciativa, que permitiría a indocumentados que llevan tiempo en Estados Unidos, pagan impuestos, hablen inglés y carezcan de antecedentes criminales puedan legalizar sus permanencias.

Guerra de votos

Entre 10 y 12 demócratas del Senado responden a un electorado antiinmigrante o contrario a legalizar a los extranjeros sin papeles de estadía legal y en noviembre habrá elecciones para renovar el legislativo y parte del Senado.

publicidad

En la Cámara de Representantes se requieren 281 votos a favor de los 435 asientos existentes y el panorama pinta similar.

El 15 de diciembre del año pasado el legislador Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) entregó -con el respaldo de otros 70 congresistas también demócratas- un plan de reforma migratoria a la cámara baja donde se incluye una vía de legalización para millones de indocumentados.

El plan de Gutiérrez permanece en espera hasta que el Senado se pronuncie. Las fuentes del Congreso consultadas por Univision.com indicaron que todavía no hay una fecha definida para el debate de la reforma migratoria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad