publicidad
.

AFL-CIO insiste en la reforma logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc...

AFL-CIO insiste en la reforma

AFL-CIO insiste en la reforma

Pese al fracaso del debate, la AFL-CIO insiste en la necesidad de una reforma migratoria con vía de legalización.

El sistema está roto

Pese al fracaso del debate migratorio en el Senado, la Federación Americana del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus siglas en inglés) insistió en la urgencia de cambiar las leyes de inmigración para garantizar los derechos de millones de trabajadores en Estados Unidos.

De no hacerlo, millones de obreros y campesinos seguirán siendo objeto de estafas y robo, porque no cuentan con un sistema que los ampare y proteja sus intereses, dijo Linda Chávez-Thompson, vicepresidenta de la principal organización sindical estadounidense.

"Es tiempo de acabar con la explotación del trabajador", apuntó Chávez. Miles de obreros en este país "enfrentan grandes obstáculos para hacer cumplir sus derechos" y carecen de herramientas para reclamar y buscar justicia.

Como ejemplo mencionó los miles de trabajadores temporales que cada año ingresan a Estados Unidos con una visa H2B "para recoger frutas y verduras, para trabajar en la industria de la construcción, en la industria de los pescados y mariscos, entre otros", obreros que en ka mayoría de los casos se endeudan por grandes sumas de dinero "para poder cubrir los gastos".

"Tienen que cancelar los pasajes aéreos, impuestos y hasta sobornos que a veces hay que pagar a las agencias que los reclutan", señaló. "Ello significa que los trabajadores ya están endeudados antes de siquiera haber empezado a trabajar".

publicidad

Endeudados de por vida

Chávez-Thompson dijo que de acuerdo con un nuevo estudio publicado por el Southern Poverty Law Center, "no es inusual que un trabajador de Guatemala pague más de $2,500 por servicios para obtener una posición como trabajador temporal en Estados Unidos", y recordó que ese monto "equivale a cerca de un año de ingresos en Guatemala".

"Por otro lado, es sabido que trabajadores tailandeses pagan hasta $10 mil por la opción de trabajar durante la temporada de cosecha de frutas y verduras en la costa noroeste del Pacífico en Estados Unidos", añadió.

Sobre estos pagos, sin el cual miles de trabajadores no podrían entrar a Estados Unidos, "las tasas de interés sobre dichos préstamos a veces son hasta de un 20 por ciento al mes", y en muchos casos "es necesario incluso poner la vivienda o el auto como colateral del préstamo", desórdenes que podrían ser resueltos si el Congreso decide aprobar una reforma migratoria que ordene de una vez por todas el actual sistema, dijo la dirigente.

Como los "braceros"

A juicio de Chávez-Thompson, la situación en la que viven miles de trabajadores extranjeros en Estados Unidos es similar a la que padecieron los braceros en el pasado reciente.

"Yo crecí en el oeste de Texas, siendo hija de una familia de algodoneros, y solía pasar mis veranos cosechando algodón, cinco días a la semana, 10 horas al día, bajo un calor de 95 grados" (Fasrenheit), recordó.

publicidad

"A pesar de ser un trabajo tan extenuante y agotador, otros la pasaban aun peor", dijo. "Para aquellos trabajadores extranjeros llamados también 'temporales' o 'braceros' -que laboraban con nosotros en el campo-, trabajar cinco días a la semana era un lujo imposible".

Explicó que "ellos eran usualmente engañados con el tema del salario, y el cuidado de la salud era simplemente inexistente", y que los empleadores "los veían como unidades de producción, haciéndoles trabajar hasta más no poder, sabiendo que para la siguiente temporada llegaría un nuevo lote de trabajadores".

No lejos del pasado

Para la AFL-CIO, los abusos que sufrieron los trabajadores del programa bracero han sido "muy bien documentados", y son "incuestionables".

"Y aún cuando muchas personas prefieren pensar que el programa bracero fue un fenómeno del pasado, la realidad es que el legado de explotación y abuso continúa prosperando en la sociedad estadounidense contemporánea gracias a los modernos programas de trabajadores temporales, como los programas de visas H2A y H2B", aseguró Chávez-Thompson.

Miles de obreros extranjeros que viven en Estados Unidos de forma temporal "se sienten atados de manos a las acciones de sus empleadores, quienes los pueden enviar de regreso a casa cuando les antoje, por lo que se ven forzados a quedarse y trabajar para el mismo empleador aún cuando la paga y las condiciones laborales sean mínimas, peligrosas o hasta abusivas", denunció.

publicidad

Protecciones mínimas

Técnicamente, los programas de visa H2A y H2B incluyen algunas protecciones legales, "pero en realidad dichas protecciones existen solamente en el papel", resaltó la AFL-CIO.

"El cumplimiento de la ley en estos aspectos por parte del gobierno es prácticamente inexistente. Abogados privados rechazan sus casos y las barreras del idioma hacen que sea virtualmente imposible que los trabajadores decidan hablar sobre su situación", añadió.

Chávez, a su vez, dijo que los inmigrantes indocumentados enfrentan obstáculos similares en su trabajo, y que "dado que se encuentran bajo la amenaza permanente de la deportación, ellos no pueden ejercer de manera efectiva sus derechos en sus centros de trabajo, por lo cual algunos empleadores se aprovechan constantemente de ellos".

"El resultado es que tanto los trabajadores temporales como los trabajadores indocumentados ocupan los puestos de trabajo más peligrosos y explotadores en nuestro país", aseveró.

De mal en peor

Reportes en manos de la AFL-CIO revelan que la situación de millones de trabajadores extranjeros en Estados Unidos "empeora" y que los accidentes mortales en los centros de trabajo sufridos por trabajadores nacidos en el extranjero "se incrementaron de manera alarmante, cerca de 46 por ciento, entre los años 1992 y 2002", dio Chávez-Thompson.

"Desde el año 1992 el número de trabajadores hispanos fallecidos en sus centros de labores se ha incrementado en un 65 por ciento", advirtió.

publicidad

Y agregó: "Cuando los trabajadores inmigrantes tratan de corregir tales injusticias a través de la creación de sindicatos, ellos son posteriormente víctimas de crueles acosos, intimidaciones o son despedidos".

Luego puntualizó que "cuando todas esas acciones no tienen éxito en detener la creación del sindicato, los empleadores simplemente llaman a las autoridades migratorias, resultando en la deportación de todos aquellos que trataban de defender sus derechos más básicos".

La reforma es necesaria

La AFL-CIO dijo que una reforma migratoria solucionará gran parte de estas irregularidades y hará justicia a millones de trabajadores extranjeros en Estados Unidos.

"La mejor manera de garantizar los derechos y los salarios de todos los trabajadores en este país es dándole a cada inmigrante la oportunidad de volverse ciudadanos, con todos los derechos y deberes que ello implica", la vicepresidenta de la AFL-CIO.

"La explotación de los trabajadores inmigrantes nos duele a todos", dijo. "Cuando los trabajadores inmigrantes son tratados pobremente, los estándares laborales disminuyen para todos los trabajadores. Por esta razón es que justamente los programas de trabajadores temporales deben ser rechazados sin excepción".

Argumentó que estos programas crean una clase inferior de trabajadores sin derechos, "pues bajo dichos programas trabajadores temporales están completamente atados al empleador, dependiendo en ellos tanto para ganarse el sustento diario como para mantener su estado legal en el país".

publicidad

Reforma estancada

Las preocupaciones de la AFL-CIO son compartidas por la totalidad de organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes y han sido comunicadas al Congreso estadounidense.

La semana pasada el Senado suspendió el debate de la reforma migratoria por falta de apoyo a un plan tripartita que buscaba regular de mejor manera el plan de trabajadores temporales y otorgaba una vía de legalización para indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007.

No se sabe si la Cámara de Representantes iniciará un debate a partir de la próxima semana. De hacerlo y aprobar una ley que cambie la política de inmigración, deberá remitir el proyecto al Senado para que lo apruebe o lo vete.

La AFL-CIO insistió en que si no cambian las actuales leyes, millones de trabajadores extranjeros seguirán siendo explotados y seguirán viviendo como igual que como vivieron los "braceros".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad