publicidad

Acuerdo tentativo de reforma

Acuerdo tentativo de reforma

Demócratas, republicanos alcanzaron un acuerdo de reforma migratoria que incluye una vía hacia la residencia permanente.

Los nuevos requisitos

WASHINGTON - Negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca alcanzaron hoy un acuerdo que ofrecerá a millones de indocumentados un camino a la residencia legal permanente.

El senador Edward Kennedy (demócrata de Massachussetts), uno de los principales participantes en las negociaciones que dilataron varias semanas, indicó que el presidente George W. Bush aceptará el acuerdo.

El acuerdo será llevado a consideración del pleno del senado el lunes 21 de mayo.

Los proyectos de reforma 2007

El nuevo plan recomienda abrir la puerta a indocumentados que llevan un tiempo en el país, pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales.

La propuesta fija una multa de $5 mil y calificarán aquellos inmigrantes indocumentados que hayan cruzado antes del 1 de enero de 2007, quienes recibirán un permiso temporal de residencia.

Durante la vigencia del permiso los beneficiarios recibirán una nueva visa tipo "Z" que les permitiría vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos.

Un vocero del senador Jon Kyl (republicano de Arizona) confirmó que el grupo había llegado a un acuerdo.

El 2006 Kyl, junto con el Senador John Cornyn (republicano de Texas) había recomendado un plan para que en un plazo de cinco años todos los indocumentados abandonaran Estados Unidos.

Bush está de acuerdo

El presidente George W. Bush dijo que "apreciaba" el liderazgo de ambos partidos para lograr un acuerdo bipartidista amplio, al considerar que "ya es tiempo" de encontrar una solución de reforma migratoria "comprensiva",

publicidad

Junto al presidente se encontraban los secretarios de Seguridad Nacional (DHS), Michael Chertoff, y de Comercio, Carlos Gutiérrez, quienes participaron en las rondas de negociaciones.

Salida de Estados Unidos

El proyecto agrega que el jefe de familia tendría un plazo de ocho años para regresar a su país de origen y solicitar, a través de un proceso consular, la residencia permanente para todos los integrantes del grupo familiar que recibió la visa "Z".

Durante ese proceso, el inmigrante deberá pasar una completa revisión de antecedentes penales, pagar la multa de $5 mil y una inscripción en el plan de legalización.

No está claro si los $5 mil serían por cada miembro de la familia que está indocumentado en Estados Unidos o por todo el grupo familiar.

Hasta el momento tampoco se sabe si habrá un costo o tarifa para inscribirse en el programa.

Esta iniciativa es "la mejor oportunidad que tendremos en años de asegurar nuestras fronteras, (y) sacar a millones de personas de las sombras", estimó Kennedy, aunque su aprobación por el pleno de la Cámara ALta todavía no está asegurada.

Una votación de ese cuerpo colegiado está prevista para el lunes.

Residencia para siempre

En el caso que los indocumentados que se beneficien del programa de legalización no desean hacerse ciudadanos, las visas tipo "Z" se podrían renovar por tiempo indefinido.

publicidad

El nuevo proyecto también incluiría un programa de trabajadores temporales que beneficiaría cada año a unos 400 mil campesinos.

Estas nuevas visas tendrían una duración de 2 años y podrán ser renovadas hasta tres veces o más, pero en cada renovación el trabajador deberá salir del país.

Menos pago por multas

La multa de $5 mil es inferior a una propuesta que la Casa Blanca filtró en marzo, y superior al monto contenido en un plan que aprobó el senado en mayo de 2006 y que revivió el líder del Senado, Harry Reid, la semana pasada.

La Casa Blanca sugirió que cada indocumentado que se beneficie del plan pague $3,500 por una visa tipo "Z" y luego $10 mil al solicitar la residencia, sin incluir las tarifas del servicio de inmigración en cada una de las gestiones.

El plan de legalización del Senado de mayo de 2006 fijaba multas de hasta $3 mil dólares por las gestiones hasta alcanzar la residencia.

La vía de legalización sólo entraría en vigor si el gobierno federal establece nuevas medidas de seguridad fronteriza, incluida la contratación de 18 mil agentes de la Patrulla Fronteriza y más de 370 millas (500 kilómetros) de muro y vallas, otras medidas.

En mayo de 2006 ambos partidos también alcanzaron un acuerdo de reforma migratoria amplio, pero el 3 de septiembre fue suspendido por el liderazgo republicano, quien argumentó que el plan no era congruente con la política de seguridad nacional.

publicidad

Entre las figuras que apoyan el nuevo proyecto, estuvo presente el postulante a la nominación presidencial republicana y Senador John McCain (Arizona).

El año pasado McCain, junto a Kennedy, patrociparon un acuerdo amplio de reforma migratoria que sirvió de base a un plan que en mayo aprobó el Senado.

En cambio Harry Reid, líder de la mayoría demócrata de la Cámara Alta y quien promueve el debate, no participó de la conferencia de prensa.

No todos están conformes

Pero no todos los demócratas confían en el éxito del nuevo proyecto bipartidista de reforma migratoria.

"Cuando dicen que 'todos hemos aceptado el acuerdo', yo no lo siento así", declaró el senador hispano demócrata Bob Menéndez (Nueva Jersey), uno de los demócratas que lidera el debate sobre la reforma.

La agencia Efe dijo que según fuentes demócratas, varios senadores de ese partido no son partícipes del acuerdo porque no autoriza el reagrupamiento de las familias de inmigrantes.

Además dudan seriamente de que pueda funcionar un sistema de contratos temporales incluido en el proyecto, tal como ha sido elaborado.

El acuerdo incluye una recomendación que condiciona los pedidos de familiares.

Ya estaba advertido

A finales de abril se conoció que los republicanos presentaron una enmienda para reducir el número de visas de residencia a familiares y que los indocumentados que logren la residencia no podrían pedir ni a hermanos ni padres, sino sólo cónyuges e hijos menores de edad solteros.

publicidad

La mayoría de demócratas exige que el plan migratorio se base en seguridad, pero también en la reunificación familiar.

El Consejo de La Raza (NCLR, por sus siglas en inglés), el principal grupo hispano de Estados Unidos, exige que la reforma migratoria se base en la reunificación de la familia para mantener "fuertes" las comunidades, y aclaró que "esto no se trata sólo de uno de los valores de los hispanos, sino un valor de Estados Unidos".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su primer mitin político desde que asumió la presidencia, Trump arremetió contra la prensa, su oposición política, entre otros. Sus seguidores aseguran que el mandatario cumplirá todas sus promesas de campaña.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
Una actividad cotidiana, como ir al supermercado, ahora es un riesgo que Jose Reza no puede darse el lujo de tomar. La sola posibilidad de que la policía pueda compartir información con las agencias de inmigración tiene en alerta a las comunidades de inmigrantes, sobre todo en las universidades.
publicidad