publicidad

Activistas de Los Angeles presionan por la reforma migratoria con vía de legalización

Activistas de Los Angeles presionan por la reforma migratoria con vía de legalización

Unos 500 activistas se reunieron con congresista demócrata y le pidieron que active el debate de la reforma migratoria.

Debate en agenda

Unos 500 activistas se reunieron con el congresista demócrata Xavier Becerra (del distrito 31 de Los Angeles) para pedirle que active en la Cámara de Representantes el debate de la reforma migratoria que incluya una vía amplia de legalización que beneficie a millones de indocumentados en Estados Unidos.

La reunión ocurre tres días después de difundirse la noticia de que un congresista republicano presentó un plan para quitarle la ciudadanía a los hijos de indocumentados, entre otras severas restricciones antiinmigrantes.

Agrupados en el movimiento Reforma Migratoria Pro América, que aglutina a unas 1,200 organizaciones en todo el país, abogados, sindicalistas, defensores de los derechos civiles y de los inmigrantes, entre otros, urgieron a la Administración de Barack Obama que muestre un liderazgo más activo en el tema, y al Congreso para que incluya dentro de sus prioridades de 2010 el cambio a las leyes de inmigración.

El Noticiero Univision reportó la noche del sábado que durante la reunión varios hijos ciudadanos estadounidenses presentaron sus testimonios a Becerra y dijeron que no viven tranquilos pensando que en cualquier momento las autoridades de inmigración arrestarán a sus progenitores, los encarcelarán y deportarán de Estados Unidos por el sólo hecho de no tener papeles de estadía legal.

En octubre de 2008 el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), el grupo hispano más importante de Estados Unidos junto con el Urban Institute, presentaron un informe en el que señalaron que entre 3 a 5 millones de niños estadounidenses son hijos de inmigrantes indocumentados y que todos ellos se han visto afectados por las redadas incrementadas desde 2006, bajo la administración republicana de George W. Bush.

publicidad

No hay condiciones

Bererra respondió que en el Congreso todavía no se habían dado las condiciones para debatir la reforma migratoria, pero que él y otros legisladores seguían trabajando para lograr que el debate ocurra y se apruebe una vía de legalización para indocumentados.

Durante la campaña presidencial 2008, el entonces candidato Obama prometió empujar una reforma migratoria durante el primer año de mandato, compromiso que no pudo cumplir el 20 de enero, cuando se cumplió la fecha. Sin embargo, la Casa Blanca aseguró que la promesa se mantiene en pie.

La crisis económica, las guerras en Afganistán e Irak y el debate de la reforma de salud, entre otros temas de la agenda de prioridades de Obama postergaron el debate de la legalización, pero nada garantiza que el debate ocurra en 2010, año en que será renovado una parte del Congreso y del Senado, comicios que pondrán nota al gobierno de Obama y a los demócratas, que en noviembre de 2008 recuperaron, tras 12 años de batallas, el control de ambas cámaras del Congreso.

¿Qué opina de este tipo de reuniones con Congresistas para presionar por el debate de la reforma migratoria? Comente aquí.

Futuro incierto

Expertos aseguran que el triunfo de Obama y de su partido obedeció en gran medida al voto hispano y que fue la primera vez que unos 10 millones de electores de la segunda minoría -detrás de la afroamericana- acudieron a las urnas, principalmente motivados por la promesa de una reforma migratoria.

publicidad

El panorama podría cambiar en noviembre de este año y los republicanos recuperarían el control del Congreso, situación que pondría en desventaja a los demócratas para las elecciones presidenciales de 2012.

La reunión del sábado en Los Angeles es la primera de una serie de encuentros similares que se desarrollarán en varios estados y que organiza Reforma Migratoria Pro America.

Campaña de llamados

La organización lanzó en junio de 2009 una campaña de mensajes (mensajes de texto y llamados) a ambas cámaras del Congreso para inundar las plantas telefónicas con mensajes de apoyo a la reforma migratoria con vía de legalización.

En los frustrados debates migratorios de 2006 y 2007 grupos antiinmigrantes hicieron lo mismo y saturaron las centrales con mensajes contrarios a la reforma amplia, campaña que inquietó a los congresistas quienes finalmente no lograron el apoyo bipartidista a un proyecto de legalización de indocumentados.

Fuentes del Congreso reconocieron a Univision.com que los antiinmigrantes "saturaron" las plantas telefónicas y que muchos legisladores prefirieron no participar en el debate por temor a no ser reelectos, sobre todo aquellos que representan a localidades donde la mayoría de los votantes son antiinmigrantes.

Difunden estrategias

En el tipo de encuentro como el celebrado el sábado en Los Ángeles con Becerra, los organizadores distribuyeron amplia información sobre la reforma migratoria, en qué fase se encuentra el debate y cuáles son los planes que se ventilan para una posible discusión legislativa sobre el tema.

publicidad

Uno de ellos corresponde al proyecto liderado por el legislador Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) y que fue entregado el 15 de diciembre del año pasado a la Cámara Baja.

La iniciativa incluye una vía de legalización para indocumentados que pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales, entre otros requisitos.

Un segundo plan esta siendo redactado por los senadores Charles Schumer (demócrata de Nueva York) y Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) y también incluye una vía de legalización similar al plan de Gutiérrez, pero el documento no tiene fecha de presentación al Senado.

Schumer preside el sub-comité de inmigración del poderoso Comité Judicial del Senado.

Defensa limitada

Casi al término del encuentro del sábado, Becerra aseguró que el presidente Obama "recuerda bien" su promesa de reforma migratoria, pero reiteró que por ahora no se han dado las condiciones necesarias para un debate en el legislativo.

Sin embargo y pese al esfuerzo por inyectar una cuota de esperanza, Becerra no dio señales de una probable fecha de discusiones de un proyecto que debe contar con respaldo bipartidista para ser aprobado, esto es, de demócratas y republicanos en número suficiente.

En el Senado se requieren 60 de los 100 asientos para que la reforma migratoria pase, y en la Cámara de Representantes hacen falta 218 votos de los 435 que componen el hemiciclo parlamentario. Los demócratas no disponen de esa cantidad de asientos, pese a tener la mayoría. Entre 8 y 10 senadores del partido de Obama no votan por la reforma.

publicidad

No se rendirán

Los activistas recalcaron que seguirán con la agenda de actividades que incluyen más encuentros como el sostenido en Los Ángeles y una primera gran marcha en Washington DC, prevista para el 21 de marzo.

Angélica Salas, directora de la Coalición por los Derechos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA), dijo que los organizadores del evento esperan reunir unas 100,000 personas.

Las marchas por la reforma migratoria arrancaron en la primavera de 2006 cuando más de 500 mil inmigrantes marcharon por las calles de Los Ángeles en apoyo a la reforma migratoria.

La concentración hizo recordar las marchas por los derechos civiles que en la década de los años sesenta encabezó el pastor Martin Luther King.

La campaña Pro-América

A su vez, directivos de la Campaña 'Reform Immigration For America' ('Reforma Migratoria Pro America'), reiteraron este sábado que la campaña de mensajes al Congreso continúa en pie y convocaron a la comunidad hispana a seguir luchando por una reforma migratoria 'integral' viable.

Agregaron que cualquier persona puede participar enviando un mensaje.


La meta, aseguraron, es inundar la Casa Blanca y el Congreso y evitar la derrota sufrida en 2007, cuando los antiinmigrantes paralizaron por varias horas las plantas telefónicas del legislativo estadounidense.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad