publicidad
De ser aprobada por el Congreso, la reforma migratoria permitiría que 11 millones de inmigrantes indocumentados salgan de las sombras y legalicen sus permanencias en Estados Unidos.

A toda máquina campañas por la reforma migratoria con ciudadanía

A toda máquina campañas por la reforma migratoria con ciudadanía

Políticos, empresarios, cantantes, actores, activistas y hombres de negocios, entre otros, se suman cada día a campañas por la reforma migratoria.

De ser aprobada por el Congreso, la reforma migratoria permitiría que 11...
De ser aprobada por el Congreso, la reforma migratoria permitiría que 11 millones de inmigrantes indocumentados salgan de las sombras y legalicen sus permanencias en Estados Unidos.

Lluvia de llamados y mensajes al Congreso para que ambas cámaras aprueben cuanto antes una vía de legalización para indocumentados

Políticos, empresarios, cantantes, actores y hombres de negocios, entre otros, se suman cada día a la campara digital iMarch para presionar al Congreso que apruebe una reforma migratoria que incluya una vía de legalización para millones de inmigrantes indocumentados.

¿Cómo apoyas la pronta aprobación de la Reforma Migratoria? Participa en nuestro Foro.

Los nombres de Kirsten Gillibrand, Russell Simmons, Harry Reid, Barack Obama, Charles Schumer desfilaban la mañana del miércoles en la página digital con llamados a los legisladores de ambas cámaras para que den luz verde la iniciativa.

publicidad

También han desfilado por la página el Michael Bloomberg y Arnold Schwarzenegger.

La semana pasada el Comité Judicial del Senado aprobó por 13 fotos a favor y cinco en contra un plan de reforma elaborado por un grupo bipartidista que incluye una vía hacia la ciudadanía para indocumentados que, entre otros requisitos, están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011, carecen de antecedentes penales, pagan impuestos, entreguen sus huellas digitales al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) paguen multas.

Una vez autorizados, entrarán en un Estado Provisional de Inmigrante (RPI) por un tiempo de 10 años al término de los cuales podrán gestionar la residencia y luego la ciudadanía.

La coalición de apoyo virtual a la reforma migratoria señala que las actuales leyes deben ser innovadas para mantener y atraer lo mejor a Estados Unidos. "Estamos haciendo esto porque necesitamos un sistema justo que permita a los inmigrantes honestos y que trabajan duro emerger de las sombras".

Rezos y tarjetas

En Illinois, la arquidiócesis de Chicago recoge en 129 parroquias 100 mil tarjetas firmadas por los fieles para enviarlas al Congreso y pedir a los legisladores de ambas cámaras que aprueben la reforma migratoria.

El obispado de Chicago dijo que esperan que "nuestros funcionarios electos elaboren un proyecto compasivo" que mantenga unidas a las familias.

publicidad

En los últimos cuatro años la Administración Obama deportó a más de 1.2 millones de inmigrantes indocumentados. El gobierno aseguró que la mayoría de los expulsados tenía antecedentes criminales, pero organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes reiteran que entre seis y siete de cada 10 deportados no tenían faltas graves que constituyeran una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.

La campaña católica también incluye llamadas telefónicas a nivel nacional, oraciones y ayunos por los legisladores. El esfuerzo, denominado "Juntos como hermanos y hermanas", es coordinado la Pastoral Migratoria de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) y liderado por más de 200 sacerdotes y monjas de 59 órdenes religiosas, integrantes de la red Hermanas y Hermanos de los Inmigrantes.

La Pastoral, también conocida como Oficina de Asuntos y Educación de los Inmigrantes, fue creada en 2005 cuando la USCCB lanzó la campaña a favor de la reforma migratoria.

La arquidiócesis de Chicago pide una reforma migratoria que legalice a los indocumentados, contenga un programa para trabajadores temporales y permita la reunión familiar de manera más rápida.

Durante el debate migratorio de 2007 la planta telefónica del Congreso colapsó por una lluvia de mensajes a favor y en contra de una reforma migratoria. Reportes indican que la mayoría de las llamadas rechazó un plan amplio.

publicidad

Esfuerzos coordinados

iMarch y la campaña católica de Chicago no son las únicas. El Concilio Nacional de La Raza (NCLR, la principal organización hispana de Estados Unidos) y Reform Immigration Pro América, entre otros, piden a la comunidad inmigrante y los hispanos en general que llamen a sus congresistas y le digan que voten a favor de una reforma migratoria comprensiva.

El diario The Wall Street Jornal dijo el miércoles que a diferencia de 2007 el congreso recibe una gran cantidad de llamadas y mensajes en apoyar la reforma migratoria amplia, y que la oposición al plan del Grupo de los Ocho, liderada por los conservadores, tiene menos fuerza que hace seis años.

Los opositores a la reforma migratoria indican que el plan del Grupo de los Ocho, como el proyecto de 2007, equivale a una amnistía para extranjeros que violaron la ley y no detiene el flujo de inmigración ilegal en las fronteras.

Pese a ello, líderes republicanos esta vez se han manifestado por una reforma migratoria y ocho de ellos "cuatro en la Cámara de Representantes y cuatro en el Senado- participaron y participan en grupos bipartidistas que redactan (y redactaron) proyectos que serán debatidos por los plenos de ambas cámaras.

Mientras las campañas prosiguen, el senador Robert Menéndez (demócrata de Nueva Jersey), integrante del Grupo de los Ocho que redactó el proyecto S. 744, reconoció la semana pasada a Univision que no existen los 60 votos necesarios en el pleno para aprobar la reforma migratoria y pidió a los votantes que llamen a sus legisladores federales y los presionen para que apoyen el proyecto.

publicidad

El senador Marco Rubio (republicano de Florida) ratificó lo dicho por Menéndez y dijo que por ahora no están los votos necesarios para aprobar el plan de reforma del Grupo de los Ocho, pero que una mayoría de senadores si apoya una reforma migratoria comprensiva que legalice a los 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Plan de la Cámara

Mientras el pleno del Senado alista el debate de la reforma, un grupo de ocho legisladores de la Cámara de Representantes (cuatro demócratas y cuatro republicanos) prosigue las negociaciones para elaborar un plan y entregarlo al Comité Judicial.

Dos republicanos estuvieron en Al Punto con el periodista Jorge Ramos la semana pasada para hablar del proyecto, aseguraron que la propuesta no será una amnistía, pero incluirá una vía para legalizar a millones de sin papeles.

Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart, ambos de Miami, Florida, dijeron estar optimistas y apostaron que la reforma migratoria será aprobada en el curso de 2013.

“Hemos podido tomar un paso muy importante para poder presentar legislación que arregle la situación de las fronteras, que ayude a la economía de los Estados Unidos, que tengamos un proceso para que las personas puedan entrar y vivir legalmente, trabajar y, fundamentalmente, también que paren las deportaciones”, dijo Díaz-Balart.

Tanto Díaz Balart como Ros-Lehtinen no confirmaron si el anteproyecto incluirá una vía hacia la ciudadanía para millones de indocumentados, pero aseguraron que los inmigrantes sin papeles podrán legalizar sus permanencias.

publicidad

Ros-Lehtinen dijo que “no podemos decir con certeza lo que a va a pasar” y advirtió que “esto va a ser un proyecto difícil de pasar”.

El liderazgo de la Cámara de Representantes, encabezado por John Boehner (republicano de Iowa), anunció también la semana pasada que esa instancia del legislativo tomará un camino diferente al del Senado.

"La Cámara está comprometida a arreglar nuestro quebrado sistema migratorio, pero no simplemente vamos a adoptar y aceptar el proyecto que está saliendo del Senado, si se aprueba. En lugar de ello… la Cámara hará su voluntad y producirá su propia legislación", indicaron en un comunicado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad