publicidad

Reabren iglesia de Charleston tras ataque que dejó nueve personas muertas

Reabren iglesia de Charleston tras ataque que dejó nueve personas muertas

La histórica iglesia afroestadounidense donde nueve personas  fueron asesinadas a tiros reabrirá este domingo para una ceremonia religiosa.

Reanudan servicios en iglesia de Charleston Univision

La histórica iglesia afroestadounidense donde nueve personas fueron asesinadas a tiros reabrió este domingo para una ceremonia religiosa.

Los servicios en la iglesia afroamericana comenzaron a las 9:30 de la mañana; a las 10:00 las campanas de la ciudad sonaron en honor de las víctimas.

Los 1,200 asientos se ocuparon rápidamente con residentes, dignatarios y miembros de los medios de comunicación.

Para algunos, Charleston es conocida como la “Ciudad Santa”, por la gran cantidad de iglesias con las que cuenta.

El servicio comenzó con un mensaje de amor, recuperación y sanación. “Todavía creemos que la oración cambia las cosas, pero principalmente, nos cambia a nosotros”, dijo el reverendo Norvel Goff.

El pastor interino de la iglesia donde nueve personas fueron baleadas fatalmente dice que el haber reabierto tan pronto las puertas de ese templo "envía un mensaje a todos los demonios en el infierno y en la Tierra".

Goff dijo a la gran multitud que asistió al servicio dominical: "Estamos mandando un mensaje a todos los malvados".

"La única manera en que el mal puede triunfar es cuando la gente buena se sienta y no hace nada", agregó.

En el acto se cantaron himnos y se recordó a los nueve miembros muertos a tiros durante el estudio bíblico de la noche del miércoles.

Cientos de feligreses, algunos en lágrimas, colmaban la Emanuel African American Episcopal Church para el oficio religioso, celebrado por el pastor visitante, ya que el de la congregación se cuenta entre los asesinados por Dylann Roof, un supremacista blanco de 21 años que declaró buscar una guerra racial.

publicidad

"Gracias a Dios, Aleluya, que el diablo no puede controlarlos a ustedes y el diablo no puede apoderarse de vuestra iglesia", dijo el reverendo Norvel Goff.

Posteriormentena veintena de feligreses visitaron el sótano de la iglesia, donde nueve miembros de esa congregación histórica negra fueron baleados fatalmente días atrás.

Algunos se abrazaron y lloraron, mientras que un hombre optó por sentarse en reflexión tranquila. En una de las paredes del sótano colgaba la fotografía del fallecido pastor principal de la iglesia, el reverendo Clementa Pinckney.

Fuera de la iglesia, donde un improvisado monumento cubre toda la acera, una multitud se reunió para escuchar el servicio a través de los altavoces.

La noche de este domingo se ha programado la realización de una cadena humana, que los organizadores esperan recorra desde Charleston hasta Mount Pleasant, al otro lado del río Cooper.

Varias cuadrillas de trabajadores limpiaron el sábado el recinto del templo donde se cometieron los asesinatos, al tiempo que algunos miembros de la iglesia ingresaron por primera vez desde el ataque.

Harold Washington, de 75 años, estaba con el grupo y vio el lugar donde las víctimas fueron baleadas.

"Hicieron un buen trabajo de limpieza. Había algunos agujeros de bala en el lugar pero se hicieron arreglos para que no se vean", afirmó.

Washington auguró que será conmovedor el servicio religioso del domingo y que acudirá un gran número de personas.

publicidad

"Va a venir gente a la que nunca hayamos visto y probablemente nunca volveremos a ver, y eso está bien", dijo. "Es una iglesia del Señor... uno no rechaza a nadie".

Esa misma actitud de bienvenida prevalecía en el templo cuando Roof ingresó al estudio de la Biblia en el lugar, declaró Felecia Sanders, que sobrevivió a los disparos, durante la audiencia en la que se fijaría la fianza al joven detenido. Sanders perdió a su hijo Tywanza en la agresión.

La iglesia ha sido desde hace mucho tiempo la piedra angular y el núcleo de la vida afroamericana en Estados Unidos. También ha sido blanco del odio de los racistas y los supremacistas blancos.

Otras iglesias negras han congregado a sus fieles para procesar la tragedia, fortalecerse en el camino del perdón y renovar su compromiso con el activismo social que los ha hecho blanco de la intolerancia durante generaciones.

"Las nociones de libertad, esperanza, liderazgo, educación y las estrategias contra la opresión provienen de la iglesia negra", afirmó el reverendo Rex Ellis, director adjunto de Historia y Cultura Afroamericana en el Museo Nacional Smithsonian.

En la histórica iglesia Metropolitana AME en Washington DC, una multitud interracial e interdenominacional se reunió el viernes para recordar a las víctimas de Charleston. El pastor metropolitano William Lamar IV condujo la vigilia pública en la iglesia, fundada en 1938.

publicidad

Durante el servicio se exhibieron grandes fotografías de todas las víctimas. Los asistentes, algunos llorosos, escucharon las palabras del pastor Tony Lee, de la iglesia AME Comunidad de Esperanza en los suburbios de Maryland, quien les instó a no sentirse derrotados por el ataque en Charleston.

"A veces hace falta un gran dolor para proporcionar un gran consuelo", afirmó. Algunos se pusieron de pie en señal de asentimiento.

El manifiesto de Roof

Por su parte, el FBI indicó que revisa un manifiesto supuestamente escrito por el joven blanco al que se responsabiliza de la matanza.

Una página de internet vinculada a Dylann Roof fue detectada el sábado en internet. Contenía fotos de él en las que sostenía una bandera estadunidense en llamas y aparecía parado encima de otra.

En una de las imágenes Roof muestra una bandera confederada, considerada un símbolo divisionista por activistas de los derechos civiles y otras personas. El texto de 2,500 palabras en inglés está cargado de odio, habla de la supremacía blanca y concluye con la aseveración de que el autor necesitará actuar solo.

Se desconoce si Roof lo escribió, pero las diatribas coinciden con lo que había dicho a sus amigos y lo que afirmó antes de que abriera fuego el miércoles en la noche en el interior de la iglesia Episcopal Metodista Africana Emanuel.

Un funcionario policial federal cercano a la investigación dijo que el FBI está enterado de la página de internet vinculada con Roof y la revisa. El funcionario solicitó el anonimato porque no está autorizado a hacer declaraciones públicas sobre el caso.

publicidad

Según archivos de registro en internet, esa página digital fue creada el 9 de febrero mediante un servicio ruso de registro con los detalles personales del propietario escondidos. Un hombre que respondió al teléfono en la compañía con sede en Moscú se abstuvo de precisar a quién pertenecía ese sitio de internet.

Roof permanece en la cárcel. Enfrenta nueve cargos de homicidio y uno por posesión de armas.

Las víctimas fueron el reverendo Clementa Pinckney -un senador estatal que también fungía como el pastor principal de la iglesia-, y ocho personas más que desempeñaban diversos papeles: ministros y asesores, maestros y una bibliotecaria, orientadores y cantantes de coro, y el sacristán anciano que se aseguraba de que el templo estuviera limpio.

Exigen retirar bandera confederada

La bandera confederada no tiene cabida en los terrenos del Capitolio de Carolina del Sur y es hora de retirar ese símbolo de odio, dijo el sábado un legislador estatal republicano, tres días después de la masacre.

El representante Doug Brannon, elegido originalmente en el 2010, dijo que él ha pensado desde hace años que la bandera debería ser retirada, pero que no fue sino hasta la masacre del miércoles que él decidió que podía hacer algo al respecto.

"Durante cinco años simplemente no tuve el valor para hacerlo. Pero cuando mi amigo fue asesinado solamente por ser negro, decidí que era hora de que esa cosa esté fuera de los terrenos del Capitolio", afirmó Brannon. "No es solamente un símbolo de odio, sino que de hecho es un símbolo de orgullo en ese odio".

publicidad

Una vasta muchedumbre se congregó el sábado por la noche frente al Capitolio para protestar contra la presencia de la bandera, llamándola un símbolo de odio, no una herencia histórica.

La policía no ofreció un estimado de la concurrencia, pero parecía haber centenares de personas, quizás miles. Los manifestantes corearon "¡quítenla!" y cerraron el acto cantando el himno de protesta "We Shall Overcome" ("Lo superaremos"). La protesta duró más de una hora y tuvo varios oradores.

Brannon dijo que va a presentar una propuesta de ley en diciembre para trasladar la bandera y el asta al Museo Militar y Sala de Reliquias Confederadas del estado. En ese mes se autoriza la primera oportunidad de presentar propuestas de ley para la sesión legislativa que se reanuda en enero.

Brannon dijo que varios legisladores republicanos le han llamado para ofrecer copatrocinar la propuesta, pero él les dijo que no lo hiciesen. Aunque está seguro de que muchos miembros de su partido votarían en favor de la medida, "no estoy dispuesto a arriesgar la carrera política de alguien más".

En 1998, el gobernador David Beasley perdió en su campaña por un segundo período tras expresar su respaldo al retiro de la bandera de la cúpula del edificio de gobierno.

FBI investiga manifiesto racista de Dylann Roof Univision

"Yo me sentí muy orgulloso de él por su posición", dijo Brannon. "Pero yo entiendo la política y por qué pasó lo que pasó".

Carolina del Sur fue el último estado en ondear la bandera confederada en su Capitolio hasta que en el 2000 se alcanzó una solución negociada para trasladarla a un asta en el terreno de la legislatura, donde ha estado desde entonces.

La gobernadora Nikki Haley ordenó el jueves que las banderas de Estados Unidos y Carolina del Sur fuesen izadas a media asta por nueve días en señal de duelo por la masacre. Pero la bandera confederada no fue movida, lo cual generó indignación.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad