publicidad
A nivel nacional un 15,6% de adolescentes hispanas han intentado suicidarse.

Quitarse la vida no es una opción

Quitarse la vida no es una opción

El periodista Fernando Escobar Giraldo escribe sobre el alarmante avance del suicidio entre jóvenes hispanas.

A nivel nacional un 15,6% de adolescentes hispanas han intentado suicida...
A nivel nacional un 15,6% de adolescentes hispanas han intentado suicidarse.

Por Fernando Escobar Giraldo

El Centro para el Control de Enfermedades reiteró la noticia. Es en extremo alarmante, sin embargo, gran parte de los medios de comunicación, ni siquiera los hispanos, le han dado la atención que requiere.

Nuestras jóvenes hispanas se están quitando la vida, o intentan quitársela, en grandes cantidades. Eso no puede pasar inadvertido.

Estas son las cifras: A nivel nacional un 15,6% de adolescentes hispanas han intentado suicidarse en comparación con un 10,7% de adolescentes afroamericanas y un 8,5% de adolescentes blancas. Son números del 2013.

De esas adolescentes hispanas conozco algunas. Afectadas especialmente por problemas mentales y por depresión. Porque se ven feas, porque se sienten gordas, porque son víctimas de acoso, porque no avanzan en la escuela, porque no triunfan en el deporte que les gusta, porque pelean con el novio, es decir, por múltiples razones, muchas relacionadas con choques culturales.

publicidad

El problema serio es con las chicas, no con los varones.

Y más triste aun, de acuerdo con expertos de la Universidad de Texas, es que son las propias madres las indirectamente responsables de esta situación, debido a su poca, mala o nula comunicación con sus hijas. Ellas traen sus creencias y valores de sus países de origen y pretenden que sus hijas sigan bajo las mismas reglas en una sociedad en la que las tradiciones son diferentes.

9% de las muertes entre los jóvenes de 15 a 17 años entre 2002 y 2011 fueron suicidios con armas de fuego, de acuerdo a un reporte de Understanding Child Injury Deaths. Pero ellas se ingenian otros métodos.

Por razones obvias debo cambiar el nombre, pero un caso que me golpeó muy de cerca ocurrió en parte en mi presencia, en casa de una familia amiga. Su hija Beatriz, de 14 años, permanecía encerrada en su cuarto desde hacía una semana cuando su mejor amiga se burló de ella delante de sus compañeras de clase porque el muchacho que a Beatriz le gustaba había conseguido novia y “no la alzaba a mirar”.

Aquel día su madre nos comentó estar preocupada pero también dijo: “Ya se le pasará”. Presionó a su hija para que saliera a saludarnos y cuando le pregunté qué le pasaba me respondió con cierto enfado que sus sentimientos estaban heridos y agregó: “Me voy a matar, es lo mejor para mí”.

publicidad

Y por poco lo logra. Tres días después de aquel comentario fue trasladada de emergencia a un hospital donde por fortuna lograron salvarla tras el consumo de una cantidad no determinada de somníferos.

Me sentí culpable, pues simplemente escuché a Beatriz, crucé miradas con ambos padres, pero no discutimos el tema, no sugerí que tomaran precauciones, ni siquiera dije algo a la joven. La madre tiene dos trabajos, ama su profesión, conversa muy poco con su hija. Es decir, no hay que investigar muy profundo para darse cuenta del origen del problema.

Problema que se vive en miles de familia hispanas.

Esta semana madres y profesoras hispanas, congresistas como Nydia Velázquez, sicólogas de varias universidades, funcionarias y activistas de la organización Comunilife, que se dedica a ayudar a familias de bajos ingresos en temas de salud, discutieron el problema durante un foro en Brooklyn, Nueva York. Foro que debería repetirse en ciudades, universidades, escuelas del país. Actividades que debieran promover nuestros medios de comunicación. Créanme, vale la pena, se trata de salvar vidas, de mostrar a nuestras jóvenes que privarse de vivir no es una opción.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad