publicidad

Quitan agua bendita por miedo a la gripe

Quitan agua bendita por miedo a la gripe

Un obispo del sureste de Inglaterra dio instrucciones para que las iglesias de su diócesis retiren el agua bendita.

"El agua en las pilas puede convertirse fácilmente en una fuente de infección y en un medio para la rápida propagación del virus", indicó Gladwin en una directiva enviada a los párrocos del condado de Sussex, en la que aclaró que su intención no es crear alarma.

El Reino Unido, donde han muerto ya diecisiete personas a causa

de esta enfermedad, es el cuarto país con mayor número de afectados por

detrás de Argentina, Estados Unidos y México, y el Gobierno advirtió

recientemente de que, según las proyecciones oficiales, para finales de

agosto se podrían contabilizar unos 100 mil casos de contagio al día.El

obispo Gladwin también sugirió a los párrocos que durante la comunión

eviten dar de beber directamente del cáliz a los fieles que presenten

síntomas parecidos a una gripe y recordó que la eucaristía se recibe

igual si únicamente se toma la hostia.Que primero se curenSi

hay pacientes enfermos que piden la visita de un religioso en sus

domicilios, el obispo recomendó esperar hasta la curación y, en caso de

emergencia, que suministren la comunión con guantes esterilizados, un

delantal y una mascarilla.El capellán Chris Newlands, en

declaraciones a la BBC, manifestó que "la gente debe tener la garantía

de que la Iglesia está haciendo todo lo que puede para detener la

publicidad

propagación del virus".El virus de la gripe porcina (A H1N1)

tuvo un estallido de casos a principios de abril en México que obligó a

la Organización Mundial de la Salud (OMS) a decretar semanas más tarde

una alerta de pandemia en su máximo nivel.Se extiende sin frenoEl

virus de la influenza A H1N1 empieza a extenderse en los países del

centro y sureste de Europa, donde se han registrado hasta ahora

alrededor de 350 casos, aunque ninguna víctima mortal.Los

países con mayor número de infectado son por ahora Rumanía y Serbia,

donde en total un centenar de pacientes han contraído el nuevo virus.Según

el ministerio de Sanidad Pública de Rumania, en el mayor de los países

balcánicos el número de casos asciende hasta ahora a 55 infectados.De

éstos, sólo nueve siguen ingresadas en hospitales, y ninguno de los

casos reviste gravedad, informaron en Bucarest fuentes del Ministerio.En

Serbia, han sido confirmados hasta ahora 54 casos de infectados. De ese

número, 39 llegaron del extranjero, y 15 resultaron contagiados por el

publicidad

contacto con los enfermos.

Entre

los infectados hay seis deportistas participantes de la Universidad en

Belgrado y doce visitantes de un festival musical internacional en la

norteña ciudad de Novi Sad.Todos los infectados y los que han estado en contacto con ellos están bajo permanente supervisión sanitaria.En

el resto de los países de la región, el número de infectados se mueve

entre los nueve de Macedonia y los 38 de Austria, según los datos más

recientes de los respectivos ministerios de Sanidad.En Hungría

se han detectado 26 infectados, en Croacia 14, en Bosnia 3, en

Montenegro 11, en Eslovenia y Eslovaquia 21, y en Bulgaria 16.Cientos de sospechososEn la República Checa han sido analizados unos 400 casos sospechosos, de lo que apenas veinte fueron finalmente confirmados.En

la mayor parte de los casos, los infectados en el centro y sureste de

Europa se contagiaron en Estados Unidos, aunque en algunos casos

también se han producido contagios locales.En Austria, un

hombre que pasó sus vacaciones en Gran Canaria, y dos mujeres que

estuvieron unos días en Ibiza, dieron positivo al poco de regresar de

publicidad

sus viajes.En Eslovaquia, dos tenistas profesionales, Filip

Polasek y Michal Mertinak, se contagiaron con el virus durante su

estadía en el torneo de Wimbledon, cerca de Londres, donde

permanecieron un tiempo en cuarentena.Se duplican los contagiosEn Turquía, el número de infecciones alcanzó esta semana los 95 casos, informó el ministerio de Sanidad del país euro-asiático.En

las últimas dos semanas, las infecciones se duplicaron, aunque en

ningún caso los pacientes han pasado por mayores complicaciones.El

ministerio de Sanidad turco ha incrementado sus medidas de seguridad en

los aeropuertos y puertos marítimos para poder detectar a los

infectados lo antes posible.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad