publicidad
Mujeres que lo han dado todo por sus familias.

¡Qué Madres Tan Padres!

¡Qué Madres Tan Padres!

Son madres que se han puesto los pantalones que les faltaron a sus hombres para sacar a sus hijos adelante haciendo trabajos liderados por el sexo opuesto.


Mujeres que lo han dado todo por sus familias.
Mujeres que lo han dado todo por sus familias.

Phoenix- Muchas madres se han tenido que, literalmente, ponerse bien puestos los pantalones que a un hombre le faltó, e incluso trabajar en campos laborales muy masculinos con tal de sacar adelante a sus familias.

Lo que una vez pudo haber sido imposible, mujeres del siglo 21 como Antonia Mendoza lo han logrado.

“Toñita” como también se hace llamar, es una de las miles de mujeres que son un ejemplo de que el sexo débil es un mito.

“Ningún trabajo me da miedo,” dice esta madre que trabaja en construcción a la par de otros hombres.

Según el Departamento del Trabajo,  de los 7 millones de trabajadores en construcción en el pais, solo  210 mil son mujeres.

“Me llegó la oportunidad de ser plomera, menos mal que no de cocinera porque me da alergia la cocina,” bromea Toñita.

publicidad

Todos los días esta madre pone en riesgo su vida en un trabajo en el que le toca soldar pipas, conectar tuberías y mucho más, pero a ella este trabajo la emociona.

Aunque dura en el trabajo, ella tiene un rol mucho más difícil que le da fuerzas para soportar el cansancio, el calor y los desafíos de su profesión.

“Pienso en mi hijo, que tengo que salir para que no ande como yo en la construcción para que tenga un mejor futuro,” explica Toñita. “Quiero que sea un profesional. Porque no quiero verlos que se quemen, los quiero ver en una oficina, algo bueno,” dice esta trabajadora madre.

Así como Toñita, Yolanda ha trabajado duramente 14 años en la pintura y la construcción. Su motivación es su hija quien, gracias al esfuerzo de su madre, se acaba de graduar de la universidad en Hermosillo, Sonora.

“Todos me decían que no iba a poder con ella pero les he demostrado bastante que sí se puede,” asegura Yolanda, quien a distancia no ha escatimado trabajo para darle a su hija todas las oportunidades que ella no tuvo.

Aunque una profesión extenuante, Yolanda le apasiona lo que hace. Pero además de pintora, también ha trabajado de payasita.

“Me hice payasito por una operación que le hicieron a ella en sus caderas y me propuse que ella iba a caminar. Con todo el esfuerzo mío. Por si no fuese el esfuerzo mío y el de Dios, no se iba a hacer nada,” explica Yolanda.

publicidad

Además de los riesgos y las incomodidades de su trabajo, también ha sido discriminada por los hombres con los que ha trabajado. Pero nada le ha robado la motivación.

“Muchos se sienten ofendidos porque si el patrón me dice que mi trabajo está muy bien hecho, ellos se sienten como bajos, pero yo solo pongo mi esfuerzo,” cuenta Yolanda. “Lo más pesado es estar en 48 pies de alto o 44 pies de alto que eso lo más peligroso y yo he estado allí,” cuenta Yolanda.

Su sueño es tener su propia compañía de pintura y con puras mujeres trabajadoras porque según Yolanda,  las mujeres pueden hacer esto y mucho más.

publicidad
Contenidos Relacionados
publicidad
Las autoridades comunicaron que el estudiante ha faltado a clase desde el pasado 24 de mayo.
La aplicación del Departamento de Seguridad Pública de Texas, que está disponible gratuitamente para dispositivos móviles, le permitirá conocer quiénes son y dónde viven los individuos registrados como delincuentes sexuales.
Las autoridades comunicaron que el nivel del lago Michigan está por encima de lo normal.
El encuentro entre el sumo pontífice y el presidente de Estados Unidos, quien estuvo acompañado de su esposa e hija, duró alrededor de 30 minutos. Ambos líderes conversaron a puerta cerrada sobre temas e intereses mutuos.
publicidad