publicidad
.

¿Qué dijo el doctor? logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be3.svg

¿Qué dijo el doctor?

¿Qué dijo el doctor?

No entender lo que habla el médico es más peligroso que cualquier enfermedad. Aprende a superar esa barrera

¿Alguna vez has ido al médico y te has quedado callado aunque no entiendas bien qué te está diciendo? Pues no eres el único: los especialistas dicen que los complicados términos científicos en inglés son una barrera que atenta contra la buena salud de millones de pacientes.

"La buena comunicación es la clave para salvar al paciente", asegura el doctor Dennis S. O'Leary, presidente de la Joint Commision, una organización si fines de lucro que monitorea la calidad del servicio de más de 15 mil centros de salud en Estados Unidos. "Si el paciente no entiende, las metas del tratamiento no pueden ser alcanzadas".

publicidad

Quedarse callado por vergüenza a confesar que uno no entiende lo que está diciendo el médico puede ser mortal. El problema se explica mejor con una anécdota transmitida de boca en boca, que nadie logra aclarar si realmente ocurrió y que termina en una muerte.

Una paciente de escaso conocimiento del inglés recibió un frasco de medicamentos después de someterse a una revisión médica. La etiqueta decía en inglés: "Once a day" (Una vez al día). La mujer entendió que se trataba de 11 (once) grageas diarias. Murió a consecuencia de una sobredosis.

Para peor, la calidad de las traducciones médicas es mala, según un estudio publicado en la revista "Journal of Health Care for the Poor and Underserved" (Diario del ciudado de salud de pobres y desprotegidos). Así que, aunque te traduzcan, puede que no termines de aclarar lo que te indican.

Según María Teresa Ramírez, una experta en información médica de un organismo de salud de la zona metropolitana de Washington, el problema es más agudo para inmigrantes hispanos que han llegado de países centroamericanos.

"Las traducciones, aunque sean buenas, no alcanzan a explicarles sus dificultades de salud. Esto se agrava por una cuestión cultural, de educación", señala Ramírez, quien muchas veces ayuda a los pacientes hispanos y les sirve como intérprete en su consulta.

publicidad

El doctor Michael Fetters, profesor de medicina de la Universidad de Michigan y Daniela García Castillo, del Programa de Oportunidad de Investigación de Pregrado de esa universidad, analizaron el problema en documentos de investigación clínica y médica.

Al cabo de su estudio determinaron que es necesario prestar mayor atención a los procedimientos de traducción, porque con esto se puede mejorar la calidad de la atención médica para pacientes con conocimientos limitados del inglés.

Según Fetters y García, las traducciones médicas son un proceso complejo que requiere mucho más que una conversión mecánica de un idioma al otro. "Sin una traducción de calidad de los documentos médicos en el lenguaje de los pacientes, los proveedores de salud no pueden ofrecer atención de calidad y los pacientes corren el riesgo de recibir servicios inferiores", señalan en su informe.

Por eso, si no entiendes qué te dicen, no sientas vergüenza y pregunta. Es que el problema afecta a entre 40 y 45 millones de adultos que no pueden llevar a cabo tareas de lectura básica en inglés, y otros 50 millones de personas que son sólo marginalmente alfabetizados.

Los formularios de consentimiento general, que los pacientes deben firmar antes de ser ingresados en un hospital, son difíciles de descifrar. A ello se agrega la mala calidad de las traducciones, que en muchas ocasiones contienen errores que pueden acarrear consecuencias clínicas críticas, incluyendo malos entendidos de servicios médicos, como atrasos en diagnósticos o tratamientos.

publicidad

Para Fetters y García Castillo, una forma de aliviar el problema podría ser la inclusión del español, el idioma más común en EU después del inglés, en el índice de materias de las escuelas de medicinas.

"Teóricamente, una mejor traducción de documentos puede disminuir los costes de hospitalización porque reduce la duración y posiblemente hay menos pruebas de diagnóstico", según argumentan.

Pero mientras esto se debate, tú debes tomar las riendas para que el idioma no dañe tu salud y la de los tuyos. ¿Qué debes hacer?

Si vas al médico, pide que te hable despacio. Tienes derecho a exigir que te explique una y otra vez lo que te está diciendo. El médico no puede perder la paciencia porque se trata de tu salud.

En los hospitales puedes pedir una traducción. En caso de emergencia, pide un traductor en español para que te ponga al tanto de lo que está sucediendo.

No dejes que te traduzca un familiar o amigo. Tiene que ser un intérprete que comprenda bien los términos médicos y científicos para evitar malos entendidos.

No firmes nada si no entiendes. Tómate tu tiempo y no te des prisa.

Si te dan una receta para comprar medicamentos, asegúrate de haber comprendido cómo es la prescripción. Recuerda que un mal entendido puede llevarte a ti o a tus hijos a una sobredosis.

publicidad

Si te vas a afiliar a un seguro de salud, traduce todo. Aunque te den los papeles traducidos, los términos pueden ser confusos. Pide los papeles en inglés y solicita ayuda. Si no conoces a nadie, puedes recurrir a organismos como la National Alliance for Hispanic Health (Colisión Nacional para la salud Hispana) o la National Hispanic Medical Association (Asociación Médica Nacional para hispanos).

El problema, que afecta a millones de hispanos, no es ajeno a los profesionales de la salud. "Todos los que trabajan en temas relacionados con la salud deben seguir estrategias para mejorar la comunicación con los pacientes", asegura el doctor Ronald M. Davis, jefe del área de salud y entendimiento de los pacientes de la Joint Comission.

"Las cosas deben estar claras", dice Toni Cordell, experto en el tema medicina y incomunicación. "Los pacientes deben ser dueños de las decisiones médicas, y esto requiere de una comunicación clara y cristalina".

Según la Joint Comission, estos son algunos de los pasos que deberían seguir los especialistas en salud para evitar malos entendidos

Sensibilizar a los médicos y expertos en salud para que tengan en cuenta la dificultad de los pacientes de comprender todo lo que dicen.

Poner intérpretes y traductores entrenados a disposición de quienes requieran servicios de salud

Rediseñar de los formularios de consentimiento. A veces los pacientes los firman sin terminar de comprender lo que implican.

publicidad

Hacer de la buena comunicación una prioridad para los sistemas de salud. Actualmente, millones se quedan afuera porque no entienden.

Pero mientras esto se implementa, debes aprender a reclamar tus derechos. Ten en cuenta que no sólo los hispanos tienen problemas: la Joint Comission asegura que este tema afecta a todos los pacientes, porque aunque hablen inglés se quedan fuera de algunos términos científicos y legales.

No tengas miedo de preguntar, repreguntar y confesar que no entiendes. Solo así estarás cuidando tu salud y la de toda tu familia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad